Datos sobre el uso del tabaco en los niños y adolescentes

+ -Text Size

TEMAS

A los adolescentes les gustan diferentes formas de tabaco y nicotina

Muchas personas piensan en los cigarrillos cuando piensan en los adolescentes y el tabaco, pero los niños hoy día tienen cada vez más opciones.

Cigarros (puros)

A menudo se piensa que los puros son menos perjudiciales, menos adictivos y que hacen lucir al fumador más elegante que los cigarrillos, pero no es verdad. Desde 1998, los puros más pequeños han sido el producto de más rápido crecimiento en la industria de cigarros. Muchos de estos cigarros se parecen mucho a los cigarrillos, excepto que son de color marrón. También se venden en cajetillas.

Otro atractivo para los jóvenes consiste en los sabores que comúnmente se usan en los cigarros más pequeños. Los sabores a frutas, dulces y chocolate son atrayentes para los menores de edad. Además, las leyes en los Estados Unidos han declarado ilegales los cigarrillos de sabores, lo que parece haber provocado que se consuman puros pequeños de sabores en lugar de estos cigarrillos. Se anticipa que el problema con los cigarros de sabores pequeños empeore a medida que las compañías de tabaco tomen ventaja de la ausencia de regulaciones para estos productos.

Por ser cigarros (puros), la mayoría no están sujetos a tantos impuestos ni están tan regulados como los cigarrillos. También esto hace que sean más económicos y fáciles de obtener por los menores de edad.

Los cigarros son tan adictivos y mortales como los cigarrillos. A menudo, los puros más pequeños se fuman diariamente y son inhalados como los cigarrillos. Incluso cuando el humo del puro no se inhale, los fumadores están respirando el humo del cigarro en el aire alrededor. No es de sorprender entonces que los cigarros (puros) sean causantes de los mismos tipos de cáncer y otras enfermedades que se asocian con el consumo de cigarrillos.

Para más información sobre el hábito de fumar cigarros (puros) y las formas en como las compañías tabacaleras los usan para evadir los impuestos y regulaciones, refiérase a nuestro documento El hábito de fumar cigarros.

Tabaco de consumo oral o productos de tabaco sin humo

El tabaco para masticar y escupir o el tabaco sin humo es una alternativa al hábito de fumar que es menos letal, pero aún dañina. Se emplean muchos términos para referirse al tabaco que se coloca en la boca, como el tabaco para masticar, tabaco para escupir, tabaco oral, tabaco en polvo o rapé.

El consumo de tabaco para escupir o que no produce humo en cualquiera de sus formas puede causar:

  • Cáncer oral (boca).
  • Cáncer de faringe (garganta) y laringe (caja sonora de la voz).
  • Cáncer de esófago (conducto de deglución [tragar]) y de estómago.
  • Cáncer de páncreas
  • Retracción de las encías y enfermedades de las encías, lo cual puede empeorar hasta el punto de la pérdida de los dientes.
  • Leucoplasia: manchas precancerosas en la boca.
  • Adicción a la nicotina.

Además, existe una relación entre este hábito y las enfermedades del corazón e derrames cerebrales. La investigación también ha demostrado que los adolescentes que consumen tabaco para escupir o cualquier forma de tabaco oral también son más propensos a convertirse en fumadores.

El tabaco soluble y el snus

El tabaco soluble y el snus son dos formas de tabaco que no producen humo (para masticar y escupir) y que se están usando actualmente por niños y adolescentes.

El snus es una forma de rapé húmedo finamente molido que se compone de tabaco y saborizantes. Por lo general, el snus se empaca en pequeños saquitos, aunque también se puede usar como rapé húmedo suelto. En la encuesta que realizó CDC en 2013, el 1.8% de los estudiantes de escuela preparatoria usaron snus en el último mes, aunque el 6.2% lo había usado anteriormente.

Las formas solubles se venden como pastillas para chupar, tabletas, (orbes o bolitas) tiras y palitos que contienen tabaco y nicotina. Dependiendo del tipo, se mantienen en la boca, se mastican o se chupan hasta que son absorbidas por los tejidos de la boca. Algunos de estos productos tienen sabor a menta y parecen dulces. Otros lucen como palillos de dientes o tiras de enjuague bucal que se derriten en la boca. En 2013, alrededor de 1% de los estudiantes de escuela preparatoria los había usado alguna vez.

Para más información sobre snus y formas de tabaco solubles, consulte nuestro documento Smokeless Tobacco.

El tabaco sin humo se promueve donde se prohíbe fumar

Desafortunadamente, las compañías de tabaco han usado las reglamentaciones aprobadas en muchos estados que prohíben fumar para provocar que las personas consuman otros productos de tabaco sin humo (uso oral). Como se ha recomendado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), muchas escuelas ahora prohíben a los estudiantes, al personal, a los padres y a los visitantes fumar en las instalaciones de las escuelas, así como en los vehículos y eventos escolares. Estos cambios también se están realizando en muchos lugares de trabajo. Las compañías de tabaco han intervenido rápidamente para comercializar sus productos de tabaco de consumo oral que no producen humo. Muchos de estos nuevos productos están siendo anunciados como alternativas más discretas en los lugares donde se prohíbe fumar.

Uso de productos de tabaco de consumo oral para dejar de fumar

Algunas compañías promocionan el uso de los productos de tabaco de consumo oral como una alternativa para dejar de fumar, pero no existe evidencia de que cualquiera de dichos productos ayude a los fumadores a dejar el hábito. A diferencia de los tratamientos convencionales aprobados por la Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. que han demostrado ser eficaces (como el tratamiento de remplazo de nicotina, tipos específicos de antidepresivos, bloqueadores de los receptores de nicotina y terapia conductual), los productos del tabaco de uso oral que no producen humo no han sido probados a fondo para ver si pueden ayudar a la persona a dejar de fumar. Aun cuando sean eficaces para ayudar a algunas personas a dejar de fumar, los productos de tabaco sin humo pueden causar cáncer. También causan adicción y es difícil abandonar el hábito. Para más información, consulte Guide to Quitting Smokeless Tobacco.

Hookahs (pipas de agua)

Los hookahs también son conocidos como narguiles (pipa oriental para fumar tabaco). Su uso se originó en Asia y en el Medio Oriente. El tabaco que ha sido mezclado con sabores como miel, menta, licor, melaza o fruta en una pipa de agua se quema y el humo con sabor se inhala a través de una manguera larga. Por lo general, la mezcla de tabaco (conocida como shisha), es calentada mediante el uso de carbón. Fumar hookah a menudo conforma un evento social lo cual permite a los fumadores pasar el tiempo reunidos conversando mientras se pasan la boquilla.

Fumar hookah se ha vuelto popular entre la juventud de países occidentales. Más del 5% de los estudiantes de escuela preparatoria en los Estados Unidos encuestados en 2013 fumaron hookah en el último mes. Para los jóvenes, los hookahs son una forma popular y socialmente aceptable de fumar tabaco.

Los hookahs han sido mercadeados como una alternativa segura a los cigarrillos. Esto es falso. El agua no filtra muchas de las toxinas. De hecho, se ha demostrado que el humo de los hookahs contiene concentraciones de toxinas, tal como monóxido de carbono, nicotina, alquitrán y metales pesados, que son tan o más altas que las observadas en el humo del cigarrillo. Además, las personas que se sometieron a prueba tras haber fumado hookah presentaron mayores niveles de monóxido de carbono en su sangre que aquellas que habían fumado un cigarrillo.

Varios tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de pulmón, han sido relacionados con fumar hookah. Además, fumar hookah está relacionado con otros riesgos únicos que no están asociados con el hábito de fumar cigarrillos. Por ejemplo, puede que se propaguen enfermedades infecciosas incluyendo la tuberculosis (la cual puede infectar los pulmones u otras partes del cuerpo), el aspergilo (un hongo que puede causar infecciones pulmonares graves), la infección con Helicobacter (bacteria causante de úlceras estomacales), y el virus de Epstein-Barr (EBV, el cual puede causar mononucleosis y está asociado con algunos tipos de cáncer) a través de compartir la pipa o mediante la forma en que se prepara el tabaco.

Las formas más nuevas de fumar hookah pueden incluir el uso de piedras de vapor o incluso bolígrafos de hookah que funcionan con baterías (pilas). Ambas crean un vapor que se inhala, pero las piedras de vapor se calientan por carbón ardiente, lo que produce monóxido de carbono y otras toxinas. Los bolígrafos de hookah funcionan igual que los cigarrillos electrónicos (lea la sección “Cigarrillos electrónicos” para obtener más información. Algunos vendedores anuncian que estas son alternativas más puras y saludables que el hookahs regular, aun cuando su seguridad no ha sido comprobada.

Cigarrillos electrónicos

Los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) son pequeños dispositivos recargables que pueden parecerse a los cigarrillos, pero a los niños a menudo les gustan los cigarrillos electrónicos de colores llamados bolígrafos a vapor (“vape pens”) o e-hookahs. Todos estos dispositivos utilizan una batería para vaporizar soluciones de nicotina de modo que se puedan inhalar. El vapor puede tener esencia de frutas y dulces, lo que atrae a los jóvenes. Hasta finales de 2014, no existían restricciones nacionales sobre la venta de estos productos para niños, aunque muchos estados prohíben la venda de estos cigarrillos a menores de edad.

El porcentaje de los estudiantes de las escuelas secundarias y preparatorias en los Estados Unidos que utilizan cigarrillos electrónicos casi se duplicó entre 2011 y 2012. En 2013, el porcentaje continuó subiendo, con el 4.5% de los estudiantes de escuela preparatoria y el 1% de los de escuela secundaria reportando que habían usado los cigarrillos electrónicos durante en el último mes.

Asimismo, el porcentaje de estudiantes de escuela preparatoria que informaron nunca haber usado los cigarrillos electrónicos aumentó más del doble, de 4.7% a 10.0% del 2011 al 2012. En 2013, el porcentaje aumentó a 12%, con el 3% de los estudiantes de escuela secundaria reportando que habían tratado o usado los cigarrillos electrónicos en el pasado. Un porcentaje de niños usó tanto los cigarrillos electrónicos como los convencionales, aunque algunos estudiantes solo usaron los cigarrillos electrónicos.

Aunque el vapor de los cigarrillos electrónicos no es probable que sea tan perjudicial como el humo de la combustión del tabaco, hay preocupación porque estos productos no están regulados. Existen muchas diferencias entre los fabricantes de cigarrillos electrónicos, y aún muchas preguntas de seguridad no han sido contestadas. Incluso si resulta que por el contrario existe un bajo riesgo, los cigarrillos electrónicos pueden causar que los niños se vuelvan adictos a la nicotina. Los cigarrillos electrónicos pueden crear una adicción a la nicotina durante toda la vida que podría conducir a la utilización de productos de tabaco más perjudiciales.

Kreteks y bidis

Los cigarrillos "clove" y otros cigarrillos de sabores son usados principalmente entre fumadores jóvenes. Su diseño es casi ideal como “cigarrillo de entrenamiento”, y proporciona otra manera de experimentar con tabaco para que los jóvenes se vuelvan adictos a la nicotina. La imagen falsa de que estos productos son limpios, naturales y más seguros que los cigarrillos tradicionales parece atraer a algunos jóvenes que de otra manera no empezarían a fumar. Sin embargo, no son más seguros que los cigarrillos, y cada uno de estos productos conlleva efectos dañinos adicionales.

A partir de octubre de 2009, las leyes federales prohíben los cigarrillos de sabores (incluyendo kreteks y bidis). Sigue siendo legal poseerlos o fumarlos, pero es ilegal venderlos en los Estados Unidos. Algunas veces se pueden encontrar en tiendas vía Internet a través de sitios Web administrados en otros países, aun cuando la FDA de los EE.UU. ha advertido que tanto los sitios Web domésticos como los extranjeros no pueden vender estos cigarrillos en este país. Las compañías de tabaco estadounidenses emplean alternativas para esquivar esta restricción al producir cigarros (puros) más pequeños de sabores (vea la sección “Cigarros”) como un producto de remplazo a los cigarrillos de sabores.

Cigarrillos “clove” (kreteks)

Los cigarrillos “clove”, también llamados “kreteks”, son un producto del tabaco con los mismos riesgos de salud que los cigarrillos tradicionales. Los kreteks contienen de 60% a 70% de tabaco y de 30% a 40% de especias molidas, aceite de especias, y otros aditivos. Éstos emiten más nicotina, monóxido de carbono y alquitrán que los cigarrillos tradicionales. Estos cigarrillos provienen principalmente de Indonesia y otros países del sureste de Asia, aunque los niños también pueden hacer sus propios cigarrillos.

Los fumadores de kreteks tienen riesgos mayores de asma y otras enfermedades del pulmón en comparación con los no fumadores. Los kreteks pueden causar efectos perjudiciales pulmonares de inmediato, como niveles más reducidos de oxígeno, generación de fluidos en los pulmones e inflamación. Los fumadores habituales de kreteks tienen un riesgo hasta 20 veces mayor de problemas con la función pulmonar (obstrucción de las vías respiratorias o deficiencias en la inhalación de oxígeno) en comparación con los no fumadores.

A pesar de las leyes contra la venta o importación de cigarrillos con sabores, casi el 3% de los estudiantes de preparatoria los habían probado al menos una vez desde el 2013.

Cigarrillos de sabores (bidis)

Los cigarrillos de sabores, llamados bidis o beedies, a menudo provienen de India y de países del sureste de Asia. Estos cigarrillos son bastante populares entre la juventud estadounidense. Esto se debe en parte a que están disponibles en sabores similares a dulces, como chocolate, cereza, fresa, regaliz (dulce de goma) y naranja. Algunas personas creen que son más seguros y más naturales que los cigarrillos comunes. Tienden tener un costo menor que los cigarrillos comunes y producen en el fumador una toxicidad más rápida debido a su alto contenido de nicotina.

Los bidis son cigarrillos de tabaco enrollados a mano en una hoja de "tendu" o "temburi" (plantas nativas de Asia) y amarrados con cordones de colores llamativos en las puntas. Aunque el contenido de tabaco en los bidis es menor que el de los cigarrillos comunes, los bidis proveen de 3 a 5 veces más nicotina que los cigarrillos comunes, Estos no tienen filtro. Además, debido a que son más delgados que los cigarrillos comunes, se requiere realizar alrededor de hasta tres fumaradas (inhalaciones) más por bidi. Desde el 2013, alrededor de 3% de los estudiantes de escuela preparatoria había tratado los bidis.

Los bidis parecen tener todos los mismos riesgos, o más, que los cigarrillos comunes. Los riesgos de infartos, bronquitis crónica, enfermedades del corazón, enfisema y algunos cánceres son mucho más altos entre los fumadores de bidis que entre los no fumadores.


Fecha de última actualización: 04/13/2015
Fecha de último cambio o revisión: 04/13/2015