Mieloma múltiple

+ -Text Size

Tratamiento contra el Mieloma múltiple TEMAS

Opciones de tratamiento para el mieloma múltiple

Plasmacitomas solitarios

Los plasmacitomas solitarios se tratan frecuentemente con radioterapia. Si el tumor de células plasmáticas no se encuentra en un hueso, se puede remover mediante cirugía. La quimioterapia sólo se usa si se desarrolla mieloma múltiple.

Mieloma en etapa temprana

El mieloma en etapa temprana incluye al mieloma quiescente y la enfermedad en etapa I. Los pacientes con mieloma en etapa temprana pueden estar bien por años sin necesidad de tratamiento. Para muchos pacientes, comenzar el tratamiento más temprano no parece ayudar a los pacientes a vivir más tiempo. A menudo, a estos pacientes se les observa cuidadosamente sin necesidad de comenzar quimioterapia u otros tratamientos para mieloma. Pueden comenzar a recibir bifosfonatos si presentan enfermedad ósea.

Basándose en cuán anormales se ven las células plasmáticas en un microscopio y los niveles de inmunoglobulinas, algunos pacientes con mieloma en etapa temprana presentan un alto riesgo de padecer mieloma activo y necesitan tratamiento. En un estudio, el tratamiento de pacientes con lenalidomida (Revlimid) y dexametasona antes de que desarrollaran síntomas o problemas les ayudó a vivir por más tiempo.

Mieloma activo (sintomático)

A los pacientes cuyos mielomas están en etapa II o más o que tienen amiloidosis de cadenas ligeras a menudo se les administra terapia con medicamentos. Los medicamentos seleccionados dependen de la salud del paciente (incluyendo la función renal) y si se ha planeado o no un trasplante. (Estos medicamentos se discutieron detalladamente en la sección “Quimioterapia y otros medicamentos para el mieloma múltiple”).

Con frecuencia, se usa una combinación que contenga bortezomib (Velcade), talidomida, o lenalidomida, y dexametasona. Las combinaciones que contienen bortezomib son especialmente beneficiosas para pacientes con problemas renales y aquellos cuyas células del mieloma contienen alto riesgo de ciertas anomalías cromosómicas.

Se pueden considerar otras combinaciones, incluyendo vincristina, doxorrubicina (Adriamicina) y dexametasona (VAD). Si no se espera que el paciente se someta a un trasplante, se puede usar quimioterapia con melfalán y prednisona (MP), y puede ser combinada con talidomida.

A menudo se comienza el tratamiento con bifosfonatos junto con quimioterapia. Se puede usar radioterapia, si las áreas de los huesos dañados continúan causando síntomas.

Los pacientes con mieloma múltiple también reciben tratamientos de apoyo, tales como transfusiones para tratar los bajos recuentos sanguíneos, antibióticos, y algunas veces inmunoglobulina intravenosa para combatir infecciones.

Tal vez un trasplante de célula madre sea parte del tratamiento. Las opciones para el trasplante de células madre se discuten en la sección “Trasplante de células madre para mieloma múltiple”.

A algunos pacientes se les administra ciclos adicionales de tratamiento después del trasplante. A esto se le llama tratamiento de consolidación y aumenta la probabilidad de una respuesta completa (donde los signos y los síntomas de la enfermedad desaparecen).

Algunos pacientes (incluso algunos que no se sometieron a un trasplante de células madre) tal vez reciban tratamiento a largo plazo con talidomida, lenalidomida o bortezomib, lo que se conoce como terapia de mantenimiento. Esta terapia ayuda a retrasar el regreso del mieloma, pero puede causar efectos secundarios graves.

Existen muchas combinaciones de medicamentos que pueden ser útiles en el tratamiento contra el mieloma. Se pueden tratar otros medicamentos, si uno deja de surtir efecto (o el mieloma regresa).


Fecha de última actualización: 07/31/2014
Fecha de último cambio o revisión: 07/31/2014