Enfermedad de Hodgkin

+ -Text Size

¿Qué hay de nuevo en la investigación sobre el Enfermedad de Hodgkin? TEMAS

¿Qué avances hay en la investigación y el tratamiento de la enfermedad de Hodgkin?

Se están realizando investigaciones importantes sobre la enfermedad de Hodgkin en muchos hospitales universitarios, centros médicos y otras instituciones en todo el mundo. Los científicos se acercan más al descubrimiento de las causas de la enfermedad y a cómo mejorar el tratamiento.

Estudios por imágenes

En los últimos años, se ha encontrado que los estudios PET/CT son muy útiles para determinar la extensión de la enfermedad de Hodgkin en el cuerpo y para evaluar cuán bien el tratamiento está funcionando. Actualmente, la PET/CT se usa comúnmente a principios del curso del tratamiento para ayudar a los médicos a decidir cuánto tratamiento se necesita administrar.

Tratamiento adaptado

En general, las tasas de curación para la enfermedad de Hodgkin son altas, pero los efectos secundarios a largo plazo del tratamiento son un asunto importante. Un área muy activa de investigación es dirigida a conocer cuáles pacientes se pueden tratar con una terapia más suave y cuáles necesitan un tratamiento más fuerte.

Un área relacionada de la investigación está encontrando tratamientos menos tóxicos que no tengan efectos secundarios graves a largo plazo, y que a su vez curen la mayor cantidad de pacientes posible. Se están estudiando nuevas combinaciones de medicamentos de quimioterapia que contienen hasta 10 medicamentos diferentes. Este método se basa en que, aun cuando se necesiten más medicamentos, usar menos cantidad de cada uno podría causar menos efectos secundarios. Otro método es usar nuevos medicamentos que ataquen mejor las células de la enfermedad de Hodgkin, en lugar de medicamentos de quimioterapia. Algunos de éstos se describen a continuación.

Lo mismo ocurre para la radioterapia. Los médicos están identificando cuáles pacientes (especialmente niños) podrían responder igual con dosis más bajas de radiación, o incluso sin radiación. Los médicos también están estudiando si las formas más recientes de radioterapia, como la radioterapia de intensidad modulada (IMRT) y la terapia de rayo de protones, pueden ser útiles en la enfermedad de Hodgkin. Estos métodos enfocan la radiación con más precisión hacia los tumores, lo que limita la dosis que alcanza a los tejidos normales adyacentes.

Quimioterapia

Se están estudiando medicamentos y combinaciones de quimioterapia nuevas en los pacientes con enfermedad de Hodgkin. Algunos medicamentos, tal como vinorelbina, idarubicina, bendamustina y gemcitabina, ya se están utilizando para tratar otros cánceres, y han mostrado ser prometedores contra la enfermedad de Hodgkin que recurre después de otros tratamientos de quimioterapia. Se están llevando a cabo los estudios para determinar si estos medicamentos pudieran ser más eficaces que los que se usan actualmente.

Terapia dirigida

Actualmente también se están estudiando los medicamentos más recientes que funcionan de manera diferente a los medicamentos de quimioterapia convencional. A éstos se les conoce como medicamentos de terapia dirigida.

Por ejemplo, los medicamentos conocidos como inhibidores mTOR (tal como sirolimus, temsirolimus y everolimus) han demostrado ser promisorios en estudios clínicos preliminares contra la recaída de la enfermedad de Hodgkin. Los medicamentos llamados inhibidores de histona deacetilasa (HDAC), como panobinostat y vorinostat, también han ofrecido cierta esperanza en estudios preliminares.

Otros medicamentos que están bajo estudio incluyen lenalidomida (Revlimid®) y bortezomib (Velcade®). Estos medicamentos se usan con más frecuencia para tratar el mieloma múltiple y algunos linfomas no Hodgkin, aunque puede que sean útiles también para la enfermedad de Hodgkin.

Algunos medicamentos dirigidos más recientes, como PLX3397, podrían afectar a las otras células en los tumores de la enfermedad de Hodgkin, en lugar de afectar las células cancerosas en sí. Estas otras células en realidad componen mucho de los tumores de la enfermedad de Hodgkin y se cree que ayudan a crecer a las células cancerosas. La investigación sobre estos tipos de medicamentos aún se encuentra en etapas iniciales.

Anticuerpos monoclonales

Los anticuerpos son proteínas que normalmente el sistema inmunológico produce para ayudar a combatir las infecciones. Cada anticuerpo ataca sólo un blanco específico (usualmente una proteína en la superficie de una célula no deseada). Los anticuerpos monoclonales (mAbs) son versiones sintéticas de estas proteínas del sistema inmunológico. Algunas veces pueden destruir las células cancerosas por ellos mismos. Otras veces se les unen moléculas radioactivas o agentes tóxicos para las células, los cuales ayudan a destruir las células cancerosas. Una ventaja de estos medicamentos es que atacan a las células del linfoma provocando menos efectos secundarios que los medicamentos de quimioterapia convencional. Estos anticuerpos se pueden usar solos o en combinación con quimioterapia.

Se están usando algunos (mAbs), tal como brentuximab vedotin (Adcetris) y rituximab (Rituxan), para tratar la enfermedad de Hodgkin en algunas situaciones (lea “Anticuerpos monoclonales para la enfermedad de Hodgkin”). Actualmente los investigadores están realizando estudios para determinar si estos medicamentos pudieran ser eficaces en otras situaciones. Por ejemplo, el brentuximab actualmente se estudia para saber si puede ser útil en el curso más temprano de la enfermedad. Además, se realizan estudios para saber si el rituximab puede ayudar a tratar las formas clásicas de enfermedad de Hodgkin, así como el tipo con predominio linfocitario nodular.

Muchos mAbs más nuevos también están bajo estudio.


Fecha de última actualización: 09/02/2014
Fecha de último cambio o revisión: 09/02/2014