Preguntas acerca del hábito de fumar, el tabaco y la salud

+ -Text Size

TEMAS

¿Es realmente adictivo fumar tabaco?

La adicción se caracteriza por la búsqueda o el uso repetitivo y compulsivo de una sustancia, a pesar de sus efectos perjudiciales y consecuencias indeseables. La adicción es una dependencia mental o emocional a una sustancia. La nicotina es la sustancia adictiva conocida que se encuentra en el tabaco, y los investigadores están buscando otras sustancias que también pudieran contribuir a la dependencia al tabaco.

El consumo regular de productos con tabaco ocasiona la adicción en muchos consumidores. La nicotina es una droga que se encuentra naturalmente en el tabaco que es tan adictiva como la heroína o la cocaína:

  • Cuando se inhala en pequeñas cantidades, la nicotina produce sensaciones de placer que estimulan al fumador a fumar más. La nicotina actúa en la química del cerebro y el sistema nervioso central, afectando el estado de ánimo del fumador. Funciona como otras drogas adictivas al inundar los circuitos cerebrales sobre la compensación con dopamina (un mensajero químico). La nicotina también provoca un "subidón" de adrenalina en una cantidad que no es suficiente como para ser notada, pero bastante como para acelerar su corazón y elevar su presión sanguínea.
  • La nicotina llega al cerebro en cuestión de segundos después de una bocanada, y sus efectos comienzan a disiparse en pocos minutos. Esto es lo que con más frecuencia causa que la persona fume nuevamente. Si el fumador no fuma de nuevo pronto, los síntomas de abstinencia comienzan y empeoran con el transcurso del tiempo.
  • Al fumador típico le toma alrededor de 10 bocanadas fumar cada cigarrillo. Una persona que fuma una cajetilla al día se suministra alrededor de 200 "entradas" de nicotina cada día.
  • Los fumadores suelen volverse dependientes de la nicotina y experimentan síntomas físicos y emocionales (mentales o psicológicos) de abstinencia cuando dejan de fumar. Estos síntomas incluyen: irritabilidad, nerviosismo, dolor de cabeza y trastornos del sueño. Sin embargo, el indicador verdadero de la adicción es que las personas aún fuman a pesar de que saben que fumar es perjudicial para ellos, pues afecta sus vidas, su salud y sus familias de maneras no saludables. De hecho, la mayoría de las personas que fuman quieren dejar el hábito.

Los investigadores también están analizando las otras sustancias químicas que se encuentran en el tabaco de los cigarrillos, las cuales dificultan que las personas dejen de fumar. En el cerebro de los animales, el humo del tabaco causa cambios químicos que no son explicados completamente por los efectos de la nicotina.

En un cigarrillo regular, la cantidad de nicotina promedio que el fumador obtiene varía entre de 1 y 2 miligramos. Sin embargo, el cigarrillo por sí solo contiene más nicotina que esto. La cantidad que las personas en realidad adquieren depende de cómo ellas fuman, cuántos veces inhalan el humo, cuán profundamente inhalan y otros factores.

Todas las formas de tabaco tienen nicotina y otros químicos que son absorbidos fácilmente por los pulmones al fumar cigarrillos, y por la boca o la nariz al usar los productos de tabaco oral (tabaco que se mastica u otras formas que no se fuman). Desde estos puntos de entrada, la nicotina se propaga rápidamente por todo el cuerpo.

¿Cuán poderosa es la adicción a la nicotina?

Alrededor del 70% de los fumadores dice que quieren dejar de fumar y aproximadamente la mitad trata de dejar de fumar cada año, pero sólo 4% al 7% lo logran sin ayuda. Esto se debe a que los fumadores no sólo se vuelven físicamente dependientes de la nicotina; sino que también existe una dependencia emocional (psicológica) fuerte, lo que causa una recaída después de dejar el hábito. El fumador podría asociar el fumar con actividades sociales, así como con muchas otras actividades. Además, los fumadores pueden usar tabaco para ayudar a manejar sensaciones y emociones desagradables, lo que se puede tornar en un problema para algunos fumadores cuando tratan de dejar el hábito. Todos estos factores hacen que sea difícil dejar de fumar.

De hecho, podría ser más difícil dejar de fumar que abandonar el uso de la cocaína o los opiáceos, como la heroína. Los investigadores revisaron recientemente 28 estudios diferentes de personas que estaban tratando de dejar de usar la sustancia a la que eran adictos. Se enfocaron en las personas que participaban de los estudios que no recibían ninguna medicina para ayudarles a dejar de fumar. (Muchas de estas personas tenían otras clases de apoyo para dejar de fumar, tal como terapia de comportamiento, de modo que las tasas de éxito pudieron haber sido mayores que si no hubiesen tenido ninguna ayuda). Alrededor del 18% pudo dejar de consumir alcohol, y más del 40% pudo abandonar los opiáceos o la cocaína, aunque solo 8% pudo dejar de fumar.

¿Qué efectos tiene la nicotina?

La nicotina es un veneno, y una gran dosis de nicotina puede causar la muerte al detener los músculos que una persona usa para respirar. Pero los fumadores suelen inhalarla en cantidades mucho más pequeñas que el cuerpo puede descomponerla y eliminarla rápidamente. La primera dosis de nicotina hace que la persona se mantenga despierta y alerta, mientras que las dosis posteriores hacen que la persona se sienta calmada y relajada.

La nicotina puede hacer que los nuevos fumadores, así como las personas que fuman habitualmente, y que reciben una dosis excesiva de nicotina, se sientan mareados o con nauseas. Las palpitaciones del corazón en estado de reposo, en los jóvenes que fuman, aumentan de dos a tres latidos por minuto. Además, la nicotina reduce la temperatura de la piel y disminuye el flujo de sangre en las piernas y los pies. Puede que desempeñe un papel importante en aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca o apoplejía en el fumador, pero otras sustancias en el humo del cigarrillo son más propensas a provocar esto.

Muchas personas tienen la concepción errónea de que la nicotina es la sustancia en el tabaco que causa cáncer. Esta creencia puede causar que algunas personas eviten el uso de la terapia de reemplazo de nicotina al tratar de dejar de fumar. La nicotina es lo que ayuda (y mantiene) a que la persona sea adicta al tabaco, pero son las otras sustancias en el tabaco las causantes de cáncer.

Las investigaciones han mostrado que la nicotina en sí afecta las actividades de ciertas células normales y células cancerosas. Asimismo, algunos estudios hechos en animales reportan que la nicotina puede que contribuya al crecimiento y propagación de tumores existentes, pero no se sabe aún si esto sucede en humanos y se requiere realizar más investigación al respecto.


Fecha de última actualización: 06/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/03/2014