Cáncer de ovario

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Se puede prevenir el cáncer de ovario?

La mayoría de las mujeres tienen uno o más factores de riesgo de cáncer de ovario. Sin embargo, la mayoría de los factores comunes aumentan el riesgo de la mujer sólo ligeramente, de manera que explican sólo en parte la frecuencia con que se presenta esta enfermedad. Hasta ahora, lo que se conoce sobre los factores de riesgo no se ha traducido en formas prácticas de prevenir la mayoría de los casos de cáncer de ovario.

Usted puede reducir el riesgo de padecer cáncer epitelial de los ovarios de varias maneras. Se sabe mucho menos acerca de las maneras para reducir el riesgo de padecer tumores estromales y de células germinales de los ovarios. El resto de esta sección se refiere únicamente al cáncer epitelial de ovario. Es importante darse cuenta que algunas de estas estrategias reducen el riesgo sólo ligeramente, mientras que otras lo reducen mucho más. Algunas estrategias son fáciles se seguir, mientras que otras requieren cirugía. Si está preocupada por su riesgo de cáncer de ovario, se le aconseja hablar sobre esta información con los profesionales de la salud que le atienden, ya que ellos le pueden ayudar a considerar estas ideas a medida que apliquen a su propia situación.

Anticonceptivos orales

Usar anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas) reduce el riesgo de padecer cáncer de ovario, especialmente en mujeres que los usan por varios años. En comparación con mujeres que nunca tomaron anticonceptivos orales, las que sí los tomaron por más de 5 años o más tienen aproximadamente 50% menos riesgo de padecer cáncer de ovario. Aun así, las píldoras anticonceptivas conllevan algunos riesgos y efectos secundarios graves. Las mujeres que consideran tomar estos medicamentos por alguna razón deben hablar con sus médicos sobre los posibles riesgos y beneficios de los mismos.

Cirugía ginecológica

Aunque la ligadura tubárica y la histerectomía pueden reducir la probabilidad de padecer cáncer de ovario, los expertos concuerdan que estas operaciones se deben hacer sólo en caso de razones médicas válidas y no por sus efectos en el riesgo de cáncer de ovario.

Si usted se va a someter a una histerectomía por una razón médica válida y tiene un antecedente familiar contundente de cáncer de ovario o de seno, es posible que usted quiera considerar la extirpación de ambos ovarios y las trompas de Falopio (ooforectomía bilateral) como parte de ese procedimiento.

Aun cuando usted no tenga un riesgo aumentado de cáncer de ovario, algunos médicos recomiendan que se extirpen los ovarios y el útero si la mujer ya comenzó la menopausia o está próxima a comenzarla. Si usted tiene más de 40 años y se va a someter a una histerectomía, debe consultar con su médico sobre los riesgos y beneficios potenciales de la extirpación de sus ovarios.

Estrategias de prevención para mujeres que tienen antecedentes familiares de cáncer de ovario o mutación BRCA

Si su antecedente familiar sugiere que usted (o un familiar cercano) podría tener un síndrome asociado con un alto riesgo de cáncer de ovario, puede que quiera considerar la asesoría y las pruebas genética. Durante la asesoría genética (por un asesor en genética o un profesional de la salud con capacitación en la evaluación del riesgo genético), se revisa su historial clínico y familiar. Esto puede ayudar a predecir si es probable que usted tenga una de las mutaciones genéticas que está asociada con un mayor riesgo de cáncer de ovario.

El asesor también le orientará sobre los beneficios y las desventajas potenciales de las pruebas genéticas. Las pruebas genéticas pueden ayudar a determinar si usted o sus familiares tienen ciertas mutaciones genéticas que causan un alto riesgo de cáncer de ovario. Aun así, los resultados no siempre son claros, y un asesor genético puede ayudarle a entender lo que los resultados significan para usted.

Para algunas mujeres con fuertes antecedentes familiares de cáncer de ovario, saber que no tienen la mutación que aumenta su riesgo de esta enfermedad puede ser un gran alivio, tanto para ellas como para sus hijos. El hecho de saber que sí se tiene esa mutación puede ser estresante, sin embargo, para muchas mujeres esta información es muy útil para tomar decisiones importantes sobre ciertas estrategias preventivas para sí mismas y sus hijos. Para más información sobre pruebas genéticas, lea nuestro documento, Genetic Testing: What You Need to Know.

Usar anticonceptivos orales es una forma en la que muchas mujeres pueden reducir el riesgo de padecer cáncer de ovario. Además los anticonceptivos orales parecen reducir este riesgo de las mujeres con mutaciones BRCA1 y BRCA2. Sin embargo, los anticonceptivos orales pueden aumentar el riesgo de cáncer de seno en mujeres que no tienen estas mutaciones. Este riesgo aumentado continúa por un tiempo después de suspender las píldoras. Los estudios que han analizado este asunto en mujeres con mutaciones BRCA no han concordado sobre qué efectos tienen las pastillas anticonceptivas en el riesgo de cáncer de seno. Algunos estudios han demostrado que existe un mayor riesgo de cáncer de seno, mientras otros no. La investigación continúa para conocer más sobre los riesgos y los beneficios que tomar anticonceptivos orales representa para las mujeres que tienen alto riesgo de padecer cáncer de ovario y de seno.

No está claro si la ligadura tubárica es eficaz en reducir el riesgo de cáncer de ovario en las mujeres que tienen mutaciones BRCA1 o BRCA2 Los estudios que han analizado este asunto no han concordado. Los investigadores concuerdan en que la extirpación de ambos ovarios y las trompas de Falopio (salpingo-ooforectomía) ayuda a proteger a las mujeres con mutaciones BRCA1 o BRCA2 contra el cáncer de ovario (y de trompa de Falopio).

Algunas veces una mujer se somete a esta cirugía para reducir su riesgo de cáncer de ovario antes de que incluso se sospeche de cáncer. Si los ovarios son extirpados para prevenir el cáncer de ovario, la cirugía se llama reducción de riesgo o profiláctica. Por lo general, la salpingo-ooforectomía se recomienda sólo en mujeres con un riesgo muy alto después de haber terminado de tener hijos. Esta operación reduce el riesgo de cáncer de ovario en gran manera, pero no lo elimina por completo. Esto se debe a que algunas mujeres con un alto riesgo de este cáncer tuvieron un cáncer al momento de la cirugía. Estos cánceres de ovario pueden ser tan pequeños que sólo se pueden encontrar cuando se observan los ovarios y las trompas de Falopio con un microscopio (después de haber sido extirpados). Además, las mujeres con las mutaciones genéticas BRCA1 o BRCA2 tienen un riesgo aumentado de carcinoma peritoneal primario. Aunque el riesgo es bajo, este cáncer aún se puede presentar después de extirpar los ovarios y las trompas de Falopio.

El riesgo de cáncer de trompa de Falopio también es aumentado en las mujeres con mutaciones en BRCA1 o BRCA2. Algunas veces los cánceres de trompa de Falopio en etapas tempranas se encuentran inadvertidamente cuando se extraen las trompas de Falopio como parte de una cirugía de reducción de riesgo. De hecho, algunos cánceres que se pensaban eran de ovario o cánceres peritoneales primarios pudieron en realidad haber comenzado en las trompas de Falopio. Por esta razón, los expertos recomiendan que a las mujeres con alto riesgo de cáncer de ovario, a quienes se les hayan extirpado los ovarios, también se les extirpen por completo las trompas de Falopio (salpingo-ooforectomía).

La investigación ha mostrado que las mujeres premenopáusicas con mutaciones del gen BRCA y a quienes se les extirparon los ovarios reducen el riesgo de cáncer de seno, así como el riesgo de cáncer de ovario. El riesgo de cáncer de ovario se redujo de 85% a 95%, y el riesgo de cáncer de seno disminuyó 50% o más.

Otra opción para las mujeres que no desean la extirpación de sus ovarios porque no quieren perder la función ovárica (y pasar temprano por la menopausia) consiste en extirpar solamente las trompas de Falopio (una salpingectomía). Pueden optar por la extirpación de sus ovarios posteriormente. Esto no se ha estudiado tanto como la extirpación de ambos ovarios y las trompas de Falopio al mismo tiempo. Por lo tanto no está claro cuándo afectará esto al riesgo de cáncer. No obstante, está claro que para tener el mejor efecto en el riesgo de cáncer de seno, es necesario extraer los ovarios para cuando la mujer cumpla 35 años.

Algunas mujeres que presentan un alto riesgo de cáncer de ovario debido a mutaciones genéticas BRCA creen que la extirpación de sus ovarios y trompas de Falopio no es una medida adecuada para ellas. A menudo, los médicos recomiendan que esas mujeres se realicen pruebas de detección para tratar de encontrar temprano el cáncer de ovario. Estas pruebas se presentan en la próxima sección.


Fecha de última actualización: 09/09/2014
Fecha de último cambio o revisión: 11/17/2014