Enfermedad de Hodgkin

+ -Text Size

Tratamiento contra el Enfermedad de Hodgkin TEMAS

Radioterapia para la enfermedad de Hodgkin

La radioterapia utiliza rayos de alta energía (o partículas) para destruir las células cancerosas.

Para tratar la enfermedad de Hodgkin, se enfoca cuidadosamente un haz de radiación desde una máquina fuera del cuerpo. Esto se conoce como radioterapia externa. Con más frecuencia, los tratamientos de radiación se administran 5 días a la semana por varias semanas. Antes de iniciar el tratamiento, el equipo de radiación cuidadosamente toma medidas para determinar la dosis necesaria y los ángulos correctos para emitir los haces de radiación. El tratamiento es muy similar a la radiografía, pero la radiación es más intensa. Cada tratamiento dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocar a usted o a su hijo en el lugar correcto) usualmente toma más tiempo. El tratamiento con radiación en sí no es doloroso, aunque puede que sea necesario sedar a algunos niños de menor edad para asegurarse de que no se muevan durante el tratamiento.

La radiación resulta muy útil cuando la enfermedad de Hodgkin está localizada solamente en una parte del cuerpo. Para la enfermedad de Hodgkin clásica, la radiación a menudo se administra después de la quimioterapia, especialmente cuando existe un tumor grande o abultado (usualmente en el tórax). La quimioterapia o la radiación sola probablemente no curaría la enfermedad, pero ambos tratamientos juntos son usualmente eficaces para eliminar la enfermedad. La radiación también se puede usar por sí sola para tratar algunos casos de enfermedad de Hodgkin con predominio linfocitario nodular.

A menudo, la radioterapia es muy eficaz al eliminar las células de la enfermedad de Hodgkin. Hace varias décadas, este era el mejor tratamiento disponible para la enfermedad de Hodgkin, pero con el paso de los años los médicos se dieron cuenta que podía causar efectos secundarios a largo plazo. A medida que trascendía que la quimioterapia era también eficaz, los médicos comenzaron a usar menos radiación. Hoy día, si se usa la radioterapia, sólo se tratan las áreas afectadas con radiación para tratar de limitar los efectos secundarios.

Radiación del campo afectado

Esta forma de radioterapia es la preferida cuando se usa para tratar la enfermedad de Hodgkin. Sólo se tratan las áreas de los ganglios linfáticos que contienen enfermedad de Hodgkin. Por lo general, la quimioterapia se administra primero, y luego radiación a las áreas que inicialmente estaban afectadas.

Radiación de campo extendido

En el pasado, se administraba radiación a las áreas principales de ganglios linfáticos que contenían enfermedad de Hodgkin, así como las áreas “normales” de ganglios linfáticos circundantes, sólo en caso de que la enfermedad de Hodgkin se hubiera propagado a ellas, aun cuando los médicos no hayan podido detectar la enfermedad en estas áreas. A esto se le llama radiación de campo extendido.

    • Si la enfermedad de Hodgkin estaba en la parte superior de cuerpo, la radiación se administra al campo de manto, el cual incluye áreas de ganglios linfáticos en el cuello, tórax y debajo de los brazos. Algunas veces también se extendía para incluir a los ganglios linfáticos en el abdomen superior.

    • La radioterapia del campo de Y invertida incluía a los ganglios linfáticos del abdomen superior, el bazo y los ganglios linfáticos de la pelvis.

    • Cuando se utilizaba la radioterapia del campo de Y invertida junto con la radiación del campo de manto, la combinación se llamaba irradiación ganglionar total.

Debido a que ahora casi todos los pacientes con enfermedad de Hodgkin son tratados con quimioterapia, la radiación de campo extendido rara vez se utiliza.

Irradiación corporal total

Para tratar de eliminar las células del linfoma por todo el cuerpo, las personas que se someterán a un trasplante de células madre pueden recibir radiación a todo el cuerpo junto con alta dosis de quimioterapia. Para más información sobre este procedimiento, lea la sección “Altas dosis de quimioterapia y trasplante de células madre”.

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen del lugar donde se aplique la radiación. Algunas personas experimentan cambios en la piel similares a las quemaduras del sol, pero que desaparecen lentamente. Otros posibles efectos secundarios a corto plazo incluyen cansancio, resequedad en la boca, náuseas o diarrea. La radiación que se administra a varias áreas, especialmente después de quimioterapia, puede disminuir los recuentos sanguíneos.

Efectos secundarios a largo plazo: la radioterapia puede ocasionar efectos secundarios a largo plazo. El efecto más grave es padecer otro cáncer en la parte del cuerpo expuesta a radiación.

La radiación administrada al tórax o al cuello puede dañar la glándula tiroides, lo que puede afectar su capacidad para producir hormona tiroidea. Esto puede causar cansancio y pérdida de peso. El tratamiento con pastillas de hormonas de tiroides puede ayudar con este problema. Además, la radiación al tórax aumenta el riesgo de enfermedad del corazón (tal como ataques al corazón) y problemas pulmonares, mientras que la radiación al cuello puede aumentar el riesgo de ataques al cerebro muchos años después.

En niños, la radiación que alcanza los huesos puede desacelerar el crecimiento. Dependiendo del lugar donde se administró la radiación, esto podría causar deformidad o una falta de crecimiento hasta una altura completa. La radiación que se administra a la parte inferior del cuerpo de los niños y los jóvenes adultos podría también afectar la fertilidad en el futuro.

Para reducir el riesgo de los efectos secundarios, los médicos calculan cuidadosamente la dosis exacta de la radiación que usted necesita y dirigen el rayo en la forma más precisa posible. También se pueden usar protectores sobre las partes del cuerpo adyacentes para protegerlas de la radiación. En las niñas y mujeres jóvenes, se pueden apartar los ovarios con cirugía menor antes de que la radiación se administre para ayudar a preservar la fertilidad.

Para más información sobre los efectos secundarios a largo plazo, lea la sección “¿Qué sucede después del tratamiento de la enfermedad de Hodgkin?”. Si usted o su hijo está recibiendo radioterapia, consulte con su médico sobre los posibles efectos secundarios a largo plazo.


Fecha de última actualización: 03/05/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/10/2014