Fumar cigarrillos

+ -Text Size

TEMAS

¿Qué clase de enfermedades y muertes causa el hábito de fumar cigarrillos?

En los Estados Unidos, aproximadamente la mitad de todas las personas que continúan fumando morirán debido al hábito. Alrededor de 480,000 personas mueren cada año en esta país a causa de enfermedades asociadas con el consumo de tabaco. El hábito de fumar cigarrillos mata a más personas en los Estados Unidos que el alcohol, los accidentes automovilísticos, los suicidios, el SIDA, los homicidios y las drogas ilegales en conjunto.

Tipos de cáncer causados por el hábito de fumar

El fumar cigarrillos causa por lo menos el 30% de todas las muertes por cáncer. Este hábito está asociado con un riesgo aumentado para los siguientes tipos de cáncer:

El fumar es responsable del 87% de las muertes por cáncer de pulmón en hombres y 70% en mujeres. El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte de cáncer entre ambos hombres y mujeres, y uno de los cánceres más difíciles de tratar.

El cáncer de pulmón a menudo es prevenible. Algunos grupos religiosos que defienden el no fumar como parte de su religión, como los mormones y los adventistas del séptimo día, tienen tasas mucho menores de cáncer del pulmón y de otros cánceres asociados con el hábito de fumar.

Otros problemas de salud causados por el hábito de fumar

Aun siendo el cáncer una enfermedad grave, se le atribuye menos de la mitad de las muertes relacionadas con el hábito de fumar que ocurren cada año. Fumar es una causa principal de muchos otros problemas de salud que pueden causar la muerte (enfermedad cardiaca, aneurismas, bronquitis, enfisema y ataque al cerebro).

El consumo de tabaco puede causar daño al sistema reproductor femenino y afectar a los bebés. El tabaco también está asociado con fertilidad reducida y un incremento en el riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y parto de feto muerto. Además, es una causa de que los bebés presenten bajo peso al nacer. Igualmente, el cigarrillo ha sido asociado con un mayor riesgo de defectos de nacimiento y síndrome de muerte súbita infantil. Para obtener más información, consulte nuestro documento titulado Las mujeres y el fumar.

El hábito de fumar puede empeorar un caso de neumonía (pulmonía), así como el asma, y se ha asociado con otros problemas de salud, incluyendo enfermedades en las encías, cataratas, pérdida de densidad en los huesos, fractura de la cadera y úlceras pépticas. Algunos estudios también lo asocian con degeneración macular, una enfermedad de los ojos que puede causar ceguera.

El fumar puede causar o empeorar la pobre circulación de la sangre en los brazos y las piernas (enfermedad vascular periférica o PVD, por sus siglas en inglés). La cirugía dirigida a mejorar la circulación sanguínea a menudo no es eficaz en las personas que siguen fumando. Debido a esto, muchos cirujanos vasculares (que hacen cirugías en los vasos sanguíneos) se niegan a realizan cirugías en pacientes con PVD a menos que ellos dejen de fumar.

El humo de los cigarrillos (llamado humo de segunda mano o humo de tabaco ambiental) también puede tener efectos perjudiciales a la salud de aquéllos que se exponen a él. Los adultos y los niños pueden presentar problemas de salud al respirar el humo de segunda mano (Lea nuestro documento titulado El humo de segunda mano).

Fumar afecta el tiempo que usted vivirá y su calidad de vida

Los fumadores de cigarrillos mueren más jóvenes que los no fumadores. De hecho, según un estudio de los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) realizado al finales de la década de 1990, el hábito de fumar acortó las vidas de los hombres fumadores por 13.2 años y las vidas de las mujeres fumadoras por 14.5 años. En comparación con las personas que nunca han fumado, los hombres y las mujeres que fuman tienen más probabilidades de morir durante una edad mediana (entre las edades de 35 a 69 años). Dejar de fumar a los 40 años reduce la pérdida de vida alrededor de 90%, aunque dejar el hábito a cualquier edad puede reducir el riesgo de muerte prematura.

Sin embargo, no todos los problemas de salud asociados con el fumar terminan en muertes. El hábito de fumar afecta la salud del fumador de muchas maneras, causando daño a casi todos los órganos del cuerpo, y ocasionando muchas enfermedades. Entre las enfermedades que ocurren con más frecuencia se incluye la bronquitis crónica, el enfisema, los ataques al corazón, los derrames cerebrales y el cáncer. Además, algunos estudios han encontrado que los hombres que fuman podrían estar más propensos a padecer impotencia (disfunción eréctil o ED) en comparación con los no fumadores.

Estos problemas pueden robar la calidad de vida a una persona mucho antes de que muera. Las enfermedades relacionadas con el fumar pueden limitar la vida diaria de una persona, ya que puede ser más difícil respirar, desplazarse, trabajar o jugar. Dejar de fumar, especialmente a edades más tempranas, puede reducir la discapacidad relacionada con el fumar.


Fecha de última actualización: 06/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/03/2014