Leucemia mieloide (mielógena) crónica

+ -Text Size

Tratamiento contra el Leucemia mieloide (mielógena) crónica TEMAS

Trasplante de células madre para la leucemia mieloide crónica

Las dosis usuales de los medicamentos quimioterapéuticos pueden causar efectos secundarios graves en tejidos que se dividen rápidamente como la médula ósea. Aunque es posible que una dosis mayor de estos medicamentos sea mejor para eliminar las células leucémicas, no se administra debido a que el daño grave a las células de la médula ósea puede causar una escasez letal de células sanguíneas.

Para un trasplante de células madre, se administran dosis altas de medicamentos quimioterapéuticos para destruir las células leucémicas. Algunas veces también se administra una dosis baja de radiación en todo el cuerpo. Este tratamiento destruye las células leucémicas, pero también daña las células normales de la médula ósea. Luego de administrarse estos tratamientos, el paciente recibe un trasplante de células madre productoras de sangre con el propósito de restaurar la médula ósea.

Las células madre productoras de sangre que se usan para un trasplante se obtienen ya sea de la sangre (llamado trasplante de células madre de sangre periférica) o de la médula ósea (llamado trasplante de médula ósea). En el pasado eran más comunes los trasplantes de médula ósea, pero recientemente han sido sustituidos por el trasplante de células madre de sangre periférica.

Los dos tipos principales de trasplantes de células madre son el alotrasplante (alogénico) y el autotrasplante (autólogo).

En un autotrasplante, las propias células madre del paciente se obtienen de la sangre o de la médula ósea y luego se regresan después del tratamiento. El problema con esto es que las células de leucemia pueden ser recogidas con las células madre.

En un alotrasplante, las células madre provienen de otra persona (un donante). Para disminuir el riesgo de complicaciones, el donante tiene que ser “compatible” con el paciente en términos de tipo de tejido. A menudo, un familiar cercano, como un hermano o hermana, presenta una buena compatibilidad. Con menos frecuencia, se puede encontrar un donante no relacionado compatible.

Debido a que al recolectar las células madre del paciente también se pueden obtener células de la leucemia, los alotrasplantes son el principal tipo de trasplante que se utiliza para tratar a pacientes con leucemia mieloide crónica (CML). Un alotrasplante de células madre es la única cura conocida para la CML. Aun así, este tipo de trasplante puede causar complicaciones y efectos secundarios graves y hasta potencialmente mortales, y a menudo no es una buena opción para personas de edad más avanzada o que tengan otros problemas médicos.

Antes de que estuvieran disponibles los medicamentos modernos de terapia dirigida, como el imatinib (Gleevec), el trasplante de células madre era comúnmente utilizado para tratar la CML. Los medicamentos que estaban disponibles en ese momento no eran muy eficaces, y menos de la mitad de los pacientes sobrevivía más de 5 años después del diagnóstico. Hoy día, los medicamentos dirigidos como el imatinib son el tratamiento convencional, y los trasplantes se usan con menos frecuencia. No obstante, debido a que los alotrasplantes de células madre ofrecen la única probabilidad de cura comprobada para la CML, puede que los médicos sigan recomendando un trasplante para los pacientes más jóvenes, particularmente niños. Resulta más probable que el trasplante se considere para aquellos pacientes con un donante compatible disponible, como un hermano o hermana compatible. Los trasplantes también se pueden recomendar si la CML no está respondiendo bien a los medicamentos dirigidos.

Para más información sobre los trasplantes de células madre, consulte Trasplante de células madre (trasplantes de sangre periférica, médula ósea y sangre del cordón umbilical).


Fecha de última actualización: 04/13/2015
Fecha de último cambio o revisión: 04/13/2015