Leucemia en niños

+ -Text Size

Después del tratamiento TEMAS

Efectos tardíos y a largo plazo del tratamiento de la leucemia en niños

Gracias a importantes avances médicos, la mayoría de los niños que han recibido tratamiento para la leucemia ahora viven hasta la edad adulta. Por lo tanto, la salud de ellos a medida que se convierten en adultos se ha convertido en asunto de atención en los años recientes.

Así como el tratamiento de la leucemia en niños requiere un abordaje muy especializado, también lo requiere la atención y el seguimiento después del tratamiento. Mientras más temprano se reconozcan los problemas, más probabilidades existen que se puedan tratar eficazmente.

Los sobrevivientes de leucemia en niños corren el riesgo, en cierto grado, de varios posibles efectos tardíos en sus tratamientos. Este riesgo depende de varios factores, como el tipo de leucemia, el tipo y dosis de los tratamientos que recibieron, y la edad del niño en el momento de recibir el tratamiento. Resulta importante hablar con el equipo de profesionales de la salud que atiende a su hijo sobre los posibles efectos que podrían presentarse de modo que pueda estar atento a ellos y notificarlos al médico.

Segundos cánceres: los niños que han sido tratados con leucemia tienen un mayor riesgo de padecer otros cánceres posteriormente. Uno de los posibles efectos secundarios más graves de la terapia para la leucemia linfocítica aguda (ALL) es un pequeño aumento en el riesgo de padecer leucemia mieloide aguda (AML) posteriormente. Esto ocurre en aproximadamente un 5% de los pacientes después de recibir los medicamentos quimioterapéuticos llamados epipodofilotoxinas (etopósido, tenipósido) o agentes alquilantes (ciclofosfamida, clorambucilo). Por supuesto, el riesgo de padecer estos segundos cánceres se debe sopesar con el beneficio obvio de tratar una enfermedad potencialmente mortal como la leucemia.

Problemas cardíacos y pulmonares: Ciertos medicamentos de quimioterapia o radioterapia administrada al pecho a veces puede causar problemas del corazón o de los pulmones más tarde en la vida. Los riesgos de enfermedad cardiaca y ataque al cerebro son mayores entre los niños tratados para ALL. Por lo tanto resulta muy importante el seguimiento minucioso. Además, los sobrevivientes de ALL son más propensos a desarrollar sobrepeso y presentar hipertensión arterial, lo que puede contribuir a estos problemas.

Problemas de aprendizaje: el tratamiento que incluye radioterapia al cerebro o algunos tipos de quimioterapia pueden afectar la capacidad de aprendizaje en algunos niños. Debido a esto, los médicos tratan de limitar los tratamientos que podrían afectar al cerebro (incluyendo radiación) tanto como sea posible.

Crecimiento y desarrollo: Algunos tratamientos del cáncer pueden afectar el crecimiento del niño, y es posible que como adultos su estatura sea un poco menor. Esto es especialmente verdad después de los trasplantes de células madre. Si es necesario, el problema se puede abordar tratando a los sobrevivientes con hormona del crecimiento.

Asuntos relacionados con la fertilidad: el tratamiento del cáncer también podría afectar el desarrollo sexual y la capacidad para tener hijos en el futuro. Hable con el equipo de profesionales que atiende el cáncer de su hijo sobre los riesgos de infertilidad que pueden surgir con el tratamiento. También pregunte si existen opciones para preservar la fertilidad, tal como bancos de esperma. Para más información, lea nuestros documentos La fertilidad en las mujeres con cáncer y La fertilidad en los hombres con cáncer.

Problemas con los huesos: el uso de prednisona, dexametasona, u otros esteroides puede causar daño a los huesos u osteoporosis (fragilidad de los huesos).

También puede haber otras complicaciones posibles de la quimioterapia. El médico de su hijo debe revisar detenidamente con usted cualquier problema posible antes de comenzar el tratamiento del niño.

Además de los efectos secundarios físicos, algunos sobrevivientes de leucemia infantil podrían presentar problemas emocionales y sicológicos. También podrían presentar problemas con su desempeño normal y las tareas de la escuela. Frecuentemente esto se puede atender con apoyo y estímulo. De ser necesario, los médicos y otros miembros del equipo de atención a la salud pueden recomendar algunos programas especiales de apoyo y servicios para ayudar a los niños después del tratamiento contra un cáncer.

Guías de seguimiento a largo plazo

Para ayudar a aumentar el conocimiento de los efectos tardíos y mejorar la atención de seguimiento de los sobrevivientes del cáncer infantil durante sus vidas, el Children's Oncology Group ha desarrollado guías de seguimiento a largo plazo para estos sobrevivientes. Estas guías pueden ayudarle a saber a qué asuntos debe prestar atención, qué tipos de pruebas de detección deben hacerse, y cómo se pueden tratar los efectos tardíos.

Resulta muy importante discutir las posibles complicaciones a largo plazo con los profesionales de la salud que atienden a su hijo, y asegurarse que existe un plan en acción para estar pendientes a estos problemas y tratarlos, de ser necesario. Para aprender más, pregunte al médico de su hijo sobre las guías para el sobreviviente del Children's Oncology Group. Además, puede leer esta información en el sitio Web de COG: www.survivorshipguidelines.org. Las guías fueron redactadas por profesionales de la salud. Las versiones para pacientes de algunas de las guías también están disponibles (como “Health Links”) en el sitio Web. Le exhortamos a que revise estas guías con su médico.

Para más información sobre algunos de los posibles efectos del tratamiento a largo plazo, lea nuestro documento Children Diagnosed With Cancer: Late Effects of Cancer Treatment.


Fecha de última actualización: 05/12/2015
Fecha de último cambio o revisión: 05/12/2015