Mieloma múltiple

+ -Text Size

Tratamiento contra el Mieloma múltiple TEMAS

Trasplante de células madre para el mieloma múltiple

El trasplante de células madre se ha convertido en un tratamiento convencional para los pacientes de mieloma más jóvenes que están en buen estado de salud. Muchos centros también están usando este tratamiento para pacientes de edad avanzada. Varios estudios han mostrado que este tratamiento aumenta la supervivencia en comparación con la quimioterapia (quimio) convencional.

El primer paso es tratar el mieloma para reducir la cantidad de cáncer en el cuerpo de un paciente. Se pueden utilizar muchas combinaciones diferentes de medicamentos (consulte la sección “Quimioterapia y otros medicamentos para el mieloma múltiple”).

Hay dos tipos de trasplantes de células madre (SCT): autotrasplante y alotrasplante.

Autotrasplante de células madre (trasplante autólogo)

En este tipo de trasplante se utilizan las células madre productoras de sangre del propio paciente. Estos trasplantes son bastante seguros y tienen un bajo riesgo de complicaciones graves. Para obtener las células madre del paciente, a menudo se administran el medicamento ciclofosfamida y un medicamento estimulante de glóbulos blancos. Luego, las células madre productoras de sangre son removidas de la sangre del paciente mediante un proceso llamado leucoféresis. En este proceso, se extrae la sangre del paciente o del donante, las células madre son separadas por una máquina, y luego se regresa la sangre la paciente. En algunos pacientes, las células madre provienen de su propia médula ósea.

Las células madre extraídas se preservan por medio de congelación mientras el paciente recibe altas dosis de quimioterapia. Esta quimioterapia destruye casi todas las células en la médula ósea del paciente. Esto incluye a las células madre productoras de sangre y a las células plasma. Después de la quimioterapia, las células madre congeladas se le devuelven al paciente. Las células madre se administran a través de las venas como si se tratase de una transfusión sanguínea. Estas células viajan a la médula ósea y comienzan a crecer y a producir nuevas células sanguíneas.

La quimioterapia puede causar muchos problemas. Muchos pacientes presentan fiebres altas debido a infecciones, lo que se trata con antibióticos por vena. Otro problema común son las llagas en la boca que pueden causar mucho dolor. Se puede administrar morfina para reducir el dolor. La quimioterapia también destruye células en los intestinos, lo que causa retortijones y diarrea. A menudo se necesitan transfusiones de glóbulos rojos y plaquetas hasta que la médula ósea pueda volver a producir suficientes de estas células.

Debido a que este tipo de trasplante es bastante seguro con un bajo riesgo de complicaciones graves, se puede utilizar en pacientes de edad avanzada. Desafortunadamente, las altas dosis de quimioterapia no destruyen todas las células del mieloma, de modo que el mieloma regresa con el pasar del tiempo. Algunos pacientes no tienen mieloma por bastante tiempo, pero en realidad no están curados.

Algunos médicos recomiendan que los pacientes con mieloma múltiple se sometan a dos autotrasplantes, distanciados por seis a 12 meses. A este método se le llama trasplante tandem. Los estudios muestran que esto puede ayudar a los pacientes a vivir más tiempo que cuando se hace un solo trasplante. La desventaja, por supuesto, consiste en que causa más efectos secundarios.

En el tratamiento del mieloma, los autotrasplantes son más eficaces que la quimioterapia tradicional, y ayudan a los pacientes a vivir por más tiempo. Los autotrasplantes son una parte convencional del tratamiento del mieloma.

Alotrasplante de células madre (trasplante alogénico)

Este tipo de trasplante presenta más riesgos que los autotrasplantes. Por lo tanto, se utilizan con mucha menos frecuencia para tratar el mieloma múltiple. Para este tipo de trasplante, las células madre provienen de otra persona. El donante es normalmente un familiar cercano (como un hermano o una hermana). Con menos frecuencia, se usa un donante no relacionado, cuyo tipo de tejido es muy parecido al tipo de tejido del paciente Los alotrasplantes presentan un riesgo más elevado en comparación con los autotrasplantes, pero pueden combatir mejor el cáncer. Esto se debe a que las células trasplantadas (del donante) pueden, en realidad, ayudar a destruir las células del mieloma. A esto se le llama efecto de injerto contra tumor.

Un paciente tiene que ser bastante joven y saludable para poder resistir los efectos secundarios de esta clase de trasplante (la mayoría de los pacientes de mieloma son de edad avanzada). El trasplante también requiere de un donante que sea compatible con el paciente. Estos factores tienden a limitar el uso de este tipo de trasplante en el mieloma.

Trasplante de células madre no mieloablativo: éste es un tipo de alotrasplante, en el que se usan bajas dosis de ciertas clases de quimioterapia. La quimioterapia no elimina completamente la médula ósea, pero el efecto es suficiente para permitir que las células madre trasplantadas tomen control. Luego, se espera que las nuevas células destruyan las células del mieloma (efecto de injerto contra tumor). Debido a que se utilizan dosis de quimioterapia más bajas, algunas veces a este tipo de trasplante se le llama mini-trasplante. Al administrar quimioterapia a bajas dosis, se puede realizar este tipo de trasplante en pacientes de una edad más avanzada.


Fecha de última actualización: 02/25/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/04/2014