Datos sobre el uso del tabaco en los niños y adolescentes

+ -Text Size

TEMAS

Datos sobre el uso del tabaco en los niños y adolescentes

Las buenas noticias: el número de jóvenes estadounidenses que fuma cigarrillos ha estado disminuyendo desde finales de la década de 1990.

Las malas noticias: cada día, casi 3,000 menores de edad de 18 años o menos prueban su primer cigarrillo, y otros 700 se convierten en fumadores habituales. De éstos, alrededor de un tercio morirá prematuramente de una enfermedad relacionada con el hábito de fumar.

Más malas noticias: hasta el 2013, casi el 23% de todos los estudiantes de escuela preparatoria (grados 9 al 12) había usado alguna clase de producto de tabaco en el último mes. Hoy día, existen muchas formas de tabaco entre las cuales escoger, y muchos adolescentes están optando por cigarrillos de sabores, productos de tabaco que no se fuman, hookahs, pipas y cigarrillos electrónicos. A menudo ellos usan más de una forma: casi el 13% de los estudiantes de escuela preparatoria (superior) ha usado más de un tipo de producto de tabaco en el último mes.

Independientemente de lo que escojan, los chicos se están volviendo adictos al tabaco mientras cursan la escuela preparatoria. Para el 12do año escolar (último año de enseñanza media superior, previo a los estudios universitarios), alrededor de la mitad de los jóvenes fumadores habían intentado dejar de fumar por lo menos una vez durante el último año.

Los niños y adolescentes conforman un mercado fácil de atraer para la industria del tabaco, ya que a menudo son influenciados fácilmente por programas de TV, Internet, películas, publicidad y por lo que sus compañeros hacen y dicen. No están conscientes de lo difícil que puede ser dejar el hábito. Además, presentar problemas de salud relacionados con el tabaquismo, como cáncer, enfisema, ceguera o impotencia puede que no les inquiete, pues los niños y adolescentes no suelen pensar mucho sobre las consecuencias respecto al futuro de su salud.

Datos sobre los niños y el tabaco

Casi todos los fumadores comienzan a consumir tabaco cuando son jóvenes

Los estudios revelaron que casi todas las personas que consumen tabaco por primera vez, lo hacen antes de graduarse de este nivel de estudios (enseñanza media-superior). De acuerdo con el Informe del Director General de Salud de 2014, muy pocas personas comienzan a fumar después de los 25 años: 98% de los fumadores adultos fumaron por primera vez a los 26 años. Casi nueve de cada 10 fumadores adultos comenzaron a fumar a los 18 años de edad. Mientras más joven sea una persona cuando comienza a usar tabaco, mayor es la probabilidad de consumir tabaco cuando sea adulta. Las personas que comienzan a usar tabaco habitualmente a una edad más temprana suelen afrontar más dificultad para dejar el hábito que las personas que comienzan a una mayor edad. Esto significa que si logramos mantener a los jóvenes alejados del tabaco para cuando cumplan 18 años, la mayoría de ellos nunca comenzará el hábito.

Los niños que fuman tienen problemas de salud asociados con el hábito

Fumar cigarrillos genera graves problemas de salud en niños y adolescentes. Los niños y adolescentes que fuman habitualmente pueden presentar problemas, tales como:

  • Episodios de tos.
  • Falta de aliento, incluso cuando no se está haciendo ejercicio.
  • Respiración sibilante o jadeante.
  • Dolores de cabeza más frecuentes.
  • Aumento en la producción de flema (mucosidad).
  • Enfermedades respiratorias de mayor gravedad y que ocurren con más frecuencia.
  • Síntomas de resfriado y gripe más fuertes.
  • Deterioro de la condición física.
  • Deficiencia de la función y del crecimiento pulmonar.
  • Empeoramiento del estado general de salud.
  • Adicción a la nicotina.

A medida que se hacen mayores, los adolescentes que continúan fumando pueden desarrollar problemas como:

  • Enfermedades de las encías y pérdida de dientes.
  • Infertilidad e impotencia.
  • Enfermedades crónicas pulmonares, como enfisema y bronquitis, la cuales limitan la capacidad de hacer ejercicio y actividades físicas.
  • Pérdida de la audición.
  • Problemas de la visión, como degeneración macular, la cual puede resultar en ceguera.
  • Enfermedad de los vasos sanguíneos, lo cual puede resultar en ataques cardiacos o infartos a una edad prematura.

La mayoría de los fumadores jóvenes son adictos y se les dificulta dejar de fumar

La mayoría de los jóvenes que fuman de forma habitual, ya tienen una adicción a la nicotina. De hecho, ellos tienen la misma clase de adicción que tienen los fumadores adultos. De acuerdo con el Informe del Director General de Salud de 2012:

    “De cada tres fumadores jóvenes, solo uno logrará dejar de fumar, y uno de los otros dos fumadores restantes morirá de causas relacionadas al tabaquismo. La mayoría de estos jóvenes nunca consideró las consecuencias a largo plazo sobre su salud asociadas con el consumo de tabaco cuando comenzaron a fumar; y la nicotina, una droga altamente adictiva, ocasiona que muchos continúen fumando en su edad adulta, a menudo con consecuencias mortales”.

La mayoría de los fumadores adolescentes indican que les gustaría dejar de fumar y muchos lo han intentado anteriormente sin éxito. Aquellos que tratan de dejar de fumar reportan síntomas de abstinencia muy parecidos a los que reportan los adultos.

El consumo de tabaco está asociado con otras conductas perjudiciales

La investigación ha mostrado que los adolescentes que consumen tabaco son más propensos a consumir alcohol y drogas ilegales que los que no consumen tabaco. Los fumadores son más propensos también a estar involucrados en peleas, portar armas, tener intentos de suicidio, padecer de problemas de tipo emocional como la depresión, y a tener conductas sexuales de alto riesgo.

Esto no significa necesariamente que el consumo de tabaco causó estos comportamientos, pero son más comunes en los adolescentes que usan tabaco. Otros factores también se toman en cuenta. Por ejemplo, los adolescentes que fumaban y reportaron otros comportamientos perjudiciales eran menos propensos a tener apoyo de padres que participaban en sus vidas cotidianas.

Analizando las cifras

Consumo de tabaco entre los estudiantes de enseñanza media (secundaria)

Las estadísticas más recientes sobre el uso del tabaco por estudiantes de escuela secundaria en los Estados Unidos provienen de una encuesta realizada en 2013 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). (En los Estados Unidos, los estudiantes de secundaria o intermedia son aquellos de grado escolar 6, 7 y 8).

  • Aproximadamente el 7% de los estudiantes de escuela secundaria indicó que usó alguna forma de tabaco (cigarrillos, productos de tabaco de consumo oral y el tabaco en polvo [rapé], cigarros, [puros], hookahs, pipas, y cigarrillos electrónicos) al menos una vez en el mes anterior.
  • Casi el 3% de los estudiantes han fumado cigarrillos, y más del 3% ha fumado cigarros (puros). Alrededor del 2% ha fumado pipas, 1.1% hookahs, y 1.1% cigarrillos electrónicos. Aproximadamente el 0.4% ha fumado los cigarrillos llamados kreteks y el mismo número fumó los cigarrillos bidis.
  • 1.4% usó tabaco de escupir u otro producto de tabaco sin humo, y 0.4% ha usado snus (una forma más reciente de rapé).
  • Los chicos y las chicas tenían la misma probabilidad de usar (6.5%) algún producto del tabaco.

Consumo de tabaco entre los estudiantes de enseñanza media superior (preparatoria)

Las cifras más recientes provienen de la encuesta Youth Tobacco Survey del CDC en 2013 sobre tabaquismo entre los estudiantes de enseñanza media superior (preparatoria). Hay que tener en cuenta que estos estudios se llevaron a cabo exclusivamente con estudiantes que aún se encontraban cursando sus estudios. Los adolescentes que abandonaron sus estudios presentan tasas mayores en el consumo de cigarrillos y el tabaquismo, y no se incluyeron en estos números.

  • A escala nacional, casi el 23% de los estudiantes de preparatoria usaron algún tipo de tabaco (cigarrillo, puro, pipa, bidi, kretek, hookah, cigarrillo electrónico, o alguna forma de tabaco de consumo oral que no produce humo) en por lo menos uno de los 30 días antes de la encuesta. Más del 18% de las chicas y el 27% de los chicos de escuela preparatoria consumieron tabaco.
  • En promedio, alrededor de uno de cada ocho estudiantes (12.7%) fumó cigarrillos. Las chicas (11%) fueron menos propensas a fumar cigarrillos que los chicos (14%). Los estudiantes de raza blanca (14%) tenían una tendencia mayor a fumar cigarrillos en comparación con los de raza negra (9%) o los hispanos/latinos (13%).
  • Alrededor del 12% de los estudiantes de preparatoria habían fumado cigarros (puros) durante los últimos 30 días. Los chicos (15%) tuvieron una tendencia mayor a fumar cigarros en comparación con las chicas (8%).
  • Aproximadamente 6% de los estudiantes de preparatoria reportó haber usado algún producto del tabaco de consumo oral por lo menos una vez en los 30 días previos a la encuesta. Alrededor del 10% de los chicos y aproximadamente 2% de las chicas que fueron encuestados reportaron haber usado productos de tabaco de consumo oral que no produce humo.
  • Aproximadamente la mitad de los estudiantes que se identificaron como fumadores, había intentado dejar de fumar al menos una vez durante el último año.
  • Otros usos del tabaco entre los estudiantes de escuela preparatoria incluyen las pipas (más de 4%), los cigarrillos “bidis” (alrededor de 1%) y los cigarrillos “kreteks” (alrededor de 1%).

Fecha de última actualización: 04/13/2015
Fecha de último cambio o revisión: 04/13/2015