Leucemia linfocítica crónica

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Sabemos cuáles son las causas de la leucemia linfocítica crónica?

La causa exacta de la mayoría de los casos de leucemia linfocítica crónica (CLL) no se conoce. No obstante, los científicos han aprendido mucho durante los últimos años sobre las diferencias entre los linfocitos normales y las células de la CLL.

Las células humanas normales crecen y funcionan basándose principalmente en la información contenida en los cromosomas de cada célula. Los cromosomas son grandes moléculas de ADN contenidas en cada célula. El ADN es la sustancia química que contiene nuestros genes, las instrucciones sobre el funcionamiento de nuestras células. Nos parecemos a nuestros padres porque ellos son la fuente de nuestro ADN. Pero nuestros genes afectan algo más que nuestra apariencia.

Cada vez que una célula se prepara para dividirse en dos células nuevas, debe hacer una copia nueva de ADN en sus cromosomas. Este proceso no es perfecto y pueden ocurrir errores que afectan los genes del ADN.

Algunos genes contienen instrucciones para controlar cuándo las células deben crecer y dividirse. Ciertos genes que promueven el crecimiento y la división celular se denominan oncogenes. Otros que desaceleran la división celular o hacen que las células mueran en el momento indicado se denominan genes supresores de tumores. El cáncer puede ser causado por mutaciones (cambios) en el ADN que activan los oncogenes o desactivan los genes supresores de tumores.

Cada célula humana contiene 23 pares de cromosomas. En la mayoría de los casos de CLL se puede encontrar un cambio en al menos uno de estos cromosomas. Con más frecuencia este cambio es una deleción, esto es, la pérdida de una parte del cromosoma. La pérdida de una parte del cromosoma 13 es la deleción más común, pero otros cromosomas como el 11 y el 17 también pueden resultar afectados. Algunas veces hay un cromosoma 12 adicional (trisomía 12). También se pueden encontrar otras anormalidades menos comunes. Los científicos saben que estos cambios en los cromosomas son importantes en la CLL, pero aún no es claro los genes que involucran ni exactamente cómo producen leucemia.

Sabemos que los linfocitos B normales son parte del sistema inmunológico. Estos están programados para crecer y dividirse cuando entran en contacto con una sustancia extraña llamada antígeno. (Los científicos llaman extrañas a las sustancias si éstas no ocurren normalmente en el cuerpo de una persona y pueden ser reconocidos por el sistema inmunológico. Los gérmenes contienen antígenos extraños, al igual que las células sanguíneas de otra persona con un tipo sanguíneo diferente). Los científicos piensan que la CLL se inicia cuando los linfocitos B continúan dividiéndose ilimitadamente después de que han reaccionado con un antígeno. Aún no se sabe por qué sucede esto.

Algunas veces las personas heredan mutaciones del ADN de sus padres, y esto aumenta en gran medida su riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. Pero las mutaciones hereditarias raramente causan CLL. Los cambios del ADN relacionados con el CLL usualmente ocurren durante la vida de la persona, no es que se hereden antes de su nacimiento.


Fecha de última actualización: 08/28/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014