Metástasis en los huesos

+ -Text Size

SignsSymptoms TEMAS

Señales y síntomas de metástasis en los huesos

Muchos de los síntomas presentados anteriormente también pueden ser causados por otra dolencia que no sea la propagación del cáncer a los huesos. Aun así, es muy importante que usted informe a sus médicos y enfermeras sobre cualquier síntoma nuevo que presente. El encontrar y tratar temprano las metástasis en los huesos puede ayudar a prevenir problemas posteriores.

Dolor

El dolor en los huesos es a menudo el primer síntoma de que el cáncer se ha propagado a los huesos. Al principio, el dolor puede ser constante o intermitente, y tiende a empeorar en la noche y aliviarse con el movimiento. Más adelante, se vuelve constante y puede empeorar con la actividad.

Es importante que le comunique de inmediato a su médico si tiene un nuevo dolor que pudiera provenir de un hueso. El hueso también podría estar tan debilitado que se podría romper. Esto por lo general puede prevenirse si la metástasis en los huesos se detecta temprano. Tenga en cuenta que otras enfermedades como las infecciones de los huesos, la artritis o simplemente la actividad intensa también pueden causar dolor en los huesos.

Fracturas

Los huesos debilitados a causa de cáncer metastásico se pueden romper o fracturar. La fractura puede ocurrir con una caída o lesión, aunque un hueso débil también se puede fracturar durante las actividades diarias. Estas fracturas a menudo causan dolor severo y repentino. El dolor puede limitar su movilidad.

Las fracturas ocurren con mayor frecuencia en los huesos largos de los brazos y las piernas, así como en los de la columna vertebral. A menudo, el dolor repentino en el medio de la espalda, por ejemplo, es un síntoma común de que un hueso en la columna vertebral se está fracturando y colapsando debido al cáncer.

Compresión de la médula espinal

El crecimiento del cáncer en los huesos de la columna vertebral puede hacer presión sobre la médula espinal. A esto se le llama compresión de la médula espinal y es muy grave. La médula espinal tiene nervios que le permiten moverse y sentir lo que le ocurre a su cuerpo. Algunos de estos nervios también controlan otras funciones, como el control de la vejiga y los intestinos.

Uno de los síntomas más tempranos de la compresión de la médula espinal consiste en dolor en la espalda o el cuello. La presión sobre la médula espinal puede causar daño a los nervios de la médula espinal, lo que ocasiona síntomas como entumecimiento y debilidad en el área del cuerpo debajo del tumor.

Si una compresión de la médula espinal no se trata inmediatamente, la persona puede quedar paralítica. Con más frecuencia, esto afecta a las piernas (de modo que la persona no puede caminar), pero si el tumor está presionando la médula espinal en el cuello, se afectan tanto los brazos como las piernas.

Algunas veces, el primer síntoma de presión en la médula espinal que usted puede experimentar es dificultad para orinar porque los nervios de la médula espinal controlan la vejiga. También puede que padezca más estreñimiento (porque los nervios de la médula espinal ayudan al movimiento de las heces fecales).

Niveles altos de calcio en la sangre

Cuando el cáncer se propaga a los huesos, se puede liberar calcio de los huesos hacia el torrente sanguíneo. Esto puede causar altos niveles de calcio en la sangre (hipercalcemia), ocasionando problemas como estreñimiento, náuseas, pérdida de apetito y sed extrema. Los altos niveles de calcio también causan que usted orine mucho, lo que ocasiona deshidratación. Además, puede hacer que sienta cansancio y debilidad. Puede que sienta sueño o incluso confusión. Si la hipercalcemia no se trata, usted puede incluso entrar en estado de coma.

Referencias

Chow E, Finkelstein JA, Sahgal A, Coleman RE. Metastatic cancer to the bone. In: DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles & Practice of Oncology. 9th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2011: 2192-2204.

Coleman RE, Holen I. Bone metastasis. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff’s Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier; 2014: 739-763.


Fecha de última actualización: 05/02/2016
Fecha de último cambio o revisión: 06/15/2016