Leucemia linfocítica crónica

+ -Text Size

Después del tratamiento TEMAS

¿Qué sucede después del tratamiento de la leucemia linfocítica crónica?

La leucemia linfocítica crónica (CLL) en pocas ocasiones se puede curar. Aun así, la mayoría de las personas viven por muchos años con esta enfermedad. Algunas personas con CLL pueden vivir por años sin tratamiento, aunque la mayoría eventualmente necesita tratamiento. La mayoría de las personas con CLL recibe tratamiento intermitentemente por años. Puede que el tratamiento se suspenda por un tiempo, pero en realidad nunca finaliza. Aprender a vivir con un cáncer que no desaparece puede ser difícil y muy estresante, Nuestro documento When Cancer Doesn’t Go Away provee más detalles sobre este tema.

Cuidados posteriores

Antes, durante y después del tratamiento, sus médicos querrán observarle rigurosamente. Es muy importante que acuda a todas sus citas de seguimiento. Durante estas visitas, los médicos le formularán preguntas sobre cualquier problema que tenga y le harán exámenes, análisis de laboratorio, radiografías y estudios por imágenes para determinar si hay signos de cáncer o para tratar efectos secundarios. Casi todos los tratamientos contra el cáncer tienen efectos secundarios. Algunos de ellos pueden durar de unas pocas semanas a meses, pero otros pueden durar el resto de su vida. Éste es el momento de hacerle cualquier pregunta al equipo de atención médica sobre cualquier cambio o problema que usted note, así como hablarle sobre cualquier inquietud que pudiera tener. Es importante que reporte inmediatamente a su médico cualquier síntoma nuevo, para que se pueda encontrar su causa y tratarla, si es necesario.

Los exámenes generales pueden incluir exámenes físicos minuciosos, pruebas de sangre y otros tipos de pruebas según sea necesario. Un beneficio de la atención de seguimiento es que le da a usted una oportunidad para discutir las preguntas y preocupaciones que puedan surgir.

No se espera que el tratamiento de la CLL cure la enfermedad. Esto significa que incluso cuando no hay signos de leucemia después del tratamiento (lo que se conoce como remisión completa), es probable que la leucemia regrese (recurra) en algún momento. El tratamiento adicional dependerá de qué tratamientos ha recibido anteriormente, cuánto tiempo ha pasado desde el tratamiento y su estado general de salud. Para más información sobre cómo se trata la CLL recurrente, remítase a la sección, “¿Cómo se trata la leucemia linfocítica crónica?”. Para obtener más información general sobre cómo lidiar con la recurrencia, usted puede consultar nuestro documento (disponible en inglés) When Your Cancer Comes Back: Cancer Recurrence.

Es importante mantener el seguro médico. Las pruebas y las consultas médicas son costosas y, aunque nadie quiere pensar en el regreso de su cáncer, esto podría ocurrir.

La mayoría de las personas con CLL no tienen un sistema inmune que funcione normalmente, lo que puede aumentar sus riesgos de contraer ciertas infecciones. Algunos tratamientos para la CLL, tal como alemtuzumab (Campath) y muchos medicamentos de quimioterapia, también pueden aumentar este riesgo. Su médico puede recomendar vacunas u otras medicinas para ayudar a prevenir o controlar ciertas infecciones.

Las personas con CLL también tienen un riesgo aumentado de desarrollar un segundo cáncer. Al menos algo de este mayor riesgo se puede deber a los efectos de la CLL sobre el sistema inmune. Los tratamientos para la CLL también pueden aumentar el riesgo de algunos tipos de cáncer. Los segundos cánceres más comunes para las personas con CLL son cánceres de piel y de pulmones, aunque también es posible que desarrollen otros tipos de leucemia, linfoma y otros cánceres de la sangre. Es importante estar consciente de este aumento del riesgo y reportar inmediatamente a su médico cualquier síntoma posible.

Consultas con un nuevo médico

En algún momento después del diagnóstico y tratamiento del cáncer, es posible que usted tenga que consultar con un nuevo médico quien desconozca totalmente sus antecedentes médicos. Es importante que usted le proporcione a su nuevo médico los detalles de su diagnóstico y tratamiento. La recopilación de estos detalles poco después del tratamiento puede ser más fácil que tratar de obtenerlos en algún momento en el futuro. Asegúrese de conservar lo siguiente:

  • Una copia del informe de patología de cualquier biopsia o cirugía.
  • Si se sometió a una cirugía, una copia del informe del procedimiento.
  • Si se le admitió en el hospital, una copia del resumen al alta que los médicos preparan cuando envían al paciente a su casa.
  • Si recibió radioterapia, una copia del resumen de su tratamiento.
  • Si recibió tratamiento con medicamentos (tal como quimioterapia, anticuerpos monoclonales, o terapia dirigida), una lista de sus medicamentos, las dosis de los medicamentos y cuándo los tomó.

Es posible que el médico quiera copias de esta información para mantenerlas en su expediente, pero usted siempre debe mantener copias en su poder.


Fecha de última actualización: 03/10/2015
Fecha de último cambio o revisión: 03/10/2015