+ -Text Size

El humo de segunda mano

Según el Informe del Director General de Salud Pública de los Estados Unidos emitido en 2014, más de 20 millones de muertes relacionadas con el tabaco se han reportado en este país desde 1964; 2.5 millones de estas muertes correspondieron a personas que no fumaban y que fallecieron a causa de la exposición al humo de segunda mano. Durante ese mismo periodo de tiempo, 100,000 bebés han muerto debido a que sus padres fumaban (incluyendo fumar durante el embarazo).

¿Qué es el humo de segunda mano?

El humo de segunda mano también se conoce como humo de tabaco en el ambiente. Este humo consiste en una mezcla de dos tipos de humo que provienen de la combustión del tabaco:

  • Humo emitido al aire: proviene del extremo de un cigarrillo encendido, pipa o cigarro (puro)
  • Humo de tabaco ambiental: exhalado por un fumador

A pesar de que pensamos que se trata de lo mismo, en realidad no es así. El humo que es emitido al aire desde el extremo encendido de un cigarrillo tiene concentraciones más elevadas de agentes que causan cáncer (carcinógenos) y es más tóxico que el humo que el fumador exhala. Además, contiene partículas más pequeñas que el humo que exhala el fumador. Estas partículas más pequeñas facilitan su acceso a los pulmones y las células del cuerpo.

Se le llama fumar involuntariamente o fumar pasivamente cuando las personas que no fuman son expuestas al humo de segunda mano. Las personas que no fuman y que respiran el humo de segunda mano reciben la nicotina y los químicos tóxicos por la misma vía que los fumadores. Cuanto más se expone al humo de segunda mano, mayor será el nivel de estos químicos dañinos en el cuerpo.

¿Por qué es el humo de segunda mano un problema?

El humo de segunda mano causa cáncer

El humo de segunda mano es clasificado como un agente causante de cáncer en los humanos por la Environmental Protection Agency (EPA) de los Estados Unidos, el US National Toxicology Program y la International Agency for Research on Cancer (IARC), una subsidiaria de la Organización Nacional de la Salud.

El humo del tabaco es una mezcla de gases y partículas que contiene más de 7,000 compuestos químicos. Se sabe que más de 250 de estos químicos son perjudiciales, y se sabe que al menos 69 causan cáncer.

El humo de segunda mano ha sido asociado al cáncer de pulmón. También hay algo de evidencia que sugiere estar asociado con el linfoma, la leucemia y los tumores cerebrales en niños, así como cánceres de laringe (caja sonora de la voz), faringe (garganta), senos nasales, cerebro, vejiga, recto, estómago y seno en adultos.

La IARC informó en 2009 que los padres que fumadores antes y durante el embarazo tenían más probabilidades de tener un hijo con hepatoblastoma. Se cree que este cáncer de hígado poco común se origina mientras el bebé aún está en el útero. En comparación con los padres que no fuman, el riesgo era alrededor del doble de alto si sólo uno de los padres fumaba, pero casi cinco veces mayor cuando ambos padres fumaban.

El humo de segunda mano y el cáncer de seno

Un asunto que continúa siendo estudiado consiste en si el humo de segunda mano aumenta el riesgo de cáncer de seno. Tanto el humo directo que aspira el fumador como el humo que es emitido al aire desde el extremo encendido de un cigarrillo contienen químicos que, en altas concentraciones, causan cáncer de seno en roedores. Los químicos del humo del tabaco alcanzan el tejido mamario, y se pueden encontrar en la leche materna.

Una de las razones por las que la asociación entre el humo de segunda mano y el riesgo de cáncer de seno en los estudios con humanos es incierta consiste en que no se ha demostrado claramente que el riesgo de cáncer de seno aumenta en los fumadores activos. Otra posible explicación para esto consiste en que el humo del tabaco podría tener diferentes efectos en el riesgo de cáncer de seno entre fumadoras al compararse con aquellas expuestas al humo de segunda mano.

Un informe de la Agencia de Protección Ambiental (Enviromental Protection Agency) de California concluyó en 2005 que la evidencia asociada con el humo de segunda mano y el cáncer de seno es “consistente con una asociación causal” en mujeres jóvenes. Esto significa que el humo de segunda mano actúa como si pudiese ser una causa de cáncer de seno en estas mujeres. El Informe del Director General de Salud Pública de los Estados Unidos emitido en 2014, concluyó que en este momento la evidencia es “sugestiva, pero no suficiente” para establecer el vínculo. De todas maneras, este posible vínculo con el cáncer de seno es una razón más para evitar el humo de segunda mano.

El humo de segunda mano causa otras enfermedades y muertes

El humo de segunda mano puede perjudicar de muchas maneras. Cada año, sólo en los Estados Unidos, este humo es el causante de:

  • Aproximadamente de 42,000 muertes por enfermedades cardiacas en las personas que actualmente no fuman.
  • Cerca de 7,000 muertes por cáncer de pulmón en las personas adultas no fumadoras.
  • Ataques de asma y problemas relacionados con el asma más graves en hasta un millón de niños asmáticos.
  • Entre 150,000 y 300,000 infecciones del tracto respiratorio inferior (pulmón y bronquios) en niños menores de 18 meses de edad, y 7,500 a 15,000 hospitalizaciones por año.
  • Los niños tienen muchas más probabilidades de ser transferidos a una unidad de cuidado intensivo cuando padecen gripe, pasan más tiempo en el hospital, y tienen más probabilidades de necesitar tubos de respiración en comparación con los niños que no están expuestos a este humo.

En los Estados Unidos, los costos correspondientes a la atención médica adicional, las enfermedades y las muertes causadas por el humo de segunda mano alcanzan más de $10 mil millones al año.

Algunos estudios también han asociado el humo de segunda mano con cambios mentales y emocionales. Por ejemplo, un estudio chino ha sugerido que la exposición al humo de segunda mano está vinculada a un mayor riesgo de graves síndromes de demencia. Un estudio del Reino Unido reportó que las mujeres expuestas al humo de segunda mano durante el embarazo tuvieron en mayor riesgo de síntomas de depresión durante el embarazo. Se necesita más investigación para comprender mejor la posible relación entre el humo de segunda mano, la demencia y la salud mental.

Informes del Director General de la Salud Pública: hallazgos sobre el hábito de fumar, el humo de segunda mano y la salud

Desde 1964, se han redactado 32 informes del Director General de la Salud Pública para crear conciencia pública sobre asuntos de salud vinculados al tabaco y el humo de segunda mano. La investigación constante usada en estos informes sigue apoyando el hecho de que el tabaco y el humo de segunda mano están asociados con graves problemas de salud que podrían ser prevenidos. Los informes han destacado muchos hallazgos importantes sobre el humo de segunda mano, tales como:

  • El humo de segunda mano mata a niños y a adultos que no fuman.
  • El humo de segunda mano causa enfermedades en niños y en adultos que no fuman.
  • La exposición al humo de segunda mano durante el embarazo aumenta la probabilidad de que una mujer presente un aborto espontáneo, nacimientos de bebés muertos, nacimientos de bebés con bajo peso y otros problemas de embarazo y parto.
  • Los bebés y los niños expuestos al humo de segunda mano tienen un mayor riesgo del síndrome de muerte súbita infantil (SIDS), infecciones pulmonares y de las vías respiratorias superiores, infecciones de oído y ataques de asma más severos y frecuentes.
  • El hábito de fumar de los padres puede causar respiración sibilante, tos, bronquitis y pulmonía, y desacelera el crecimiento de los pulmones de sus hijos.
  • El humo de segunda mano afecta inmediatamente al corazón, los vasos sanguíneos y la circulación sanguínea en una manera perjudicial. Con el paso del tiempo, puede causar enfermedad cardiaca, derrame cerebral y ataques al corazón.
  • El humo de segunda mano causa cáncer de pulmón en personas que nunca han fumado. Incluso una exposición breve puede dañar las células en maneras que pone en marcha el proceso del cáncer. El Director General de Salud calcula que vivir con un fumador aumenta la probabilidad de padecer cáncer de pulmón de 20% a 30%.
  • Los químicos en el humo del tabaco causan daños al esperma, lo que pudiera reducir la fertilidad y afectar el desarrollo del feto. Se sabe que el humo de segunda mano causa daños al esperma en los animales, pero se necesitan más estudios para saber los efectos en los humanos.
  • No existe un nivel seguro de exposición al humo de segunda mano. Cualquier exposición es perjudicial.
  • Millones de estadounidenses, tanto niños como adultos, siguen estando expuestos al humo de segunda mano en sus hogares y lugares de trabajo, a pesar de haberse logrado un avance sustancial en el control del tabaco. De hecho, casi la mitad de los no fumadores y más del 60% de los niños en los Estados Unidos continúan exponiéndose al humo de segunda mano.
  • En promedio, los niños están más expuestos al humo de segunda mano que los adultos que no fuman.
  • La única manera de proteger completamente a las personas que no fuman de la exposición al humo de segunda mano en lugares cerrados, es previniendo que se fume en los interiores o en los edificios. Separar a los fumadores de los no fumadores, filtrar el aire y ventilar los edificios no puede evitar la exposición de los no fumadores al humo de segunda mano.

¿Dónde es el humo de segunda mano un problema?

Deberá estar especialmente atento(a) sobre la exposición al humo de segunda mano en estos lugares:

En el lugar de trabajo

El lugar de trabajo conforma una fuente importante de exposición al humo de segunda mano para muchos adultos.

A la Occupational Safety and Health Administration (OSHA), la agencia federal responsable de la salud y normas de seguridad en los sitios de trabajo, le preocupa el humo de segunda mano como un posible carcinógeno en el lugar de trabajo. El National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH) y OSHA reconocen que se desconocen los niveles seguros de humo de segunda mano, y recomiendan reducir la exposición a los niveles más bajos posibles.

Entre los adultos no fumadores, el humo de segunda mano en el lugar de trabajo ha sido relacionado con un aumento en el riesgo de enfermedad cardiaca y cáncer de pulmón. La Dirección General de Salud Pública declaró que las políticas sobre lugares de trabajo libres de humo son la única forma de prevenir la exposición al humo de segunda mano en el trabajo. Separar a los fumadores de los no fumadores, filtrar el aire y ventilar los edificios no puede prevenir la exposición si las personas aún fuman en el interior del edificio. Aparte de proteger a los no fumadores, un incentivo adicional consiste en que también las restricciones de fumar en el lugar de trabajo pueden animar a los fumadores a fumar menos o incluso dejar el hábito.

En los lugares públicos

Todos pueden estar expuestos al humo de segunda mano en los lugares públicos, tales como en los restaurantes, centros comerciales, transporte público, parques, escuelas y guarderías infantiles. El Director General de Salud Pública ha sugerido al público optar por restaurantes y otros establecimientos comerciales que sean libres de humo, y a que informen a los propietarios de negocios donde se fuma que el humo de segunda mano es perjudicial para la salud de las familias.

Los lugares públicos donde acuden los niños son un área especial de preocupación. Asegúrese de que esté prohibido fumar en el centro de cuidado infantil o la escuela a la que asiste su hijo.

Algunos negocios parecen estar temerosos de prohibir el fumar, pero no existe evidencia contundente que demuestre que convertir el local en un área libre de humo afecte negativamente a los negocios.

En casa

Una de las cosas más importantes que usted puede hacer por la salud de su familia es conservar su hogar libre de humo. Cualquier familiar podría presentar problemas de salud relacionados con el humo de segunda mano.

El cuerpo en crecimiento de los niños es particularmente sensible a las toxinas del humo de segunda mano. El asma, las infecciones en los pulmones y en los oídos son más comunes entre niños que conviven con personas que fuman. Algunos de estos problemas pueden volverse graves e incluso pueden poner la vida en riesgo. Otros problemas pueden parecer insignificantes, pero éstos se pueden acumular rápidamente (el tiempo por las visitas al médico, las medicinas, las ausencias a la escuela, y a menudo las ausencias en el trabajo por parte del padre o la madre que tiene que quedarse en casa con su hijo enfermo) y son todos gastos que pueden afectar a una familia.

Piénselo: pasamos la mayor parte del tiempo en casa que en cualquier otro lugar. Un hogar libre de humo protege a su familia, a sus invitados y también a sus mascotas.

Los complejos de vivienda de unidades múltiples donde se permite fumar causan preocupación especial y son asunto de investigación. El humo del tabaco se puede desplazar a través de los conductos de aire, las grietas de las paredes y los pisos, los huecos de los ascensores, y por los espacios angostos para contaminar a los apartamentos en otros pisos, incluso a aquellos que están lejos del humo. El humo de segunda mano no se puede controlar con ventilación, limpieza de aire, o separando a los fumadores de los no fumadores.

En el automóvil

Los estadounidenses pasan mucho tiempo en los automóviles, y si alguien fuma al estar en ellos, las toxinas del humo se pueden acumular rápidamente. De nuevo, esto puede ser especialmente dañino para los niños.

Como respuesta a este hecho, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos ha estado trabajando para animar a las personas a convertir sus automóviles y sus casas en lugares donde no se fuma. Algunos estados y ciudades incluso tienen leyes que prohíben fumar en el automóvil cuando haya personas menores de cierta edad o que no alcanzan cierto peso. Además, se prohíbe fumar en muchas instalaciones, como edificios municipales, centros comerciales, escuelas, universidades y hospitales, incluyendo los espacios destinados para estacionamiento.

¿Qué ocurre con los olores persistentes que surgen al fumar?

En las publicaciones médicas aún no existe información que indique que los olores persistentes del cigarrillo causen cáncer en la gente. Las investigaciones indican que partículas de humo de segunda mano se pueden depositar en el polvo y sobre superficies, y permanecer allí mucho tiempo después de que el humo desaparezca. Algunos estudios sugieren que las partículas pueden durar hasta varios meses. A pesar de que ya no está en forma de humo, algunos investigadores le llaman humo de tercera mano o humo de tabaco residual.

El humo de tabaco residual aún se está estudiando. Las partículas que quedan del humo de tabaco se pueden combinar con los gases en el aire para formar compuestos que causan cáncer que no se encuentran en el humo fresco. Se sabe que NNK y PAHs (hidrocarburos aromáticos policíclicos) son carcinógenos que causan cáncer de pulmón, los cuales se han encontrado en muestras de polvo tomadas de las casas de fumadores. La investigación también ha demostrado que el humo de tercera mano puede causar daño al ADN de las células humanas en cultivos celulares.

Aunque aún se desconoce, los efectos causantes de cáncer del humo de tabaco residual probablemente serían menores en comparación con la exposición directa al humo de segunda mano. Aun así, los compuestos pueden mezclarse y ser inhalados con el otro polvo de la casa, y se pueden absorber también a través de la piel o recibirlos accidentalmente por la boca. Por esta razón, cualquier riesgo que los compuestos representen pudiera ser mayor para los bebés y los niños que juegan en el piso o que se colocan cosas en sus bocas.

La investigación más reciente ha demostrado que estos compuestos que se depositan en la ropa pueden ser eliminados mediante un lavado normal.

El riesgo real de cáncer no se ha medido por el momento, aunque los riesgos a la salud debido al humo de tabaco residual son un área de investigación activa.

¿Qué se puede hacer acerca del humo de segunda mano?

Las autoridades locales, estatales y federales pueden promulgar las políticas públicas para proteger a las personas del humo de segunda mano, así como para proteger a los niños de las enfermedades y la adicción relacionadas con el tabaco. Debido a que el humo de segunda mano no tiene niveles seguros, es importante que tales políticas sean tan estrictas como sea posible y que no impidan la acción en otros niveles gubernamentales.

Muchos gobiernos locales y estatales en los Estados Unidos, e incluso gobiernos federales en otros países, han decidido que la protección de la salud de los empleados y de otras personas en lugares públicos es de mucha importancia. Muchos de estos gobiernos han aprobado leyes para mantener el aire limpio en el interior de edificios. Aunque las leyes varían de lugar a lugar, éstas se están volviendo más comunes. La información detallada sobre las restricciones de fumar en cada estado está disponible en la página de Internet de la American Lung Association.

Usted no tiene que esperar a que el gobierno actúe. Incluso si fuma, usted puede optar por un hogar y un vehículo donde no se fuma. Esto hace que el aire que respira sea más seguro y agradable para los niños, otros familiares e invitados.

¿Cómo obtener más información?

Más información de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

A continuación presentamos información que podría ser de su utilidad. También puede solicitar copias gratis si llama a nuestra línea gratuita, 1-800-227-2345, o puede leerlos en nuestro sitio Web, www.cancer.org.

Preguntas acerca del hábito de fumar, el tabaco y la salud

Pasos para dejar de fumar

Smoking in the Workplace

Otras organizaciones*

Además de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, otras fuentes de información y de apoyo incluyen:

Environmental Protection Agency (EPA)
Teléfono: 1-202-272-0167
Sitio Web: www.epa.gov/smokefree.

American Lung Association
Línea telefónica gratuita: 1-800-586-4872
Sitio Web: www.lungusa.org

    Provee materiales impresos para dejar de fumar, algunos en español. También provee detalles sobre leyes y políticas de control de tabaco y hábito de fumar específicas de cada estado en www.lungusa2.org/slati/.

Centers for Disease Control and Prevention
Office on Smoking and Health

Línea telefónica sin cargos: 1-800-232-4636 (1-800-CDC-INFO)
TTY: 1-888-232-6348
Sitio Web: www.cdc.gov/tobacco/basic_information/secondhand_smoke/index.htm
Sitio Web principal de los CDC: www.cdc.gov

    Ofrece respuestas a preguntas relacionadas con el tacaco y la salud, mucha información sobre tabaco, el hábito de fumar, y el humo de segunda mano, así como herramientas y recursos para tomar acción en contra del humo de segunda mano.

National Cancer Institute
Línea telefónica gratuita: 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER)
TTY: 1-800-332-8615
Teléfono sin cargo sobre tabaquismo: 1-877-448-7848
Sitio Web: www.cancer.gov
Sitio Web directo sobre tabaquismo: www.smokefree.gov

    Provee información sobre cómo dejar de fumar, una guía para dejar el hábito, y orientación a través de la línea gratuita sobre tabaquismo, así como información sobre el hábito de fumar por estado e información sobre el humo de segunda mano.

*La inclusión en esta lista no implica la aprobación de la Sociedad Americana Contra El Cáncer.

Independientemente de quién sea usted, nosotros le podemos ayudar. Contáctenos para obtener información y apoyo. Llámenos al 1-800-227-2345 o visítenos en www.cancer.org.

Referencias

American Cancer Society. Cancer Facts & Figures 2012. Atlanta, Ga. 2012.

American Cancer Society. Cancer Facts & Figures 2014. Atlanta, Ga. 2014.

American Society of Clinical Oncology (ASCO). Secondhand Smoke and Cancer. Accessed at www.cancer.net/all-about-cancer/risk-factors-and-prevention/tobacco/secondhand-smoke-and-cancer on December 19, 2014.

Bahl V, Jacob P, Havel C, et al. Thirdhand cigarette smoke: factors affecting exposure and remediation. PLoS One. 2014 Oct 6;9(10):e108258. doi: 10.1371/journal.pone.0108258. eCollection 2014. Accessed at www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4186756/ on December 19, 2014.

Betts KS. Secondhand Suspicions: Breast Cancer and Passive Smoking. Environ Health Perspect. 2007;115:A136-A143.

Borland R, Yong H-H, Siahpush M, et al. Support for and reported compliance with smoke-free restaurants and bars by smokers in four countries: findings from the International Tobacco Control (ITC) Four Country Survey. Tobacco Control. 2006;15(suppl 3):34-41.

California Environmental Protection Agency. Health Effects Assessment for Environmental Tobacco Smoke. June 2005. Accessed at www.oehha.ca.gov/air/environmental_tobacco/pdf/app3partb2005.pdf on December 19, 2014.

Centers for Disease Control and Prevention, National Institute of Occupational Safety and Health. Current Intelligence Bulletin 54: Environmental Tobacco Smoke in the Workplace – Lung Cancer and Other Health Effects. 1991. (Publication No. 91-108) Accessed at www.nasdonline.org/document/1194/d001030/environmental-tobacco-smoke-in-the-workplace-lung-cancer.html on December 19, 2014.

Chen R, Wilson K, Chen Y, et al. Association between environmental tobacco smoke exposure and dementia syndromes. Occup Environ Med. 2013;70(1):63-69.

Dreyfuss JH. Thirdhand smoke identified as potent, enduring carcinogen. CA Cancer J Clin. 2010;60(4):203-204.

Hang B, Sarker AH, Havel C, et al. Thirdhand smoke causes DNA damage in human cells. Mutagenesis. 2013;28(4):381-391.

Hoh E, Hunt RN, Quintana PJ, et al. Environmental tobacco smoke as a source of polycyclic aromatic hydrocarbons in settled household dust. Environ Sci Technol. 2012;46(7):4174-4183.

Matt GE, Quintana PJ, Destaillats H, et al. Thirdhand tobacco smoke: emerging evidence and arguments for a multidisciplinary research agenda. Environ Health Perspect. 2011;119(9):1218-1226.

Mbah AK, Salihu HM, Dagne G, et al. Exposure to environmental tobacco smoke and risk of antenatal depression: application of latent variable modeling. Arch Womens Ment Health. 2013;16(4):293-302.

Mennella JA, Yourshaw LM, Morgan LK. Breastfeeding and smoking: short-term effects on infant feeding and sleep. Pediatrics. 2007;120:497-502.

National Cancer Institute. Secondhand Smoke and Cancer. Accessed at www.cancer.gov/cancertopics/factsheet/Tobacco/ETS on December 19, 2014.

Peres J. No Clear Link Between Passive Smoking and Lung Cancer. J Natl Cancer Inst. 2013 Dec 6. Accessed at http://jnci.oxfordjournals.org/content/105/24/1844.long on December 19, 2014.

Polyzos A, Schmid TE, Piña-Guzmán B, et al. Differential sensitivity of male germ cells to mainstream and sidestream tobacco smoke in the mouse. Toxicol Appl Pharmacol. 2009;237(3):298-305.

Public Health Law Center at William Mitchell College of Law, St. Paul, Minnesota. Kids, Cars and Cigarettes: A Brief Look at Policy Options for Smoke-Free Vehicles. April 2011. Accessed at http://publichealthlawcenter.org/sites/default/files/resources/phlc-guide-kidscarssmoke-policyoptions-2011.pdf on December 13, 2013.

Sleiman M, Gundel LA, Pankow JF, et al. Formation of carcinogens indoors by surface-mediated reactions of nicotine with nitrous acid, leading to potential thirdhand smoke hazards. Proc Natl Acad Sci USA. 2010;107(15):6576-6581.

Thomas JL, Hecht SS, Luo X, et al. Thirdhand Tobacco Smoke: A Tobacco-Specific Lung Carcinogen on Surfaces in Smokers' Homes. Nicotine Tob Res. 2013 Jul 26. [Epub ahead of print]

US Department of Health and Human Services. Report on Carcinogens, 13th Edition. Public Health Service – National Toxicology Program. “Tobacco-Related Exposures.” Accessed at http://ntp.niehs.nih.gov/ntp/roc/content/profiles/tobaccorelatedexposures.pdf#search=tobacco%20smoke on December 19, 2014.

US Department of Health & Human Services. How Tobacco Smoke Causes Disease: The Biology and Behavioral Basis for Smoking-Attributable Disease: A Report of the Surgeon General. 2010. Accessed at www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK53017/ on December 22, 2014.

US Department of Health and Human Services. The Health Consequences of Involuntary Exposure to Tobacco Smoke: A Report of the Surgeon General. 2006. Accessed at www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK44324/ on December 22, 2014.

US Department of Health and Human Services. The Health Consequences of Smoking: A Report of the Surgeon General. 2004. Accessed at www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/sgr/2004/index.htm on December 22, 2014.

US Department of Health and Human Services. The Health Consequences of Smoking --- 50 Years of Progress: A Report of the Surgeon General. 2014. Accessed at www.surgeongeneral.gov/library/reports/50-years-of-progress/ on December 22, 2014.

US Environmental Protection Agency. Frequent Questions. Indoor Air Quality. What can I do about secondhand smoke coming from my neighbor's apartment? Accessed at http://iaq.supportportal.com/link/portal/23002/23007/Article/21526/What-can-I-do-about-secondhand-smoke-coming-from-my-neighbor-s-apartment on December 19, 2014.

US Environmental Protection Agency. Respiratory Health Effects of Passive Smoking (Also Known as Exposure to Secondhand Smoke or Environmental Tobacco Smoke ETS). US Environmental Protection Agency, Office of Research and Development, Office of Health and Environmental Assessment, Washington, DC; 1992. Accessed at http://cfpub.epa.gov/ncea/cfm/recordisplay.cfm?deid=2835 on December 19, 2014.

Wilson KM, Pier JC, Wesgate SC, Cohen JM, Blumkin AK. Second-Hand Tobacco Smoke Exposure and Severity of Influenza in Hospitalized Children. J Pediatr. 2012 Aug 3.

Winickoff JP, Friebely J, Tanski SE, et al. Beliefs about the health effects of “thirdhand” smoke and home smoking bans. Pediatrics. 2009;123(1):e74-79.

World Health Organization International Agency for Research on Cancer. Evaluating the Effectiveness of Smoke-free Policies, IARC Handbook of Cancer Prevention, Volume 13. 2009. “Chapter 2: Health effects of exposure to secondhand smoke (SHS),” pgs. 9-58. Accessed at www.iarc.fr/en/publications/pdfs-online/prev/handbook13/handbook13-2.pdf on December 19, 2014.

World Health Organization International Agency for Research on Cancer. IARC Strengthens Its Findings on Several Carcinogenic Personal Habits and Household Exposures. November 2009. Accessed at www.iarc.fr/en/media-centre/pr/2009/pdfs/pr196_E.pdf on December 19, 2014.

Zollinger TW, Saywell RM Jr, Robinson JJ, Jay SJ, Spitznagle MH. Effect of personal characteristics on individual support for indoor smoke-free air laws, Indiana, 2008. Prev Chronic Dis. 2012;9:E153. Accessed at www.cdc.gov/pcd/issues/2012/12_0091.htm on December 19, 2014.


Last Medical Review: 04/13/2015
Last Revised: 04/13/2015