Metástasis en los huesos

+ -Text Size

Topics TEMAS

¿Qué es metástasis?

Puede que a usted lo vea su oncólogo durante y después del tratamiento para saber cuán bien funcionaron sus tratamientos y si será útil administrar tratamiento adicional. Es muy importante que le informe al médico inmediatamente si se presentan síntomas nuevos, para que pueda darse tratamiento a las metástasis nuevas o a los efectos secundarios. Un diagnóstico rápido de alguna metástasis nueva puede significar que el tratamiento funcionará mejor.

Los exámenes de seguimiento también pueden detectar los efectos secundarios del tratamiento a corto y a largo plazo. Las revisiones médicas usualmente incluyen un historial médico y un examen físico y, pueden incluir estudios por imágenes y pruebas de laboratorio. Los médicos cuentan con guías generales para el seguimiento de los cánceres metastásicos, aunque el programa exacto de exámenes y pruebas depende de la clase de cáncer que usted tenga y su situación médica general.

Con frecuencia, el tratamiento puede ayudar a reducir las metástasis en los huesos y aliviar los síntomas, pero por lo general, las metástasis en los huesos son incurables. En cierto momento, el tratamiento dirigido al cáncer podría no ser eficaz para muchas personas. No obstante, existen otros tratamientos que pueden aliviar sus síntomas y hacerle sentir mejor. El objetivo en ese momento es que usted esté tan cómodo como sea posible. Asegúrese de que usted pida y reciba el tratamiento para cualquier síntoma que pudiese tener, tal como dolor o estreñimiento. Este tipo de tratamiento se llama tratamiento paliativo.

El tratamiento paliativo ayuda a aliviar los síntomas, pero no se espera que cure la enfermedad. El propósito principal es mejorar la calidad de vida del paciente. A veces los tratamientos que recibe para controlar sus síntomas son los mismos que los tratamientos que se usan para tratar el cáncer, tales como la radiación para ayudar a aliviar el dolor en los huesos o la quimioterapia para achicar un tumor y evitar que bloquee el intestino o que ejerza presión sobre los nervios. Sin embargo, esto no es lo mismo que recibir tratamiento para tratar de curar el cáncer. Para más información sobre tratamiento paliativo, consulte nuestro documento titulado Cáncer avanzado.

En algún momento, es posible que usted se beneficie del cuidado que se ofrece en las residencias (hospicios). La mayoría de las veces esta atención se proporciona en casa. Es posible que el cáncer esté causando síntomas o problemas que requieran atención, y las residencias de enfermos crónicos terminales se enfocan en su comodidad. Usted debe saber que la atención de hospicio no significa que no pueda recibir tratamiento para los problemas causados por su cáncer u otras condiciones de salud. Simplemente significa que el enfoque de su cuidado consiste en vivir lo más plenamente posible y sentirse tan bien como pueda en esta difícil etapa de su cáncer. Por favor, lea el documento Hospice Care para aprender más sobre esta clase de atención médica.

También recuerde que es importante mantener la esperanza. La esperanza de una cura puede que ahora no sea tan profunda, pero sigue habiendo esperanza que pueda pasar momentos buenos con sus familiares y amigos, momentos que pueden estar llenos de felicidad y significado. En cierta manera, una interrupción de su tratamiento contra el cáncer en este momento le brinda la oportunidad para renfocarse en las cosas más importantes de su vida. Éste es el momento de hacer cosas que usted siempre deseó hacer y dejar de hacer aquéllas que ya no desea.

Otros factores a considerar

Durante y después del tratamiento es posible que usted pueda acelerar su recuperación y mejorar su calidad de vida si participa más activamente en su atención médica. Entérese de las ventajas y las desventajas de cada una de sus opciones de tratamiento. Haga preguntas si hay algo que no entiende. Entérese cuáles son los efectos secundarios del tratamiento y manténgase alerta a ellos. Reporte inmediatamente estos efectos a su equipo de atención del cáncer a fin de que tomen las medidas necesarias para aliviarlos o eliminarlos.

Recuerde que su cuerpo es tan único como su personalidad y sus huellas dactilares. Puede ser que usted tenga fortalezas especiales tales como un récord de alimentación y de actividad física excelente, una fuerte red de apoyo familiar o amistades íntimas. Para algunas personas, la oración, la meditación y otras prácticas pueden ayudar a sobrellevar los altibajos. También hay profesionales en servicios sociales, de salud mental y pastorales que pueden ayudarle a sobrellevar su enfermedad.

Si está recibiendo tratamiento para el cáncer, esté consciente de la batalla que se está librando en su cuerpo. Los tratamientos con radiación y quimioterapia aumentan el cansancio causado por la enfermedad en sí. Descanse tanto como necesite para que se sienta mejor a medida que pasa el tiempo. Pregúntele al equipo de profesionales que le atiende si su cáncer o su tratamiento podrían limitarle su programa de ejercicios u otras actividades. De no ser así, averigüe qué tipo de ejercicio le sería más beneficioso.

El cáncer y su tratamiento representan un desafío grande en la vida que le afecta tanto a usted como a todas las personas que se preocupan por usted. Antes de llegar al punto en que se sienta abrumado, considere asistir a una reunión de un grupo de apoyo local. Hay muchos grupos que proveen apoyo emocional, amistad y comprensión. Su equipo de atención médica puede sugerirle otras organizaciones que pudieran ayudarle. Si necesita asistencia individual o que le refieran a un profesional de salud mental, comuníquese con el departamento de servicios sociales de su hospital o llámenos al 1-800-227-2345 para ayudarle a encontrar consejeros o para obtener otros servicios.


Fecha de última actualización: 06/08/2012
Fecha de último cambio o revisión: 06/08/2012