Leucemia linfocítica crónica

+ -Text Size

Tratamiento contra el Leucemia linfocítica crónica TEMAS

Cirugía para la leucemia linfocítica crónica

La cirugía tiene una función muy limitada en el tratamiento de leucemia linfocítica crónica (CLL). Debido a que las células de la CLL se propagan extensamente en toda la médula ósea y en muchos órganos, la cirugía no puede curar este tipo de cáncer. Es muy raro que la cirugía tenga algún papel, ni siquiera en el diagnóstico de la CLL que con frecuencia se puede hacer con una muestra de sangre. Algunas veces es necesario realizar una cirugía menor para extirpar un ganglio linfático con el fin de auxiliar en el diagnóstico o en la clasificación de la etapa del cáncer.

Esplenectomía

En pocos casos, se extirpa el bazo (esplenectomía). No se espera que esto cure la leucemia, pero puede ayudar a mejorar algunos de los síntomas. Algunas veces, el bazo aumenta tanto de tamaño que puede comprimir los órganos adyacentes y causar síntomas. Si la radiación o la quimioterapia no ayuda a reducir el tamaño del bazo y a reducir los síntomas, la esplenectomía puede ser una opción.

Este procedimiento también puede mejorar el recuento de células sanguíneas y reducir la necesidad de transfusiones de productos sanguíneos. Una de las funciones normales del bazo es eliminar las células sanguíneas viejas del torrente sanguíneo. Si la leucemia u otra enfermedad causa que el bazo aumente mucho de tamaño, puede volverse demasiado activo para eliminar las células sanguíneas y ocasionar una escasez de glóbulos rojos o plaquetas. Cuando esto ocurre, la extirpación del bazo puede ayudar a mejorar los recuentos sanguíneos. Esto se hace con mucha más frecuencia en pacientes con leucemia de células peludas que para aquellos con CLL regular.

La mayoría de las personas no tienen problemas viviendo sin el bazo. El riesgo de ciertas infecciones bacterianas aumenta, razón por la cual los médicos a menudo recomiendan algunas vacunas específicas para las personas que se han sometido a una esplenectomía. Las personas a quienes se les extirpan los bazos también deben informar con prontitud cualquier síntoma de infección a sus médicos.


Fecha de última actualización: 07/25/2014
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014