Sarcoma uterino

+ -Text Size

Tratamiento contra el Sarcoma uterino TEMAS

Quimioterapia para el sarcoma uterino

La quimioterapia (quimio) es el uso de medicamentos para tratar el cáncer. Los medicamentos se pueden ingerir en forma de pastillas o se pueden inyectar con una aguja en la vena o en el músculo. La quimioterapia se considera terapia sistémica, lo que quiere decir que el medicamento entra en el torrente sanguíneo y circula por todo el cuerpo para alcanzar y destruir las células cancerosas (esto hace que este tratamiento sea útil contra el cáncer que se ha propagado más allá del útero). Cuando se administra la quimioterapia para reducir el tamaño del cáncer antes de la cirugía, a esto se le llama tratamiento neoadyuvante. Si se administra después de haber extirpado complemente el cáncer con cirugía, se le llama terapia adyuvante. Los tratamientos adyuvantes tienen el objetivo de evitar que el cáncer regrese más tarde. La quimioterapia también se puede usar como terapia principal para tratar el cáncer.

A menudo, la quimioterapia significa tratamiento con una combinación de medicinas. Algunos de los medicamentos que se utilizan para tratar un sarcoma uterino incluyen: doxorrubicina (Adriamycin® o Doxil®), ifosfamida (Ifex®), cisplatino, paclitaxel (Taxol®), gemcitabina (Gemzar®) y docetaxel (Taxotere®). Actualmente se están estudiando muchos agentes nuevos y promisorios para tratar el sarcoma uterino. Los medicamentos que se usen dependerán del tipo de sarcoma uterino, de la quimioterapia administrada previamente y cualquier problema de salud preexistente.

Estos medicamentos destruyen las células cancerosas pero también dañan algunas células normales, lo que causa muchos efectos secundarios. Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de los medicamentos específicos, de la cantidad administrada y de la duración del tratamiento. Algunos efectos secundarios comunes incluyen:

  • Náuseas y vómitos.
  • Falta de apetito.
  • Caída del cabello.
  • Bajos recuentos sanguíneos.

La quimioterapia puede dañar las células productoras de sangre de la médula ósea, lo que causa un recuento bajo de células sanguíneas. Esto puede resultar en:

  • Un mayor riesgo de infección grave (debido a la disminución de los glóbulos blancos).
  • Problemas con sangrado o aparición de hematomas (debido a una escasez de plaquetas en la sangre).
  • Sensación de cansancio o dificultad para respirar (por la disminución de los niveles de glóbulos rojos).

Resulta importante notificar al equipo de profesionales que atienden el cáncer sobre cualquier problema que usted presente mientras reciba quimioterapia, debido a que muchos efectos secundarios pueden ser prevenidos o tratados. Por ejemplo, existen medicamentos eficaces para prevenir o reducir las náuseas y los vómitos. La mayoría de los efectos secundarios de la quimioterapia desaparecen cuando termina el tratamiento.

Sin embargo, algunos efectos secundarios de la quimioterapia pueden durar mucho tiempo. Por ejemplo, el medicamento doxorrubicina puede afectar el músculo del corazón con el transcurso del tiempo. La probabilidad de daño al corazón aumenta a medida que aumenta la dosis total del medicamento. Por esta razón, los médicos establecen un límite en la cantidad de este medicamento. Por otro lado, el cisplatino puede causar daño renal. Administrar grandes cantidades de líquido antes y después de la quimioterapia puede ayudar a proteger los riñones. Tanto el cisplatino como el paclitaxel pueden causar daño a los nervios (neuropatía). La neuropatía puede producir adormecimiento, hormigueo, e incluso dolor en manos y pies.

Para más información, lea nuestro documento Quimioterapia: una guía para los pacientes y sus familiares.


Fecha de última actualización: 02/14/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014