Sarcoma: cáncer de tejidos blandos en adultos

+ -Text Size

Tratamiento contra el Sarcoma - Cáncer de tejidos blandos en adultos TEMAS

Radioterapia para los sarcomas de tejidos blandos

La radioterapia utiliza rayos de alta energía (por ejemplo, rayos X) o partículas para destruir las células cancerosas.

En la mayoría de los casos, la radiación se administra como una medida adicional después de la cirugía. A esto se le llama tratamiento adyuvante, y se emplea para destruir cualquier célula cancerosa que pudiera quedar después de la cirugía.

La radiación también se puede usar antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor y facilitar la operación. A esto se le llama tratamiento neoadyuvante.

En personas con un estado de salud general muy desfavorable como para someterse a cirugía, la radiación puede ser el tratamiento principal para el sarcoma.

La radioterapia también se puede usar para ayudar con síntomas del sarcoma cuando éste se ha propagado, Esto se llama tratamiento paliativo.

Tipos de radioterapia

Radioterapia de rayos externos: para este tratamiento, la radiación que se suministra desde afuera del cuerpo es enfocada sobre el cáncer. Éste es el tipo de radioterapia que se usa con más frecuencia para tratar los sarcomas. A menudo, los tratamientos se administran diariamente, 5 días a la semana, usualmente por varias semanas. A menudo, se emplea una técnica llamada radioterapia de intensidad modulada (IMRT) que enfoca mejor la radiación en el cáncer y reduce el impacto en el tejido sano.

En algunos centros, la radiación con rayos de protones es una opción. En esta terapia, se usan corrientes de protones en lugar de rayos X para tratar el cáncer. Aunque en teoría presenta algunas ventajas sobre la radioterapia de intensidad modulada, no se ha probado que sea mejor tratamiento para el sarcoma de tejidos blandos. La terapia con rayos de protones no está ampliamente disponible.

La radioterapia intraoperatoria (IORT) es otra opción que solo está disponible en pocos centros de cáncer. Para esta terapia, se administra una sola dosis grande de radiación en el quirófano después de extraer el tumor, pero antes de cerrar la incisión. Administrar la radiación de esta manera significa que la radiación no tiene que pasar por el tejido sano para llegar al área que necesita ser tratada. También permite que sea más fácil proteger a las áreas sanas adyacentes de la radiación. A menudo, la IORT es solo una parte del tratamiento con radiación, y el paciente recibe algunos otros tipos de radiación después de la cirugía.

Braquiterapia: la braquiterapia (algunas veces llamada radioterapia interna) es un tratamiento para colocar pequeñas partículas (o semillas) de material radioactivo en o cerca del cáncer. Para el sarcoma de tejidos blandos, estas partículas se colocan en catéteres (tubos muy delgados) que fueron colocados durante la cirugía. En la braquiterapia en dosis altas (HDR), las partículas emiten mucha radiación en poco tiempo, y por lo tanto permanecen sólo por algunos minutos a la vez. Por otro lado, en la braquiterapia en dosis bajas (LDR), las partículas se dejan en el lugar por días a la vez, y luego se remueven.

La braquiterapia puede ser la única forma de radioterapia usada o puede ser combinada con radiación externa.

Efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen del área tratada y la dosis administrada. Los efectos secundarios comunes incluyen:

  • Cambios en el área de la piel por donde se aplicó la radiación que van desde enrojecimiento hasta ampollas y descamación.
  • Cansancio.
  • Náusea y vómito (más frecuentes con la radiación dirigida al abdomen).
  • Diarrea (más frecuente con la radiación dirigida a la pelvis y al abdomen).
  • Dolor al tragar (debido a la radiación dirigida al pecho).
  • Daño a los pulmones que ocasionan problemas al respirar (debido a la radiación dirigida al pecho).
  • Debilidad en los huesos que pueden ocasionar fracturas en años posteriores.

La radiación en áreas grandes de un brazo o una pierna puede ocasionar inflamación, dolor y debilidad en esa extremidad.

Los efectos secundarios de la radioterapia al cerebro por un sarcoma metastásico incluyen pérdida de cabello, dolores de cabeza y dificultad para pensar.

Si se administra antes de la cirugía, la radiación puede causar problemas con la cicatrización de la herida.

Una vez que pasa un tiempo después de concluir la radiación, muchos efectos secundarios se alivian o incluso desaparecen. Sin embargo, algunos efectos secundarios, como la debilidad de los huesos y el daño a los pulmones, pueden ser permanentes.

Usted puede encontrar más información sobre este tema en nuestro documento Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias.


Fecha de última actualización: 01/21/2014
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014