Virus del Papiloma Humano (VPH), cáncer y la vacuna contra el VPH – Preguntas frecuentes

+ -Text Size

TEMAS

Siguiente tema

¿Qué es el VPH?

Virus del papiloma humano (VPH)

Virus del Papiloma Humano (VPH), cáncer y la vacuna contra el VPH – Preguntas frecuentes

A continuación se presenta información general sobre el virus del papiloma humano (VPH o HPV, por sus siglas en inglés) y las vacunas contra este virus.

¿Qué son los virus?

Los virus son organismos muy pequeños (la mayoría incluso no se puede ver con un microscopio común) que no se pueden reproducir por sí solos. Éstos tienen que entrar en una célula viviente, la cual se convierte en la célula anfitriona, y "secuestrar" el mecanismo celular para producir más virus.

Los virus pueden entrar al cuerpo a través de las membranas mucosas, tal como la nariz, la boca y los revestimientos de los ojos o de los genitales. Además, pueden entrar a través de aberturas en la piel. Una vez dentro del organismo, los virus encuentran el tipo específico de célula anfitriona para originar una infección. Por ejemplo, los virus de los resfriados y de la gripe encuentran e invaden las células que cubren el tracto respiratorio (nariz, senos nasales, vías respiratorias y pulmones). Asimismo, el virus de inmunodeficiencia humana (VIH, o HIV, por sus siglas en inglés) infecta las células T y los macrófagos del sistema inmunitario. El VPH infecta las células epiteliales escamosas en el organismo (células planas que recubren la superficie de la piel y las membranas mucosas).

¿Qué es el VPH?

Las siglas VPH significan virus del papiloma humano. Los VPH son un grupo de más de 100 virus relacionados. A cada variedad de VPH en el grupo se le asigna un número, lo que es llamado tipo de VPH. Los VPH son llamados virus del papiloma debido a que algunos tipos de VPH causan verrugas o papilomas, los cuales son tumores no cancerosos. Los virus del papiloma son atraídos a las células epiteliales escamosas y sólo pueden vivir en estas células del cuerpo. Las células epiteliales escamosas son células planas y delgadas que se encuentran en la superficie de la piel, el cuello uterino, la vagina, el ano, la vulva, la cabeza del pene, la boca y la garganta. Los tipos del VPH no crecen en otras partes del cuerpo.

De las más de 100 variedades de VPH, alrededor de 60 tipos causan verrugas en la piel no genital, como en las manos y en los pies. Éstas son las verrugas comunes.

Los otros 40 tipos son VPH mucosales. El término "mucosal" se refiere a las membranas mucosas del cuerpo o las capas húmedas con aspecto de piel que cubren los órganos y las cavidades del cuerpo que están expuestas al exterior. Por ejemplo, la vagina y el ano tienen una capa húmeda con aspecto de piel. Los tipos de VPH mucosales también son llamados VPH tipo genital (o anogenital), ya que típicamente afectan el área anal y genital. Los VPH mucosales prefieren las células escamosas húmedas que se encuentran en esta área. No crecen en la piel de las manos ni de los pies.

Tipos de VPH de bajo riesgo

Algunos tipos de VPH genitales pueden causar verrugas en forma de coliflor en o alrededor de los genitales y el ano tanto en hombres como en mujeres. En las mujeres, las verrugas también pueden aparecer en el cuello uterino y la vagina. Este tipo de "verruga genital" es conocida como condiloma acuminado y es causado con más frecuencia por el VPH-6 o el VPH-11. Debido a que estas verrugas genitales rara vez se convierten en cáncer, los virus VPH-6 y el VPH-11 son llamados "virus de bajo riesgo". Estos tipos de VPH de bajo riesgo también pueden causar cambios de bajo grado en las células del cuello uterino que no se transforman en cáncer.

Tipos de VPH de alto riesgo

Otros tipos de VPH genitales han sido asociados con los cánceres del área genital o anal tanto en hombres como en mujeres. Estos tipos son llamados de "alto riesgo" debido a que pueden causar cáncer. Además, causan cambios de bajo grado y de alto grado en las células del cuello uterino, así como precánceres. Los médicos se preocupan más por los cambios de alto grado y los precánceres, ya que éstos tienden a transformarse en cánceres. Los tipos de VPH de alto riesgo comunes incluyen:

  • VPH-16
  • VPH-18
  • VPH-31
  • VPH-35
  • VPH-39
  • VPH-45
  • VPH-51
  • VPH-52
  • VPH-58

En resumen, los tipos de VPH de bajo riesgo pueden causar verrugas genitales y cambios de bajo grado en las células del cuello uterino. Por otro lado, los tipos de VPH de alto riesgo pueden causar cambios de bajo y alto grado, precáncer y cáncer en las células del cuello uterino.

A continuación presentamos un diagrama que muestra los diferentes grupos de VPH y los problemas que cada grupo puede causar.

¿Cómo se contrae el VPH?

El VPH genital se transmite principalmente mediante el contacto directo con el área genital durante el sexo vaginal, oral o anal. No se propaga a través de la sangre o fluidos corporales. El VPH se transmite de una persona a otra durante el contacto con la piel.

Las infecciones son muy comunes poco tiempo después de que una mujer comience a ser sexualmente activa. Un estudio reportó que más del 50% de las mujeres en edad universitaria habían adquirido una infección con el VPH dentro de los cuatro años de haber tenido su primera relación sexual.

La transmisión mediante contacto genital sin penetración (sin coito) no es común, pero se han reportado infecciones en mujeres que nunca han tenido actividad sexual. Por otro lado, la transmisión de algunos tipos de VPH genitales es posible y se ha reportado mediante el contacto oral-genital y al tocar los genitales con las manos. La transmisión del virus de una madre a un bebé durante el parto es poco común. Cuando ocurre, puede causar verrugas en la garganta de los bebés referidas como papilomatosis respiratorias.

¿Qué tan común es el VHP? ¿Quién lo contrae?

El VPH genital es un virus muy común. Algunos médicos creen que este virus es casi tan común como el virus del resfriado. En los Estados Unidos, más de seis millones de personas (hombres y mujeres) contraen una infección con el VPH cada año. Casi la mitad de las infecciones se presentan en personas entre 15 y 25 años de edad. Alrededor de la mitad a tres cuartas partes de las personas que tuvieron sexo alguna vez contraerán VPH en algún momento de sus vidas.

¿Cuáles son los síntomas del VPH?

El VPH genital usualmente no presenta síntomas, a menos que sea un tipo que causa verrugas genitales. Las verrugas genitales pueden presentarse dentro de varias semanas o meses después del contacto con una pareja que tiene el VPH. Resulta menos común que las verrugas genitales se presenten años después de la exposición al virus.

La mayoría de las personas nunca sabrá que tienen VPH, ya que no presentan síntomas y el sistema inmunitario del cuerpo hace que el virus se vuelva inactivo. En alrededor del 90% de los casos, el sistema inmunitario del cuerpo combate la infección con el VPH dentro de dos años. Esto es cierto tanto para el tipo de alto riesgo, como para el de bajo riesgo del VPH. Un pequeño número de personas con el VPH continuará con el virus por una cantidad de tiempo mayor. Estas personas pueden desarrollar cambios celulares que con el transcurso de muchos años pueden originar cáncer de tipo cervical (cuello uterino), así como de tipo genital o anal, entre otros.

¿Cómo se relaciona el VPH con el cáncer de cuello uterino?

Casi todos los cánceres del cuello uterino (más del 99%) están relacionados con el VPH. De éstos, alrededor del 70% son causados ya sea por el VPH-16 o el VPH-18. Alrededor de 500,000 casos de cambios celulares precancerosos en el cuello uterino, la vagina y la vulva son diagnosticados cada año en los Estados Unidos, y más de la mitad están asociados con los VPH 16 y 18. Los cambios de bajo grado en las células del cuello uterino son causados por una gama de tipos de VPH, incluyendo los tipos 16, 18, 6 u 11. Con más frecuencia, los cambios de bajo grado desaparecen sin tratamiento, pero si crecen hasta convertirse en verrugas los médicos pueden extirparlas. Sin embargo, los cambios de bajo grado pueden ser causados por tipos de VPH de alto riesgo (así como por los de bajo riesgo). Los médicos que encuentran cambios de bajo grado a menudo realizan más pruebas.

Casi todos los cánceres del cuello uterino están asociados con el VPH, aunque la mayoría de las infecciones genitales con el VPH no causan cáncer del cuello uterino. En las investigaciones, la mayoría de las personas que dieron resultado positivo a la prueba del VPH ADN genital darán resultado negativo en una prueba futura, a menudo dentro de seis a doce meses. Los científicos aún no están seguros si esto significa que el sistema inmunitario de una persona ha destruido todo el VPH o si sólo ha suprimido la infección a un nivel extremadamente bajo (demasiado bajo como para ser detectado mediante pruebas). Si incluso unas pocas células del cuello uterino aún tienen el VPH, es posible que el virus pueda comenzar a tornarse activo nuevamente si su sistema inmunitario se debilita mucho.

Los cambios en las células del cuello uterino pueden ocurrir repentinamente muchos años después de la exposición al VPH. Estos cambios puede que sean de bajo grado o de alto grado. Este retraso podría ayudar a explicar cómo una mujer podría presentar estos cambios después de muchos años de pruebas normales de Papanicolaou y sin una nueva pareja sexual.

Si estas células permanecen infectadas con el VPH, el virus puede causar que las células del cuello uterino cambien y se vuelvan precancerosas. A los verdaderos cambios celulares precancerosos se les llama SIL (lesiones intraepiteliales escamosas) de alto grado, algunas veces abreviado como HSIL. Otro término para HSIL es CIN 2 y CIN 3. Las siglas en inglés "CIN" significan neoplasia intraepitelial cervical.

Las células precancerosas no son cáncer. Algunos cambios precancerosos pueden retornar a la normalidad por sí solos. Sin embargo, la mayoría de los casos de CIN 3 que no son detectados y tratados tienden a progresar hasta convertirse en cáncer de cuello uterino en el transcurso de diez años aproximadamente. Aun así, muy pocas infecciones por el VPH pueden originar cáncer de cuello uterino. Mediante las pruebas periódicas de Papanicolaou, es posible detectar las células precancerosas antes de que tengan la oportunidad de crecer hasta convertirse en cáncer.

Para más información sobre el cáncer de cuello uterino (cáncer cervical), consulte el documento Cáncer de cuello uterino.

¿Qué ocurre con otros cánceres y el VPH?

Alrededor de ocho de cada diez casos de cáncer anal de células escamosas son causados por el VPH-16 o VPH-18, los mismos tipos de VPH genital que causan el cáncer de cuello uterino. Un poco menos de la mitad de los cánceres de la vulva están asociados con el VPH. Algunos otros cánceres genitales (cánceres del pene, la vagina, vulva y la uretra) y algunos cánceres de la cabeza y el cuello (principalmente de la lengua y las amígdalas) pueden estar asociados a los tipos de VPH de alto riesgo. Además, muchas de las personas con cáncer de piel y cuyos sistemas inmunitarios están debilitados, son portadoras del VPH.

¿Qué ocurre con otras enfermedades asociadas con el VPH?

Más de 500,000 casos nuevos de verrugas en la región anal y genital se diagnostican cada año en los Estados Unidos. Alrededor de nueve de cada diez de estos casos son debido al HPV-6 y HPV-11.

La papilomatosis respiratoria infantil ocurre en alrededor de 1 de cada 200,000 bebés y niños. Puede que esto desarrolle problemas respiratorios o progrese a cáncer de laringe, lo cual ocurre muy rara vez. Esto está más frecuentemente asociado con los tipos 6 y 11 del VPH.

¿Padecen los hombres los tipos de cáncer asociados con el VPH?

El VPH es probablemente tan común en los hombres como en las mujeres. Sin embargo, el VPH no es diagnosticado tan fácilmente en los hombres como en las mujeres. El VPH genital lo contraen principalmente los hombres a través del sexo vaginal y anal (de la misma manera que las mujeres). Algunos tipos de VPH han estado asociados con el cáncer del pene y del ano en los hombres. El cáncer de pene es poco común, pero actualmente el cáncer anal es casi tan común en los hombres y en las mujeres que tienen sexo anal como lo era el cáncer del cuello uterino en las mujeres antes de que se pusiera en práctica la prueba de Papanicolaou. Aunque el sexo anal aumenta en gran manera el riesgo de una persona de cáncer anal, el sexo anal no es la única manera de contraer VPH anal o de desarrollar cáncer anal.

Al igual que las mujeres, los hombres no presentan síntomas del VPH a menos que sea el tipo que causa las verrugas genitales. En los hombres, las verrugas genitales pueden aparecer alrededor del ano o en el pene, el escroto, la ingle o los muslos.

No existe una prueba aprobada para detectar el VPH en los hombres. No obstante, las verrugas genitales pueden ser detectadas y tratadas. Contrario a las mujeres que cuentan con la prueba de Papanicolaou, no existen pruebas aprobadas para detectar temprano los cánceres asociados con el VPH en los hombres. Algunos médicos utilizan pruebas de Papanicolaou anales para detectar y tratar cambios precancerosos del ano en hombres homosexuales, bisexuales y seropositivos (infectados con el VIH). Debido a que la prueba anal está en las etapas iniciales de desarrollo y uso, su efecto en los índices de cáncer anal no estará disponible sino hasta que pasen muchos años.

Para más información sobre las enfermedades de transmisión sexual en los hombres, póngase en contacto con la American Social Health Organization (ASHA) en www.ashastd.org. Usted puede obtener información sobre la salud sexual en adolescentes en www.iwannaknow.org para información en inglés, o www.quierosaber.org para información en español.

¿Se puede tratar el VPH?

No. Los tratamientos no pueden curar el VPH. Sin embargo, la mayoría de las infecciones con el VPH desaparecen con la ayuda del sistema inmunitario del cuerpo. Alrededor del 70% de las infecciones por VPH parecen desaparecer dentro de un año y 90% dentro de dos años. El VPH en sí no puede ser tratado, pero los cambios celulares que surgen de una infección con VPH pueden ser tratados. Por ejemplo, las verrugas genitales pueden ser tratadas. Los cambios celulares precancerosos causados por el VPH se pueden encontrar mediante pruebas de Papanicolaou y ser tratados. Además se pueden tratar los cánceres de cuello uterino, los anales y los genitales.

¿Se puede prevenir el VPH?

La única manera segura de prevenir el VPH consiste en abstenerse de toda actividad sexual. Limitar el número de parejas sexuales y evitar las relaciones sexuales con personas que han tenido muchas parejas sexuales disminuye el riesgo de una persona de exponerse al VPH. Por lo general es imposible saber quién tiene el VPH, y la infección de este virus es tan común que incluso estas medidas no garantizan que una persona no se contagiará. Aun así, estas medidas pueden ayudar a reducir el número de veces que una persona se expone al VPH.

Los condones proporcionan protección (aunque no del todo) contra el VPH. El virus se puede transmitir durante el contacto sexual directo de piel a piel antes de que el condón sea colocado. Además los condones masculinos no cubren toda el área genital, especialmente las áreas genitales de las mujeres. El condón femenino cubre más de la vulva en las mujeres, pero no han sido estudiados muy detenidamente para determinar su capacidad de prevenir el VPH. No obstante, los condones son muy útiles en la protección de otras infecciones que se pueden transmitir a través de la actividad sexual.

Recibir una de las vacunas contra el VPH antes de la exposición al virus previene algunos VPH.

¿Cuáles son los factores de riesgo del VPH genital?

Las personas con los siguientes factores de riesgo tienen una probabilidad mayor de tener VPH genital:

  • Tener muchas parejas sexuales.
  • Tener menos de 25 años de edad.
  • Comenzar a tener relaciones sexuales a la edad de 16 años o menos.
  • Tener una pareja que ha tenido numerosas parejas sexuales.

Aun así, una persona que haya tenido sexo con sólo una pareja puede contraer el VPH si esa pareja ya tenía el virus. El VPH también se puede adquirir mediante relaciones sexuales con personas infectadas a cualquier edad.

¿Existe una vacuna para prevenir el VPH?

En los EE.UU., actualmente hay dos vacunas disponibles que ayudan en la prevención de ciertos tipos de VPH y algunas de las formas de cáncer que relacionadas con estos tipos del virus: las vacunas Gardasil® y Cervarix®. Estas vacunas previenen los dos tipos de VPH (VPH 16 y 18) que causan el 70% de todos los casos de cáncer cervicouterino.

La vacuna también previene dos tipos de VPH (VPH 6 y 11) que causa el 90% de todas las verrugas genitales. El uso de estas vacunas NO prevendrá los otros tipos del VPH.

¿Desempeñó la Sociedad Americana del Cáncer un papel en el desarrollo de la vacuna contra el VPH?

Sí. El doctor Robert Rose de la Universidad de Rochester fue miembro de uno de cuatro equipos que contribuyó a desarrollar una vacuna contra el VPH. La subvención que él recibió de parte de la Sociedad Americana del Cáncer a mediados de la década 1990-2000 le permitió continuar y confirmar su importante trabajo en el estudio del virus.

¿Son seguras las vacunas del VPH?

Gardasil

Antes de ser aprobada, Gardasil fue probada en más de 21,000 niñas y mujeres en muchos países alrededor del mundo. Durante estas pruebas, no se registró ninguna muerte a causa de la vacuna, así como casi ningún efecto secundario grave. El efecto secundario más común fue un breve dolor en el lugar donde se colocó la inyección. La FDA ha determinado que esta vacuna es segura y eficaz para las mujeres y niñas de 9 a 26 años de edad.

Para mayo del 2009, más de 24 millones de dosis de la vacuna habían sido distribuidas en los Estados Unidos. Y más de 40 millones de dosis han sido distribuidas en todo el mundo. Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) y la FDA supervisan la seguridad de todas las vacunas usadas en los Estados Unidos. Hasta el 31 de diciembre de 2008, el Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS) había recibido un total de 12,424 informes de efectos secundarios potenciales después de aplicar la vacuna contra el VHP (VAERS es un sistema de notificación nacional que verifica informes sobre efectos secundarios potenciales después de aplicar la vacuna). Alrededor del 6% de esos informes trataban sobre efectos secundarios graves, aproximadamente la mitad del promedio para vacunas en general.

Además, se reportaron a VAERS unos 32 casos de muertes después de la vacuna. Cada muerte fue revisada, y no había un patrón común para las muertes que pudiera sugerir que las muertes fueron causadas por la vacuna. Cuando se hizo una autopsia, se indicó en el certificado de defunción o en el informe médico, que la causa de muerte se debió a otros factores no relacionados con la vacuna. Algunas causas de estas muertes incluyeron abuso de drogas, diabetes, enfermedad viral, coágulos sanguíneos e insuficiencia cardiaca. Una enfermedad neurológica inusual causó dos de las muertes, las cuales están bajo investigación.

En los Estados Unidos, también hubo informes que reportaron casos de Síndrome de Guillain-Barré (GBS) después de haber recibido la vacuna Gardasil. Sin embargo, sólo algunos de ellos han sido confirmados como GBS. Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) indican que el número de casos de GBS reportados están dentro de los límites que se podrían esperar de todas maneras (en otras palabras, el mismo número de casos se esperaría en las personas que no recibieron la vacuna).

Se han reportado casos graves de coagulación en un pequeño número de mujeres que recibieron la vacuna. Estos problemas no ocurrieron en niñas, sino en adolescentes y en mujeres adultas jóvenes. Este tipo de coágulo sanguíneo ocurrió en una vena profunda de las piernas que se conoce como trombosis venosa profunda (DVT por sus siglas en inglés). Estos coágulos sanguíneos son más graves cuando se trasladan a uno de los vasos sanguíneos que conducen a los pulmones. A esto se conoce como embolia pulmonar. Muchas de estas mujeres que tuvieron DVT o embolia pulmonar después de recibir la vacuna presentaron estos coágulos sanguíneos por otras razones. Aun así, los coágulos sanguíneos ocurrieron con más frecuencia de lo esperado. Esto actualmente está bajo investigación.

Los efectos secundarios graves por reacciones alérgicas no son comunes para la mayoría de las vacunas. La tasa de anafilaxia, el tipo más grave de reacción alérgica, no es mayor tras la inmunización contra el VPH en comparación con otras vacunas.

El desfallecimiento breve tras recibir la inyección es más común entre las mujeres adolescentes que entre niñas o mujeres adultas, y es más a menudo debido a la respuesta al procedimiento de inmunización que a un efecto secundario de la vacuna en sí. Un estudio estadounidense mostró que el desfallecimiento breve no fue más común tras la vacuna contra el VPH en comparación a otras vacunas que se administran a las adolescentes y mujeres jóvenes. Con el fin de evitar que la gente sufra alguna lesión debido al desmayo, se recomienda un periodo de reposo de 15 minutos tras recibir cualquier vacuna para personas de cualquier edad.

Los médicos y los científicos de los CDC y de la FDA continúan revisando todos los informes de efectos secundarios graves reportados a VAERS para prestar atención a potenciales inquietudes nuevas relacionadas a la seguridad de la vacuna que requieran de más estudio. Nosotros prestaremos atención a estas revisiones y reportaremos al público cualquier inquietud sobre la seguridad de la vacuna.

Cervarix

Antes de ser aprobada, la seguridad del uso de Cervarix fue probada en más de 24,000 niñas y mujeres en muchos países alrededor del mundo. No se reportaron casos de muerte asociados con la vacuna. Los efectos secundarios más comunes fueron enrojecimiento, irritación e inflamación en el punto de inyección. Otras quejas reportadas fueron cansancio, dolor de cabeza, irritación estomacal y dolor muscular tras recibir la vacuna (muy similar como sucede con Gardasil). La FDA ha determinado que esta vacuna es segura y eficaz para mujeres entre 10 y 25 años de edad.

A partir de mayo de 2009 se han distribuido más de siete millones de dosis de Cervarix en todo el mundo.

Al igual que Gardasil, existe el riesgo de desfallecimiento breve tras recibir la dosis de Gardasil, por lo que se aconseja un periodo de reposo de 15 minutos tras recibir la inmunización.

Los CDC y la FDA estarán monitoreando la seguridad de esta vacuna a través de su sistema de informes de adversidades por vacunación (VAERS por sus siglas en inglés).

¿Quién debe vacunarse y cuándo?

Para mayor efectividad, se debe aplicar alguna de las vacunas disponibles contra el VPH antes de que una mujer tenga cualquier tipo de contacto sexual con otra persona. Independientemente de la vacuna elegida, tanto una como la otra requiere administrarse en una serie de tres dosis dentro de un periodo de seis meses.

A continuación se presentan las recomendaciones que la Sociedad Americana del Cáncer hace para cada grupo de edad:

Mujeres entre 11 y 12 años

    La vacuna debe administrarse a niñas de 11 a 12 años, y con una anticipación máxima a partir de los nueve años (no antes).

Mujeres entre 13 y 18 años

    Las adolescentes de 13 a 18 años que todavía no han comenzado la serie de vacunas o que la comenzaron, pero no la han completado, deben vacunarse.

Mujeres entre 19 y 26 años

    Algunas autoridades recomiendan las vacunas en mujeres de 19 a 26 años, pero los expertos de la Sociedad Americana del Cáncer creen que no hubo suficiente evidencia que muestre beneficio como para recomendar la vacuna para todas las mujeres en este grupo de edad. Recomendamos que las mujeres de 19 a 26 años consulten con sus médicos o enfermeras sobre si deben vacunarse según el riesgo de exposición previa al VPH y el beneficio potencial de la vacuna.

¿Qué ocurre con las mujeres mayores de 26 años de edad? ¿Deben inmunizarse con alguna de las vacunas?

Las mujeres mayores de 26 años no fueron incluidas en los estudios que se realizaron para probar qué tan efectivas fueron estas vacunas contra el VPH. Esto significa que la FDA no pudo aprobar la vacuna para este grupo de edad. Actualmente se están realizando estudios en las mujeres entre 27 y 55 años. Cuando se conozcan los resultados de esos estudios, se puede tomar una decisión sobre vacunar a las mujeres que están en este grupo de edad.

Hay que tener en cuenta que el riesgo de exposición al VPH es el más alto al poco tiempo de que la mujer es sexualmente activa. Por lo tanto, es probable que las mujeres mayores de 26 años ya hayan estado expuestas al VPH y no se beneficiarían tanto de la vacuna.

¿Hay algunas niñas o mujeres que no deben inmunizarse con alguna de las vacunas contra el VPH o quién debe esperar?

Sí. Cualquiera que haya tenido una reacción alérgica grave a la levadura o a cualquier otro componente de las vacunas que atente contra su vida, o cualquiera que haya tenido una reacción a una dosis previa de la vacuna no debe vacunarse. Informe al médico si la niña que va a recibir la vacuna ha presentado cualquier alergia grave.

Las mujeres embarazadas no deben inmunizarse con ninguna de las vacunas. Aunque parece que son seguras tanto para la madre como para el bebé por nacer, las vacunas siguen bajo estudio. Si una mujer embarazada recibe una de las vacuna contra el VPH, esto no es razón para considerar la terminación del embarazo.

Cualquier mujer que descubre que está embarazada alrededor del momento en que recibió la vacuna deberá ponerse en contacto con el registro de mujeres embarazadas llamando al 1-800-986-8999 para Gardasil o al 1-888-452-9622 para Cervarix. La información que se obtenga de estos registros nos ayudará a conocer cómo responden las mujeres embarazadas a las vacunas. Las mujeres embarazadas que comenzaron la serie de vacunas deben completar la serie después del parto.

Las mujeres que están amamantando a sus bebés pueden vacunarse con Gardasil con seguridad. El uso de Cervarix durante la lactancia aún no ha sido probado.

¿Por qué la vacuna elegida debe administrarse a una edad tan temprana?

La vacuna sólo previene el VPH si se administra antes de que una niña se exponga al VPH. Se recomienda para niñas entre 11 y 12 años, ya que a esta edad la mayoría de las niñas no han comenzado a tener relaciones sexuales. Además, a esta edad las niñas también estarían acudiendo al médico para recibir otras vacunas.

¿Pueden los hombres en edad infantil y adolescente recibir esta vacuna?

En 2009, la FDA aprobó el uso de Gardasil para la protección contra las verrugas genitales en hombres a una edad temprana. La inmunización no es recomendada como procedimiento de rutina, pero puede que sea ofrecida para hombres de 9 a 26 años. No se sabe aún si la vacuna impide que los hombres transmitan el VPH a sus parejas, lo cual también reduciría la incidencia de cáncer de cuello uterino, o si puede prevenir los tipos de cáncer asociados con el HPV en hombres (como el cáncer de cabeza, cuello o pene).

La Sociedad Americana del Cáncer no cuenta con recomendaciones sobre el uso de cualquiera de las vacunas del VPH en hombres, pero respalda la noción de que se requieren más estudios para determinar si las vacunas contra el VPH pueden ser útiles en prevenir otros tipos de cáncer, además del cáncer cervicouterino.

¿Cuáles son los beneficios de las vacunas?

Ambas vacunas disponibles prevendrán los dos tipos de VPH causantes de la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino (alrededor del 70%). Gardasil también protegerá contra los dos tipos de VPH causantes de la mayoría de verrugas genitales (alrededor del 90%). Pero sólo funcionan en mujeres que no se han expuesto todavía a estos tipos del VPH. Además, ayudan a prevenir los cánceres de vulva y vagina relacionados con estos dos tipos del VPH. Las vacunas no prevendrán el VPH en mujeres que ya han tenido estos tipos de VPH.

Es posible que las vacunas también puedan prevenir algunos otros cánceres asociados con el VPH, incluyendo algunos cánceres del ano y pene, así como algunos cánceres de la cabeza y el cuello. Pasarán varios años antes de que los estudios puedan probar si estas vacunas previenen estos tipos de cáncer.

¿Por cuánto tiempo las vacunas previenen la infección con VPH?

Nunca se suele saber el tiempo que una vacuna nueva protege a las personas cuando ésta se pone en práctica por primera vez. Actualmente se están realizando investigaciones para determinar el tiempo que durará la protección contra el VPH, y si las vacunas de refuerzo serán necesarias.

¿Cuánto cuesta la vacuna del VPH? ¿Está cubierta por los planes de seguro médico?

El precio en los EE.UU. por parte de las compañías farmacéuticas respectivas es de $130 USD por dosis de Gardasil, y $128 por dosis de Cervarix. Este gasto no incluye el costo de administrar las inyecciones ni el cargo por los honorarios del médico. Es probable que los planes de seguro médico cubran el costo, pero debe confirmarlo con la cobertura de su plan para asegurarse.

Las vacunas están incluidas dentro del programa federal de vacunación infantil (VFC por sus siglas en inglés). Este programa cubre los costos de la vacuna para niños y adolescentes que no cuenten con seguro médico y para algunos cuyo seguro médico sea insuficiente. El programa de vacunas para los niños ofrece vacunas gratis a los niños y a los adolescentes menores de 19 años que son elegibles para Medicaid, o niños amerindios u oriundos de Alaska, o que no tienen seguro médico.

Existen más de 45,000 lugares donde se proveen las vacunas a través de este programa, incluyendo hospitales, así como clínicas públicas y privadas. Además, el programa de vacunación infantil permite que los niños y adolescentes reciban las vacunas a través de los centros de salud certificados por el gobierno federal o los centros de salud rurales si sus seguros médicos privados no cubren las vacunas. Para más información sobre este programa, visite www.cdc.gov/vaccines/programs/vfc/default.htm o llame al 1-800-232-4636.

Algunos estados y territorios de los Estados Unidos también tienen programas que cubrirán los costos de la vacuna. Usted puede visitar el sitio Web de los CDC (provisto anteriormente, y en la sección "¿Desea más información?") para encontrar la información de contacto en su región.

¿Es necesario hacerse la prueba del VPH antes de recibir la vacuna?

No es necesario hacerse la prueba, ni se recomienda. Un resultado positivo de una prueba de VPH no indica qué tipos de VPH están presentes. Incluso después de la infección con un tipo de VPH, la vacuna podría aún prevenir otros tipos de VPH. Un resultado negativo de la prueba no indica si usted ha tenido VPH en el pasado que ya no tiene.

¿Siguen siendo necesarias las pruebas de Papanicolaou para las mujeres y niñas que han sido vacunadas?

Sí. Las mujeres que han sido vacunadas necesitarán seguir haciéndose las pruebas de Papanicolaou debido a que la vacuna no previene todos los tipos de VPH que pueden causar el cáncer de cuello uterino. Si su hija o nieta recibe la vacuna, aun así necesitará hacerse las pruebas de Papanicolaou en los momentos en que normalmente se hacen.

Si de todos modos las niñas que son vacunadas necesitarán la prueba de Papanicolaou, ¿por qué deben ser vacunadas?

La vacuna evitará alrededor del 70% de los cánceres de cuello uterino. Además, aquellas niñas que han recibido la vacuna del VPH pueden evitar los cambios de las células del cuello uterino causados por los tipos de VPH que la vacuna previene. La prueba de Papanicolaou no previene los cambios en las células del cuello uterino, sino que puede detectar cambios en esa estructura uterina después que ocurren, pero antes de que puedan convertirse en cáncer. Esto significa que si una mujer presenta resultados anormales en una prueba de Papanicolaou, tendrá que someterse a otras pruebas y luego a tratamiento para prevenir que las células se vuelvan cancerosas. Además, las pruebas de Papanicolaou no son perfectas y pueden pasar por alto cambios y cánceres del cuello uterino.

¿Puede prevenirse el cáncer del cuello uterino sin una vacuna?

En algunos casos, el cáncer del cuello uterino se puede prevenir sin una vacuna. Las pruebas de Papanicolaou que se realizan según las guías de la Sociedad Americana del Cáncer y con el seguimiento apropiado previenen la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino, aunque no todos. Las pruebas de Papanicolaou pueden detectar cambios tempranos en las células del cuello uterino antes de que se conviertan en cáncer. Estos cambios en las células del cuello uterino pueden luego destruirse o extraerse para prevenir que se tornen en cáncer. La prueba de Papanicolaou encontrará la mayoría de los cánceres de cuello uterino en una etapa inicial y curable, mas no en todos los casos. En los Estados Unidos, la mayoría de los cánceres de cuello uterino son diagnosticados en mujeres que nunca se han hecho una prueba de Papanicolaou, o que no se han hecho la prueba en cinco o más años.

Si todas las mujeres que han tenido sexo se someten periódicamente a las pruebas de Papanicolaou, la mayoría de los cánceres del cuello uterino podrían prevenirse. Las pruebas de Papanicolaou se usan para encontrar cambios tempranos en las células del cuello uterino, de manera que puedan ser tratados antes de que se conviertan en cáncer cervical.

¿Está la Sociedad Americana del Cáncer a favor de la inmunización contra el VPH?

Sí. La Sociedad Americana del Cáncer está muy a favor de la vacuna contra el VPH. La Sociedad ha estado participando activamente en proveer información fidedigna e imparcial al público y a los proveedores de atención médica. La Sociedad enfatiza en la continua necesidad de seguir las guías de detección, como por ejemplo, someterse periódicamente a las pruebas de Papanicolaou, y en la importante necesidad de asegurar que las vacunas estén disponibles para las mujeres con no cuentan con atención médica suficiente.

¿Qué hace la Sociedad Americana del Cáncer para promover la inmunización contra el VPH?

La Sociedad está comprometida con un esfuerzo activo de educación para asegurar que exista un mayor conocimiento y aceptación por parte del público sobre las vacunas recientes. La Sociedad reconoce la importancia de edificar y sustentar la infraestructura necesaria para apoyar la implementación exitosa del programa de estas vacunas.

¿Desea más información?

Para más información sobre el cáncer del cuello uterino, el VPH, las pruebas del VPH y las vacunas contra el VPH, llámenos en cualquier momento al 1-800-227-2345 o visite nuestro sitio Web en www.cancer.org.

Para más información sobre las vacunas contra el VPH, visite el sitio Web de los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) en http://www.cdc.gov/vaccines/vpd-vac/hpv/default.htm.

Referencias

Anhang R, Goodman A, Goldie, SJ. HPV Communication: Review of existing research and recommendations for patient education. CA Cancer J Clin. 2004;54:245-247.

Centers for Disease Control and Prevention. Genital HPV infection - CDC Fact Sheet.

Accessed at www.cdc.gov/std/HPV/STDFact-HPV.htm on October 26, 2009.

Centers for Disease Control and Prevention. Human Papillomavirus (HPV) Infection. Accessed at www.cdc.gov/std/hpv/ on October 26, 2009.

Centers for Disease Control and Prevention. Human Papillomavirus (HPV) Vaccine Safety. Accessed at www.cdc.gov/vaccinesafety/updates/human_papillomavirus_vaccine.htm on October 26, 2009.

Centers for Disease Control and Prevention. Reports to the Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS) (September 1, 2009). Accessed at www.cdc.gov/vaccinesafety/vaers/gardasil.htm on October 26, 2009.

Food and Drug Administration: Vaccines, Blood, and Biologics. Approved Products. Cervarix. Accessed at www.fda.gov/BiologicsBloodVaccines/Vaccines/ApprovedProducts/ucm186957.htm on October 16, 2009.

Food and Drug Administration: Vaccines, Blood, and Biologics. Information Pertaining to Labeling Revision for Gardasil. Accessed at www.fda.gov/BiologicsBloodVaccines/Vaccines/ApprovedProducts/ucm165145.htm on October 26, 2009.

Markowitz LE, Dunne EF, Saraiiya M, et al. Quadrivalent human papillomavirus vaccine: recommendations of the advisory committee on immunization practices (ACIP). MMWR. 2007;56:1- 23.

Moscicki AB, Hills NK, Shiboski S, et al. Risk factors for abnormal anal cytology in young heterosexual women. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 1999;8:173-178.

Nyitray A. Anal cancer and human papillomaviruses in heterosexual men. Curr Oncol. 2008;15:204–205.

Saslow D, Castle P, Cox T, et al. American Cancer Society guidelines for human papillomavirus vaccine use to prevent cervical cancer and its precursors. CA

Cancer J Clin. 2007;57:7-28.

Slade BA, Leidel L, Vellozi C, et al. Postlicensure safety surveillance for quadravalent human papillomavirus recombinant vaccine. JAMA. 2009;302:750-757.

Winer RL, Hughes JP, Feng Q, et al. Condom use and the risk of genital human papillomavirus infection in young women. N Engl J Med. 2006;354:2645-2654.


Fecha de última actualización: 11/06/2009
Fecha de último cambio o revisión: 11/06/2009