Las mujeres y el fumar

+ -Text Size

TEMAS

Las enfermedades y el cáncer asociados con el hábito de fumar son una epidemia en las mujeres

En marzo de 2001, el Director de Salud Pública de los Estados Unidos (US Surgeon General) emitió un informe detallado, que por mucho tiempo se había esperado. Llamado "La mujer y el hábito de fumar", el informe se presentó junto con esta declaración:

    Cuando nos estamos refiriendo a los problemas de salud pública, no debemos dar mal uso a la palabra “epidemia”. Sin embargo, no hay mejor palabra para describir el incremento del 600 por ciento en la tasa de mortalidad de cáncer del pulmón, una enfermedad en las mujeres desde 1950, causada principalmente por el hábito de fumar cigarrillos. Evidentemente, esta enfermedad relacionada con el hábito de fumar en las mujeres es una epidemia en su totalidad.

      – David Satcher, MD, PhD

El hábito de fumar representa la causa de muerte prematura más evitable en este los Estados Unidos. Según los “Centros para la Prevención y Control de las Enfermedades” (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), las enfermedades asociadas con el hábito de fumar causaron la muerte de más de 200,000 mujeres cada año. En promedio, las mujeres que fuman mueren 14.5 años antes que las no fumadoras.

La encuesta más reciente del CDC (2012) muestra que casi 1 de 6 mujeres estadounidenses (15.8%) de 18 años o mayores fumaron cigarrillos. Las tasas más altas se registraron entre las mujeres indio-americanas y las nativas de Alaska (24%), seguido de las mujeres de múltiples razas (18.7%), luego las de raza blanca (18.4%), las de raza negra (14.8%), las hispanas/latinas (7.8%) y las asiáticas (5.5%).

En general, entre menor sea el nivel educativo que tenga una mujer, mayores son las probabilidades de que fume. Por ejemplo las mujeres que cuentan con un nivel de estudios medio-superior (preparatoria, nivel previo a la universidad) son doblemente más propensas a fumar en comparación a las que se gradúan de la universidad. Las mujeres con un grado de estudios a nivel técnico (estudios en colegios comunitarios, p.ej.) son triplemente más propensas de ser fumadoras en comparación a las que se graduaron de la universidad.

En general, las mujeres tienen una probabilidad menor de fumar en comparación con los hombres. Sin embargo, fumar es más popular entre las mujeres más jóvenes que las de mayor edad. Casi 18% de las mujeres entre las edades de 25 a 44 años fumaron cigarrillos. Las tasas tabaquismo por el hábito de fumar cigarrillos son alrededor de 14.5% más bajas entre mujeres de 18 a 24 años de edad, pero estas cifras no incluyen a las mujeres en dichos rangos de edad que sean consumidoras de otros productos del tabaco, como los cigarros (puros), así como los minicigarros (minipuros), hookahs y cigarrillos electrónicos. Si estas mujeres jóvenes continúan fumando a medida que envejecen, padecerán enfermedades y discapacidades asociadas con el hábito. Alrededor del 7.5% de las mujeres de 65 años o mayores fuma.

Las mujeres que fumaban de forma frecuente comenzaron su hábito durante su adolescencia, en la mayoría de las veces, antes de haber tenido 18 años. Mientras más joven una mujer comienza a fumar, mayor es la probabilidad de consumir tabaco en grandes cantidades cuando sea adulta. Las encuestas más recientemente publicadas del CDC en función del nivel de escolaridad, muestran que el 35% de las estudiantes de 9° grado han fumado por lo menos un cigarrillo. Al analizar el 12° año escolar, ese grupo alcanzó más del 54%. A partir de la escuela secundaria (estudios a nivel medio), alrededor del 3% de las chicas informaron haber fumado al menos un cigarrillo durante el mes anterior.

Y no solamente cigarrillos. En una encuesta sobre el consumo de sustancias narcóticas, el 21% de las niñas en el 12° año escolar indicaron haber fumado con hookah durante el último año. Al cuestionarles sobre el último mes, más del 8% de las estudiantes a nivel medio-superior (preparatoria, nivel previo a la universidad y no necesariamente las que cursaban su último año antes de graduarse) indicaron haber fumado minicigarros (minipuros), mientras que el 5% indicó haber fumado con hookah. El uso de los cigarrillos electrónicos constituye una moda más reciente, donde alrededor del 10% de las estudiantes de este grupo los ha usado al menos una vez, y el 2% indicó haberlo hecho durante el último mes.

Para más información sobre el tabaquismo entre los niños y adolescentes, refiérase a nuestro documento Datos sobre el uso del tabaco en los niños y adolescentes.


Fecha de última actualización: 04/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/03/2014