Vacunas contra el VPH

+ -Text Size

TEMAS

¿Cuáles son los beneficios de las vacunas contra el VPH?

Todas las vacunas contra el VPH ayudan a prevenir la infección con los tipos 16 y 18 del virus, así como contribuyen a prevenir el cáncer de cuello uterino.

Gardasil y Gardasil 9 han demostrado que ayudan a prevenir los casos de precáncer y cáncer de ano, vulva (documentos disponibles en inglés) y vagina asociados a estos dos tipos del VPH. También ayudan a prevenir las verrugas anales y genitales al evitar la infección de los tipos 6 y 11 del VPH. Gardasil 9 también progege contra el tipo 5 y otros tipos del VPH (31, 33, 45, 52 y 59), por lo que además ofrece protección adicional contra los cánceres causados por estos tipos del VPH.

La vacuna Cervarix también parece ofrecer protección contra algunos otros tipos del virus de alto riesgo, como el 16 y el 18. También se ha descubierto que ayuda a proteger contra las infecciones por VPH de la boca, la garganta y el ano. Aunque en teoría, podría ofrecer protección contra los tipos de cáncer causados por el VPH además del cáncer de cuello uterino, hasta el momento esto no se ha demostrado en los estudios.

Las vacunas sólo funcionan en personas que no se han expuesto a estos tipos de VPH. Las vacunas no prevendrán el VPH en aquéllas que ya han tenido estos tipos de VPH..

Es posible que las vacunas también puedan prevenir algunos otros cánceres asociados con el VPH, incluyendo algunos cánceres en el pene (documento disponible en inglés), y áreas de la cabeza y el cuello. Tomará algún tiempo antes de que los estudios puedan probar si estas vacunas previenen estos tipos de cáncer.

¿Está la Sociedad Americana Contra El Cáncer a favor de las vacunas contra el VPH?

Sí. La Sociedad Americana Contra El Cáncer ha estado participando en proveer información confiable e imparcial al público y a los proveedores de atención médica. La Sociedad Americana Contra El Cáncer enfatiza la continua necesidad de seguir las guías de detección, como por ejemplo, someterse periódicamente a las pruebas de Papanicolaou y las pruebas de VPH para la detección temprana y de precánceres del cáncer de cuello uterino, así como la necesidad latente de asegurar que las vacunas estén disponibles para las personas que no cuentan con atención médica suficiente.


Fecha de última actualización: 08/04/2014
Fecha de último cambio o revisión: 08/04/2014