Linfoma no Hodgkin

+ -Text Size

Tratamiento contra el Linfoma no Hodgkin TEMAS

¿Cómo se trata el linfoma no Hodgkin?

Esta información representa los puntos de vista de los médicos y del personal de enfermería que prestan servicio en la Junta Editorial del Banco de Datos de Información de la Sociedad Americana Contra El Cáncer. Estos puntos de vista se basan en la interpretación que ellos hacen de los estudios publicados en revistas médicas, así como en su propia experiencia profesional.
La información sobre tratamientos incluida en este documento no constituye una política oficial de la Sociedad y no tiene como objetivo ofrecer asesoramiento médico que remplace la experiencia y el juicio de su equipo de atención médica contra el cáncer. Su objetivo es ayudar a que usted y a su familia estén informados para tomar decisiones conjuntamente con su médico.
Es posible que su médico tenga motivos para sugerir un plan de tratamiento distinto de estas opciones generales de tratamiento. No dude en hacer preguntas a su médico sobre sus opciones de tratamiento.

Información general sobre tratamientos

Una vez que el linfoma no Hodgkin se diagnostica y se clasifica por etapas, el equipo de profesionales de la salud que atiende su cáncer discutirá con usted sus opciones de tratamiento. Varios tipos diferentes de tratamiento pueden ser usados contra el linfoma no Hodgkin. Las opciones de tratamiento dependen del tipo de linfoma y de su etapa (extensión), así como de otros factores de pronóstico. Por supuesto, cada paciente es único y las opciones de tratamiento convencional muchas veces se acomodan a la situación de cada paciente.

Los tipos principales de tratamiento para el linfoma no Hodgkin son:

  • Quimioterapia.
  • Radioterapia.
  • Inmunoterapia.
  • Trasplante de células madre.

En pocos casos, también se usa la cirugía.

Según sus opciones de tratamiento, puede que usted tenga diferentes tipos de médicos en su equipo de tratamiento. Estos médicos pueden incluir:

  • Un hematólogo: un médico que trata trastornos de la sangre, incluyendo linfomas.
  • Un médico oncólogo: un médico que trata el cáncer con medicamentos.
  • Un oncólogo especialista en radiación: un médico que trata el cáncer con radioterapia.

Puede que muchos otros especialistas formen parte de su atención, incluyendo enfermeras practicantes, enfermeras, especialistas en nutrición, trabajadores sociales, y otros profesionales de la salud. Para más información, lea nuestro documento Health Professionals Associated With Cancer Care.

Es importante hablar con el médico sobre todas sus opciones de tratamiento así como de los posibles efectos secundarios, para ayudarle a tomar una decisión que mejor se ajuste a sus necesidades. (Lea la sección “¿Qué debe preguntar al médico sobre el linfoma no Hodgkin?”). Al elegir un plan de tratamiento, entre los factores a considerar se encuentran el estado de salud, así como el tipo y la etapa del linfoma. Asegúrese de que comprenda todos los riesgos y efectos secundarios de los diferentes tratamientos antes de tomar una decisión.

Si el tiempo lo permite, a menudo es buena idea buscar una segunda opinión. Buscar una segunda opinión puede proporcionarle más información y le ayudará a sentirse confiado acerca del plan de tratamiento que eligió. Su médico debe estar dispuesto a ayudarle a encontrar otro médico especializado en cáncer que le pueda proporcionar una segunda opinión.

Las próximas secciones describen los tipos de tratamientos usados para el linfoma no Hodgkin. A esto le sigue información de las típicas opciones de tratamiento basadas en el tipo de linfoma, la etapa, así como otros factores de pronóstico cuando éstos son importantes.

La sección “Recursos adicionales relacionados con el linfoma no Hodgkin” también incluye una lista de otros materiales con información más detallada sobre los diferentes tipos de tratamientos del cáncer y sus efectos secundarios.


Fecha de última actualización: 04/29/2013
Fecha de último cambio o revisión: 07/03/2014