Leucemia linfocítica crónica

+ -Text Size

Tratamiento contra el Leucemia linfocítica crónica TEMAS

Trasplante de células madre para la leucemia linfocítica crónica

Las dosis habituales de medicamentos de quimioterapia pueden reducir el número de células leucémicas en la leucemia linfocítica crónica y aminorar los síntomas, pero incluso si los signos de leucemia desaparecen, la enfermedad a menudo regresa posteriormente. Las dosis más altas de estos medicamentos podrían ser más eficaces, pero a menudo no se pueden administrar, ya que podrían dañar gravemente la médula ósea, que es donde se forman las nuevas células sanguíneas. Esto podría causar infecciones potencialmente fatales, sangrado, y otros problemas debido a los recuentos bajos de células sanguíneas.

Un trasplante de células madre permite que los médicos usen dosis más altas de quimioterapia, algunas veces junto con radioterapia para tratar la leucemia. Después de terminar estos tratamientos, el paciente recibe un trasplante de células madre productoras de sangre para restablecer la médula ósea.

Las células madre productoras de sangre que se usan para un trasplante se obtienen ya sea de la sangre (un trasplante de células madre de sangre periférica), de la médula ósea (para un trasplante de médula ósea), o de la sangre del cordón umbilical. En el pasado eran más comunes los trasplantes de médula ósea, pero recientemente han sido sustituidos por el trasplante de células madre de sangre periférica.

Aún no es clara la utilidad de los trasplantes de células madre en pacientes con leucemia linfocítica crónica (CLL). Estos tratamientos se usan con más frecuencia en estudios clínicos con el objetivo de examinar la eficacia.

Los dos tipos principales de trasplantes de células madre son el alogénico y el autólogo.

En un autotrasplante, las propias células madre del paciente se obtienen de la sangre o la médula ósea y luego se regresan después del tratamiento. El problema con esto es que las células de leucemia pueden ser recogidas con las células madre.

En un alotrasplante, las células madre provienen de otra persona (un donante). Para disminuir el riesgo de complicaciones, el donante tiene que ser “compatible” con el paciente en términos de tipo de tejido. A menudo, un familiar cercano, como un hermano o hermana, presenta una buena compatibilidad. Con menos frecuencia, se puede encontrar un donante no relacionado compatible.

Debido a que la recolección de células madre del paciente también puede recoger células de la leucemia, los alotrasplantes (alogénicos) se utilizan con más frecuencia en el tratamiento de la CLL que los autotrasplantes (autólogos). Aun así, este tipo de trasplante puede causar complicaciones y efectos secundarios graves y hasta potencialmente mortales, y a menudo no es una buena opción en personas de más edad o que tengan otros problemas médicos.

Para más información sobre los trasplantes de células madre, consulte nuestro documento Trasplante de células madre (trasplantes de sangre periférica, médula ósea y sangre del cordón umbilical).


Fecha de última actualización: 03/10/2015
Fecha de último cambio o revisión: 03/10/2015