Las mujeres y el fumar

+ -Text Size

TEMAS

¿Cómo el humo de segunda mano afecta la salud de sus hijos?

Se calcula que aproximadamente 1 de cada 4 niños de 3 a 11 años de edad en los Estados Unidos vive con al menos un fumador. Los estudios reportan que los niños mayores cuyos padres fuman se enferman con mayor frecuencia. Contraen bronquitis y neumonía con más frecuencia. Además tosen y presentan respiración sibilante con más frecuencia. El humo de segunda mano también puede causar ataques de asma, empeorar los síntomas del asma, e incluso causar nuevos casos de asma en niños que nunca antes habían mostrado síntomas. Más del 40% de los niños que acuden a la sala de urgencias debido a asma viven con fumadores. Un ataque severo de asma puede causar la muerte.

Los niños que viven con padres fumadores también contraen más infecciones de los oídos. A menudo, esto causa acumulación de líquido en sus oídos y puede que ellos necesiten una cirugía para drenar sus conductos auditivos.

Algunos de los problemas podrían parecer insignificantes, pero éstos se van acumulando rápidamente: piense sobre los gastos, las visitas al médico, las medicinas, las ausencias a la escuela, y a menudo las ausencias en el trabajo por parte del padre o la madre que tiene que quedarse en casa con su hijo enfermo. Además, esto no incluye las molestias que pasa el niño.

Informe del Director de Salud Pública: El humo de segunda mano mata a personas que no fuman y hace que otras enfermen

Se ha demostrado que el humo de segunda mano, conocido también como humo ambiental de tabaco (ETS), aumenta el riesgo de cáncer de pulmón. El informe de 2006 del Director de Salud Pública sobre el humo de segunda mano declaró que:

  • Muchos millones de estadounidenses, tanto niños como adultos, están expuestos al humo de segunda mano en sus casas y lugares de trabajo, aún y cuando se ha logrado un avance sustancial en el control del tabaco.
  • El humo de segunda mano ocasiona muerte prematura y enfermedades en niños y adultos que no fuman.
  • Los niños expuestos al humo de segunda mano están a un riesgo aumentado del síndrome de muerte súbita infantil (SIDS), infecciones del sistema respiratorio, complicaciones en los oídos y asma más severo.
  • Cuando los padres fuman, esto causa síntomas respiratorios y desacelera el crecimiento de los pulmones de sus hijos.
  • El humo de segunda mano ocasiona daños inmediatos al corazón, los vasos sanguíneos y al sistema circulatorio. Con el paso del tiempo, puede causar enfermedad cardiaca, derrame cerebral y ataques al corazón.
  • La evidencia científica muestra que no existe un nivel seguro de exposición al humo de segunda mano. Cualquier exposición es perjudicial.
  • La única manera de proteger completamente a las personas que no fuman de la exposición al humo de segunda mano en lugares cerrados, es previniendo que se fume en los interiores o en los edificios. Separar a los fumadores de los no fumadores, filtrar el aire y ventilar los edificios no puede evitar la exposición de los no fumadores al humo de segunda mano.

Fecha de última actualización: 04/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/03/2014