Sarcoma: cáncer de tejidos blandos en adultos

+ -Text Size

Tratamiento contra el Sarcoma - Cáncer de tejidos blandos en adultos TEMAS

Cirugía para los sarcomas de tejidos blandos

Dependiendo de la localización y la etapa en que se encuentre el sarcoma, podrá utilizarse la cirugía para extirpar el cáncer y parte del tejido adyacente. El objetivo de la cirugía es extirpar el tumor por completo junto con al menos 1 a 2 cm (menos de una pulgada) del tejido normal que rodea el tumor. Esto se hace para asegurar que no queden células cancerosas. Cuando se observa el tejido extirpado en un microscopio, el médico verificará si el cáncer está creciendo en los bordes (márgenes) de la muestra. Si las células cancerosas están presentes en los bordes, se dice que el tejido extirpado contiene márgenes positivos. Esto significa que puede que hayan quedado células cancerosas sin extraer.

Cuando quedan células cancerosas tras la cirugía, puede que el paciente requiera de más tratamiento, como radiación u otra cirugía. Si el cáncer no está creciendo hacia los bordes del tejido extirpado, se dice que los márgenes son negativos o claros. El sarcoma tiene muchas menos probabilidades de regresar después de la cirugía si se extirpa con márgenes claros. Cuando el tumor se encuentra en el abdomen, la extirpación del tumor con suficiente tejido normal para obtener márgenes claros puede ser difícil, ya que el tumor podría estar próximo a órganos vitales que no se pueden remover.

En el pasado, muchos sarcomas de los brazos o las piernas se trataban mediante la amputación (extirpación) de la extremidad. Hoy día, rara vez es necesario realizar una amputación. En lugar de eso, la mayoría de los pacientes pueden someterse a esta cirugía para extraer el tumor sin realizar una amputación (cirugía para preservar la extremidad). Por lo general, después de este tratamiento se administra radioterapia. Estos pacientes tienen las mismas tasas generales de supervivencia que los que se someten a amputaciones.

Algunas veces, no es posible evitar una amputación. Puede que sea la única manera de remover todo el cáncer. En otros casos, será necesaria la extirpación de vasos sanguíneos, músculos, huesos y nervios críticos junto con el cáncer. Si la extirpación de este tejido significaría dejar una extremidad que no funcionaría bien o que causaría un dolor crónico, la amputación pudiera ser la mejor opción.

Si el sarcoma se propagó a lugares distantes (tal como los pulmones u otros órganos), se removerá el cáncer por completo, si es posible. Esto incluye el tumor original más las áreas de propagación. Si no es posible remover todo el sarcoma, entonces puede que no se haga la cirugía.

Algunas veces se administra quimioterapia, radiación o ambas antes de la cirugía. Esto, llamado tratamiento neoadyuvante, puede reducir el tamaño del tumor y permitir que se extirpe por completo. También se pueden administrar quimioterapia y radiación antes de la cirugía para tratar los sarcomas de alto grado cuando existe un alto riesgo de propagación del cáncer.

En la mayoría de los casos, la cirugía no puede curar un sarcoma una vez que se ha propagado. Pero si sólo se ha propagado a los pulmones, algunas veces se puede extirpar el tumor metastásico. Esto puede curar a muchos pacientes, o al menos proporcionar una supervivencia a largo plazo.

Para aprender más sobre la cirugía del cáncer, lea nuestro documento Cirugía para el cáncer: una guía para los pacientes y sus familias.


Fecha de última actualización: 01/21/2014
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014