Linfoma no Hodgkin

+ -Text Size

Tratamiento contra el Linfoma no Hodgkin TEMAS

Cuidado paliativo para linfoma no Hodgkin

El cuidado paliativo (también llamado atención de apoyo) es tratamiento dirigido a aliviar síntomas. El propósito principal es mejorar la calidad de vida del paciente. A menudo se administra junto con el tratamiento del cáncer, pero también se puede usar cuando éste último deja de ser eficaz.

Algunas veces, los tratamientos que usted recibe para controlar sus síntomas son similares a los tratamientos usados para tratar el cáncer. Por ejemplo, cuando los ganglios linfáticos se agrandan, pueden ejercer presión contra los nervios y causar dolor. La radioterapia a estas áreas puede ayudar a aliviar el dolor. También se pueden administrar medicinas contra el dolor que van desde ibuprofeno y medicamentos similares hasta medicinas más potentes, tal como opioides.

Otros síntomas, como el cansancio y una baja resistencia a las infecciones pueden ser causados por bajos recuentos sanguíneos. A veces se necesitan transfusiones de sangre o tratamiento con medicamentos que estimulen la producción de nuevas células sanguíneas. Las náuseas y la pérdida de apetito se pueden tratar con medicamentos y suplementos alimentarios de alto contenido calórico. Si el linfoma se propagó a los pulmones, es posible que los pacientes tengan dificultad para respirar. Se puede administrar oxígeno para ayudar a tratar este síntoma.

Resulta importante que informe a su médico sobre cualquier síntoma que usted presente, incluyendo cualquier efecto secundario que esté causando el tratamiento. A menudo existen maneras para ayudar a controlar o a aminorar estos síntomas. Esta es una parte importante del plan general de su tratamiento.

Para más información sobre el cuidado paliativo y para ayuda con los efectos secundarios lea la sección Palliative or Supportive Care en nuestra página de Internet.


Fecha de última actualización: 04/29/2013
Fecha de último cambio o revisión: 07/03/2014