Linfoma no Hodgkin en niños

+ -Text Size

Tratamiento contra el Linfoma no Hodgkin en niños TEMAS

Tratamiento del linfoma no Hodgkin en niños por tipo y etapa

En general, todos los niños con linfoma no Hodgkin son tratados con quimioterapia, pero los tratamientos difieren dependiendo del tipo y la etapa del linfoma. Este tratamiento es intenso y podría causar graves efectos secundarios. Por lo tanto, es muy importante que se administre en un centro de cáncer para niños, especialmente cuando se inicia el tratamiento.

Los linfomas en niños (especialmente los linfomas Burkitt) suelen crecer muy rápidamente y podrían ser bastante grandes para cuando se hace el diagnóstico. Por lo tanto, resulta importante comenzar el tratamiento lo antes posible. Por lo general, estos linfomas responden bien a quimioterapia, lo que puede destruir un gran número de células de linfoma en un corto periodo de tiempo. Una preocupación consiste en que esto puede causar síndrome de lisis tumoral, un efecto secundario en el cual los contenidos del interior de las células muertas entran a la sangre y pueden causar problemas con los riñones y otros órganos. Los médicos tratan de prevenir esto al asegurarse de que el niño tome muchos líquidos antes y durante el tratamiento, y administrando ciertos medicamentos para ayudar al cuerpo a eliminar estas sustancias.

Se asume que incluso los niños con linfomas en etapas iniciales (etapa I o II) tienen una enfermedad más extendida de lo que se puede detectar con exámenes o estudios por imágenes. Debido a esto, resulta poco probable que los tratamientos locales, tal como la cirugía o la radioterapia sola, curen a estos niños. Por lo tanto, la quimioterapia es una parte importante del tratamiento para todos estos niños.

Tratamiento del linfoma linfoblástico

Etapas I y II: en general, el tratamiento para estos linfomas en etapas tempranas es similar al tratamiento para la leucemia linfoblástica aguda (ALL). La quimioterapia se administra en tres fases (inducción, consolidación y mantenimiento) usando muchos medicamentos. Por ejemplo, una combinación llamada régimen BFM utiliza combinaciones de muchos medicamentos diferentes por los primeros meses, seguidos de un tratamiento menos intenso con metotrexato y 6-mercaptopurina como tabletas por un total de alrededor de 2 años. También se han usado tratamientos de menor duración e intensidad, tal como combinaciones de quimioterapia llamadas CHOP (ciclofosfamida, doxorrubicina, vincristina, y prednisona) y COMP (ciclofosfamida, vincristina, metotrexato, y prednisona).

Además se administra quimioterapia, usualmente con metotrexato, en el líquido cefalorraquídeo (conocida como quimio intratecal) con al menos cuatro dosis, cada una separada por una semana. Esto ayuda a destruir cualquier célula de linfoma en el cerebro o en la médula espinal.

La duración total del tratamiento puede ser de hasta 2 años.

Etapas III y IV: el tratamiento para los niños con linfoma linfoblástico avanzado dura alrededor de 2 años. El tratamiento usualmente es más intensivo que para los linfomas en etapas más tempranas. El tratamiento se administra en tres fases de quimioterapia (inducción, consolidación y mantenimiento) usando muchos medicamentos. Esto es muy similar al tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda (ALL) de alto riesgo. Para más información, lea la sección sobre tratamiento del documento Leucemia en niños.

Además, se administra quimioterapia intratecal en el líquido cefalorraquídeo para destruir cualquier célula de linfoma que pudiera haber alcanzado el cerebro o la médula espinal. En algunos casos, también se puede administrar la radioterapia al cerebro y la médula espinal.

Tratamiento para el linfoma de Burkitt y el linfoma parecido al de Burkitt

La quimioterapia es la forma principal de tratamiento para estos linfomas. Actualmente se están realizando estudios para determinar si agregar un anticuerpo monoclonal, como el rituximab, a la quimioterapia mejorará la eficacia del tratamiento.

Etapas I y II: el tratamiento de estos linfomas puede incluir cirugía antes de la quimioterapia si el tumor se encuentra en solo un área. Si hay un tumor grande en el abdomen, es importante que se extirpe la mayor parte posible del tumor. Después de esto, se administra quimioterapia.

Para la quimioterapia se usan varios medicamentos diferentes. La duración del tratamiento varía aproximadamente de nueve semanas a seis meses. La mayoría de los oncólogos pediátricos cree que el tratamiento de 9 semanas es adecuado si el tumor se extirpa completamente al principio con cirugía.

Sólo se necesita quimioterapia en el líquido cefalorraquídeo si el linfoma está creciendo alrededor de la cabeza o el cuello.

Etapas III y IV: los niños con linfoma Burkitt avanzado necesitan quimioterapia más intensiva. Debido a que estos linfomas tienden a crecer rápidamente, los ciclos de quimioterapia son cortos, con poco descanso entre cursos de tratamiento.

Por ejemplo, un plan de tratamiento, conocido como el régimen de protocolo francés LMB, alterna entre diferentes combinaciones de medicamentos cada 3 a 4 semanas por un total de 6 a 8 meses. Otros regímenes de tratamiento similares son el protocolo alemán BFM y el régimen St. Jude Total B.

También se tiene que administrar quimioterapia en el líquido cefalorraquídeo.

Tratamiento para el linfoma de células grandes (incluyendo el anaplásico)

La quimioterapia es la forma principal de tratamiento para estos linfomas. Se están realizando estudios para determinar si agregar otros medicamentos de quimioterapia podría mejorar la eficacia del tratamiento.

Etapas I y II: el tratamiento para estos linfomas usualmente consiste en quimioterapia con cuatro o más medicamentos administrados por alrededor de 3 a 6 meses. Para el linfoma difuso de células B grandes, el tratamiento puede incluir cirugía más quimioterapia. El régimen de quimioterapia usual contiene una combinación de cuatro medicamentos: ciclofosfamida, vincristina, prednisona y doxorrubicina o metotrexato (estos se conocen como regímenes CHOP o COMP).

Se administra quimioterapia en el líquido cefalorraquídeo sólo si el linfoma está cerca de la cabeza o el cuello.

Etapas III y IV: los linfomas de células grandes a menudo no afectan la médula ósea o el líquido cefalorraquídeo, pero de hacerlo, estos linfomas requieren un tratamiento más intensivo.

La quimioterapia incluye varios medicamentos administrados durante 9 a 12 meses. Muchos médicos tratan los linfomas avanzados de células B grandes como si fueran linfomas de Burkitt (vea información anterior).

También se administra quimioterapia intratecal en el líquido cefalorraquídeo.

Los estudios clínicos actuales se están enfocando en la duración de la quimioterapia, cuáles medicamentos son importantes en el tratamiento del linfoma de células grandes y si los tipos diferentes de linfoma de células grandes se pueden tratar de forma similar. También se están estudiando medicamentos más recientes que podrían ayudar a tratar el linfoma anaplásico de células grandes, tal como brentuximab vedotin (Adcetris) y crizotinib (Xalkori).

Tratamiento del linfoma recurrente

Por lo general, es mucho más difícil tratar el linfoma si regresa después de la terapia inicial. Cuando es posible, se recomienda más quimioterapia intensiva, usualmente incluyendo un trasplante de células madre. Esto a menudo se hace en un estudio clínico. Los estudios clínicos de formas más nuevas de tratamiento también son una opción.


Fecha de última actualización: 04/16/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/16/2014