Leucemia mieloide (mielógena) crónica

+ -Text Size

Tratamiento contra el Leucemia mieloide (mielógena) crónica TEMAS

Cirugía para la leucemia mieloide crónica

Las células de la leucemia se propagan extensamente en toda la médula ósea y en otros órganos de manera que la cirugía no se puede emplear para curar este tipo de cáncer. La cirugía raramente desempeña un papel en el diagnóstico de la leucemia mieloide crónica (CML), ya que un análisis de sangre o la aspiración y la biopsia de médula ósea casi siempre son suficientes para diagnosticar esta enfermedad.

Si la leucemia se propaga al bazo, este órgano puede crecer tanto que comprima los órganos cercanos y causar síntomas. Si la quimioterapia o la radiación no ayudan a reducir el tamaño del bazo, puede que se extirpe este órgano mediante cirugía. Esta operación, llamada esplenectomía, tiene el objetivo de aliviar los síntomas de un bazo inflamado (no tiene como meta curar la CML).

Este procedimiento también puede mejorar el recuento de células sanguíneas y reducir la necesidad de transfusiones de productos sanguíneos. Una de las funciones normales del bazo es eliminar las células sanguíneas viejas del torrente sanguíneo. Si la leucemia u otra enfermedad causa que el bazo aumente mucho de tamaño, puede volverse demasiado activo para eliminar las células sanguíneas y ocasionar una escasez de glóbulos rojos o plaquetas. En algunos pacientes, la extirpación del bazo puede mejorar los recuentos de glóbulos rojos y plaquetas.

La mayoría de las personas no tienen problemas viviendo sin el bazo. El riesgo de ciertas infecciones bacterianas aumenta, razón por la cual los médicos a menudo recomiendan ciertas vacunas antes de extirpar el bazo.


Fecha de última actualización: 10/18/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014