Linfoma no Hodgkin en niños

+ -Text Size

Tratamiento contra el Linfoma no Hodgkin en niños TEMAS

Anticuerpos monoclonales para el linfoma no Hodgkin en niños

Los anticuerpos son proteínas que normalmente el sistema inmunológico del cuerpo produce para ayudar a combatir las infecciones. Las versiones artificiales, llamadas anticuerpos monoclonales, pueden ser diseñadas para atacar a un blanco específico, tal como una sustancia en la superficie de las células del linfoma.

Actualmente se están usando varios anticuerpos monoclonales para tratar el linfoma en los adultos. Actualmente, algunos de estos anticuerpos monoclonales también se están estudiando para usarse en niños.

El rituximab (Rituxan) es un anticuerpo que se adhiere a una sustancia llamada CD20 encontrada en la superficie de algunos tipos de células de linfoma, lo cual parece causar la muerte de dichas células. El rituximab se ha estado estudiando para usarse junto con la quimioterapia. Los tratamientos se administran como infusiones intravenosas en el consultorio del médico o clínica. Los efectos secundarios frecuentes por lo general son leves, pero pudieran incluir escalofríos, fiebre, náusea, erupciones en la piel, cansancio y dolores de cabeza durante o después de la infusión. Aun cuando ocurran estos síntomas con la primera infusión de rituximab, resulta inusual que recurran con dosis siguientes. El rituximab también puede aumentar el riesgo de una persona de contraer infecciones.

Otros anticuerpos monoclonales, como el ibritumomab (Zevalin) y el tositumomab (Bexxar) son similares al rituximab, pero con moléculas radioactivas adheridas a ellos. Los anticuerpos administran directamente radiación a las células de linfoma, lo que puede ayudarlos a funcionar mejor. Estos medicamentos son un poco más difíciles de administrar por los médicos debido a la dosis de radiación que conllevan. Algunas veces, se usan para tratar a adultos con ciertos linfomas, pero su utilidad en niños se está comenzando a estudiar.

El brentuximab vedotin (Adcetris) es un anticuerpo anti-CD30 que está adherido a un medicamento de quimioterapia. Algunas células de linfoma tienen la molécula CD30 en la superficie. El anticuerpo actúa como una señal buscadora de blancos, llevando el medicamento de quimioterapia a las células del linfoma para penetrar las células y causar que éstas mueran cuando traten de dividirse en nuevas células. El brentuximab se puede usar para tratar el linfoma anaplásico de células grandes (ALCL) que ha regresado después de otros tratamientos. Hasta el momento se había estado utilizado principalmente en adultos, aunque actualmente su uso también se estudia en niños. Se administra como una infusión en una vena (IV) cada 3 semanas. Los efectos secundarios comunes incluyen daño a los nervios (neuropatía), bajos recuentos sanguíneos, cansancio, fiebre, náusea y vómito, infecciones, diarrea y tos.


Fecha de última actualización: 10/29/2012
Fecha de último cambio o revisión: 02/22/2014