Leucemia linfocítica crónica

+ -Text Size

Tratamiento contra el Leucemia linfocítica crónica TEMAS

Leucoféresis para la leucemia linfocítica crónica

Algunas veces, los números muy altos de células leucémicas en la sangre causan problemas con la circulación normal. Puede que la quimioterapia no reduzca el número de células sino hasta algunos días después de la primera dosis. Mientras tanto se puede usar leucoféresis antes de la quimioterapia. En este procedimiento, su sangre pasa a través de una máquina especial que extrae los glóbulos blancos (inclusive las células leucémicas) y regresa el resto de las células sanguíneas y el plasma al torrente sanguíneo.

Para este procedimiento, usted puede acostarse en una cama o sentarse en un sillón reclinable. Se requieren dos líneas intravenosas (IV), ya que la sangre se extrae a través de una línea, y luego se devuelve al cuerpo a través de la otra. Algunas veces, se coloca un sólo catéter grande en el cuello o debajo de la clavícula para la féresis (en lugar de usar líneas IV en los brazos). A este tipo de catéter se le llama línea central y tiene ambas líneas IV integradas. La leucoféresis no causa dolor, aunque puede ser incómodo permanecer sentado o acostado en el mismo lugar por 2 o 3 horas. Además, los niveles de calcio a veces pueden bajar durante el proceso, causando adormecimiento y hormigueo (especialmente en las manos y los pies y alrededor de la boca) y algunas veces espasmos musculares que ocasionan dolor. Esto puede tratarse fácilmente con calcio.

La leucoféresis funciona rápidamente al reducir el número de células leucémicas. Sin embargo, al no administrar tratamiento adicional (como la quimioterapia, anticuerpos monoclonales, o terapia dirigida) para eliminar las células cancerosas, el número de células aumentará nuevamente.


Fecha de última actualización: 03/10/2015
Fecha de último cambio o revisión: 03/10/2015