Linfoma no Hodgkin

+ -Text Size

Tratamiento contra el Linfoma no Hodgkin TEMAS

Dosis altas de quimioterapia y trasplante de células madre para linfoma no Hodgkin

Los trasplantes de células madre algunas veces se usan para tratar a los pacientes de linfoma que se encuentran en remisión o que tienen una recaída durante o después del tratamiento. Aunque sólo un pequeño número de pacientes con linfoma son tratados actualmente con esta terapia, este número de pacientes está aumentado.

Los trasplantes de células madre permiten a los médicos usar dosis de quimioterapia (quimio) más altas para eliminar el cáncer que normalmente no serían toleradas. En ocasiones, también se puede administrar radiación. Este tratamiento puede eliminar las células cancerosas, pero también destruye la médula ósea, lo que previene que se formen nuevas células sanguíneas. Esto causaría la muerte si las células madre no se devuelven para reemplazar las que se encuentran en la médula ósea. Las células madre que se usan para un trasplante se obtienen ya sea de la sangre, de la médula ósea o de la sangre del cordón umbilical. En la mayoría de los casos, las células madre que se usan provienen de la sangre.

Existen dos tipos principales de trasplantes de células madre según la fuente de las células madre. En un autotrasplante (autólogo) de células madre, se usan las propias células madre del paciente. Por otro lado, en un alotrasplante, las células madre provienen de otra persona (un donante). El tipo de tejido del donante (también conocido como el tipo HLA) necesita asemejarse al tipo de tejido del paciente tanto como sea posible para ayudar a evitar el riesgo de que surjan problemas importantes con el trasplante.

Los autotrasplantes de células madre se realizan con más frecuencia que los alotrasplantes para tratar el linfoma. Aun así, puede que usar las propias células del paciente no sea una opción si el linfoma se ha propagado a la médula ósea o a la sangre. Si esto ocurre, puede ser difícil obtener una muestra de células madre que no tenga células del linfoma.

El uso de alotrasplantes es poco común en el tratamiento de linfoma porque pueden ocasionar graves efectos secundarios, lo que dificulta que los pacientes puedan tolerar estos trasplantes, especialmente pacientes de edad avanzada o que presentan otros problemas de salud. Además, puede ser difícil encontrar un donante compatible.

Es posible que algunos pacientes puedan recibir tratamiento con un tipo diferente de alotrasplante, en el que se usan dosis de quimioterapia y radiación más bajas que en el trasplante de células madre convencional. A este se le llama un trasplante no mieloablativo (o minitrasplante). En esta clase de trasplante, la quimio y la radiación no destruyen completamente las células del linfoma. En cambio, estas células son atacadas por el nuevo sistema inmunológico que originan las células trasplantadas. Un trasplante no mieloablativo causa menos efectos secundarios graves de la quimio y de la radiación que un alotrasplante (alogénico) regular.

Los trasplantes no mieloablativos no son un tratamiento convencional para linfoma, aunque pueden ayudar a algunos pacientes.

Aspectos prácticos

El trasplante de células madre de la sangre periférica o de la médula ósea es un tratamiento complejo que puede ocasionar efectos secundarios potencialmente mortales. Si los médicos piensan que un paciente se puede beneficiar de un trasplante, éste debe hacerse en un hospital en el que el personal tenga experiencia en el procedimiento y en el tratamiento de la fase de recuperación. Algunos programas de trasplante de células madre pueden no tener experiencia en ciertos tipos de trasplantes, especialmente los trasplantes de donantes no relacionados.

El trasplante de células madre es muy costoso (a menudo cuesta más de $100,000) y con frecuencia requiere una estadía hospitalaria prolongada. Bajo ciertas condiciones, el autotrasplante se considera un tratamiento convencional para el linfoma de manera que la mayoría de los seguros médicos cubrirán los costos del mismo. Aun así, algunas compañías de seguros pudieran considerar otros tipos de trasplantes de células madre como un tratamiento experimental, y es posible que no paguen por estos procedimientos. Aun cuando su seguro médico cubra el trasplante, puede que sus copagos sean elevados. Averigüe lo que el seguro médico cubrirá antes de decidirse por un trasplante para que tenga una idea de lo que tendría que pagar.

Posibles efectos secundarios

Las complicaciones y los efectos secundarios tempranos de un trasplante de células madre son básicamente los mismos que se presentan con cualquier otro tipo de quimioterapia (lea “Quimioterapia para el linfomas no Hodgkin” para detalles), solo que suelen ser más severos.

Uno de los efectos secundarios a corto plazo más comunes y graves es el aumento del riesgo de infecciones. Frecuentemente se administran antibióticos para evitar que esto suceda. Otros efectos secundarios, como recuentos bajos de glóbulos rojos y plaquetas, pueden requerir el uso de una transfusión de productos sanguíneos u otros tratamientos.

Un efecto secundario que ocurre se observa solo con los trasplantes alogénicos. Se trata de la enfermedad de injerto contra huésped que es causada por las células del donante que atacan a las células y a los tejidos del paciente al identificarlos como extranjeros. Esta afección puede ser muy grave e incluso poner en peligro la vida.

Los síntomas pueden incluir erupciones graves en la piel con picor, llagas en la boca (lo que puede afectar consumir alimentos), náusea y diarrea grave. El daño al hígado puede causar coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia). También pueden resultar dañados los pulmones. Además, el paciente se puede cansar con facilidad y sentir dolor muscular.

Por lo general, se pueden administrar medicamentos que suprimen el sistema inmunológico para controlar la enfermedad injerto-contra-huésped, aunque éstos pueden presentar sus propios efectos secundarios.

Para más información sobre estos procedimientos, consulte nuestro documento Trasplante de células madre (trasplantes de sangre periférica, médula ósea y sangre del cordón umbilical).


Fecha de última actualización: 09/30/2014
Fecha de último cambio o revisión: 09/30/2014