Leucemia mieloide (mielógena) crónica

+ -Text Size

¿Qué es Leucemia mieloide (mielógena) crónica? TEMAS

¿Qué es la leucemia mieloide crónica?

La leucemia mieloide crónica (chronic myeloid leukemia, CML), también conocida como leucemia mielógena crónica, es un tipo de cáncer que se inicia en ciertas células productoras de sangre de la médula ósea. En la leucemia mieloide crónica (CML), se produce un cambio genético en una versión temprana (inmadura) de células mieloides (las células que producen glóbulos rojos, plaquetas, y la mayoría de los tipos de glóbulos blancos (excepto linfocitos). Este cambio forma un gen anormal llamado BCR- ABL, que convierte la célula en una célula CML. Las células leucémicas crecen y se dividen, se acumulan en la médula ósea y se extienden a la sangre. Durante este tiempo, las células también pueden invadir otras partes del cuerpo, incluyendo el bazo. La CML es una leucemia cuyo crecimiento es relativamente lento, pero también puede transformarse en una leucemia aguda de crecimiento rápido que es difícil de tratar.

La mayoría de los casos de CML ocurre en adultos, aunque rara vez ocurre en niños también. En general, los niños reciben el mismo tratamiento que los adultos.

¿Qué es leucemia?

La leucemia es un cáncer que se origina en las células productoras de sangre de la médula ósea. Cuando una de estas células cambia y se convierte en una célula de leucemia, ya no madura normalmente. A menudo, se divide para formar nuevas células más rápido de lo normal. Además, las células leucémicas no mueren cuando deberían hacerlo, sino que se acumulan en la médula ósea y desplazan a las células normales. En algún momento, las células de leucemia salen de la médula ósea y entran al torrente sanguíneo, causando a menudo un aumento en el número de glóbulos blancos en la sangre. Una vez en la sangre, las células leucémicas pueden propagarse a otros órganos, en donde pueden evitar el funcionamiento normal de otras células corporales.

La leucemia es diferente a otros tipos de cáncer que comienzan en órganos tales como los pulmones, el colon o el seno y luego se propagan a la médula ósea. Los tipos de cáncer que comienzan en otro lugar y luego se propagan a la médula ósea no son leucemias.

No todas las leucemias son iguales. Cuando los médicos saben el tipo de leucemia específico que padece el paciente, pueden hacer un mejor pronóstico (tener una mejor perspectiva) y seleccionar el mejor tratamiento.

¿Qué es una leucemia crónica?

Si la leucemia es aguda o crónica depende de si la mayor parte de las células anormales son inmaduras (y se parecen más a las células madre) o maduras (y se parecen más a los glóbulos blancos normales).

En la leucemia crónica, las células pueden madurar parcialmente. Estas células no son normales, aunque parezcan ser bastante normales. Por lo general, no combaten las infecciones tan bien como los glóbulos blancos normales. Las células leucémicas sobreviven más tiempo que las células normales, se acumulan y desplazan a las células normales en la médula ósea. Con las leucemias crónicas puede que pase mucho tiempo antes de que causen problemas, y la mayoría de las personas puede vivir por muchos años. Sin embargo, las leucemias crónicas son generalmente más difíciles de curar que las leucemias agudas.

¿Qué es la leucemia mieloide?

Si la leucemia es mieloide o linfocítica depende de cuáles células de médula ósea se origina el cáncer.

Las leucemias mieloides (también conocidas como leucemias mielocíticas, mielógenas o no linfocíticas) se originan en células mieloides primitivas (las células que se convierten en glóbulos blancos [que no sean linfocitos], glóbulos rojos o células productoras de plaquetas [megacariocitos]).

¿Cuáles son los otros tipos de leucemia?

Los cuatro tipos principales de leucemia se basan en si son agudas o crónicas, y si son mieloides o linfocíticas:

En las leucemias agudas, las células de la médula ósea no pueden madurar apropiadamente. Estas células inmaduras continúan reproduciéndose y acumulándose. Sin tratamiento, la mayoría de las personas con leucemia aguda vivirían sólo unos meses. Algunos tipos de leucemia aguda responden bien al tratamiento, y muchos pacientes se pueden curar. Otros tipos de leucemia aguda tienen una perspectiva menos favorable. Las leucemias linfocíticas (también conocida como leucemia linfoide o linfoblástica) se originan en las células que se vuelven linfocitos. Los linfomas también son cánceres que se originan en esas células. La diferencia principal entre las leucemias linfocíticas y los linfomas consiste en que en la leucemia, la célula cancerosa se encuentra principalmente en la sangre y la médula ósea, mientras que el linfoma tiende a estar en los ganglios linfáticos y en otros tejidos.

La leucemia mielomonocítica crónica (CMML) es otra leucemia crónica que comienza en las células mieloides. Para más información sobre este tipo de cáncer, consulte el documento Leukemia Chronic Myelomonocytic.

El resto de esta información trata únicamente sobre la leucemia mieloide crónica (CML).


Fecha de última actualización: 04/13/2015
Fecha de último cambio o revisión: 04/13/2015