Las mujeres y el fumar

+ -Text Size

TEMAS

Dejar el hábito de fumar

En una encuesta de 2010, más del 70% de las mujeres dicen que quieren dejar de fumar. Más de la mitad reportaron que intentaron dejar de fumar durante el año anterior. La probabilidad para dejar de fumar y mantenerse sin fumar es casi igual para los hombres que para las mujeres, pero puede que haya algunas maneras en que las mujeres sean diferentes (consulte la sección “Diferencias entre las mujeres y los hombres” que se presenta más adelante).

Dejar de fumar puede ayudar a reducir el riesgo de muchos de los efectos de salud relacionados con este hábito. El riesgo de enfermedades cardiacas se reduce grandemente a tan solo uno o dos años después de haber dejado de fumar. Por otro lado, el riesgo de sufrir un derrame cerebral puede bajar al nivel de una persona que no fuma dentro de 2 a 5 años de haber dejado de fumar.

Muchas mujeres tienen miedo de dejar de fumar por temor a aumentar de peso. Algunas mujeres que dejan de fumar aumentan algunas libras, principalmente en el primer año. Aunque las cifras varían, las mujeres aumentan un promedio de casi cinco kilos (alrededor de diez libras) después de dejar de fumar. Esta cantidad de peso ganado usualmente puede ser controlada mediante dieta y ejercicio. Además, los beneficios para la salud que se obtienen al dejar de fumar son considerablemente mayores que cualquier problema que cause un pequeño aumento de peso.

Diferencias entre las mujeres y los hombres

Algunos estudios han demostrado que existen diferencias entre hombres y mujeres que están tratando de dejar de fumar. Por ejemplo, algunos estudios encontraron que las terapias de remplazo de nicotina parecían ayudar más a los hombres que a las mujeres. Los estudios de otras medicinas, tal como bupropión (Zyban®) y vareniclina (Chantix®) no han encontrado tal diferencia (los hombres y las mujeres tuvieron las mismas tasas de éxito). Algunos de estos estudios utilizaron orientación o grupo de apoyo, lo que pareció ayudar tanto a hombres como a mujeres a dejar de fumar y mantenerse sin fumar.

Además existe la interrogante sobre cómo los cambios hormonales de cada mes pueden afectar a las mujeres que no han pasado por la menopausia mientras están dejando de fumar. Los resultados de estos estudios han sido mixtos en cuanto a si funciona mejor tratar y dejar de fumar durante las primeras o las últimas partes de los ciclos menstruales. La mayoría de los estudios parece apoyar la idea de que las mujeres pueden tener ansias más fuertes de fumar justo antes de comenzar sus periodos menstruales. Éste es casi el mismo tiempo en que las mujeres pueden presentar síntomas premenstruales. Debido a esto, algunos expertos recomiendan que las mujeres dejen de fumar después que hayan pasado por los síntomas premenstruales.

Busque ayuda para dejar de fumar

Usted no tiene por qué dejar de fumar por sí sola. De hecho, los recursos para abandonar el hábito como los programas vía telefónica, grupos de apoyo, y medicamentos pueden mejorar sus probabilidades de dejar de fumar y mantenerse sin fumar. Para más información, consulte el documento Pasos para dejar de fumar, así como otras publicaciones de la Sociedad Americana Contra El Cáncer presentadas a continuación. También puede llamaros al 1-800-227-2345 o visitar nuestro sitio en Internet www.cancer.org para obtener más información sobre tomar este importante paso hacia una mejor salud.


Fecha de última actualización: 04/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/03/2014