Sarcoma uterino

+ -Text Size

Tratamiento contra el Sarcoma uterino TEMAS

Terapia hormonal para el sarcoma uterino

La terapia hormonal consiste en el uso de hormonas o medicamentos que bloquean las hormonas para combatir el cáncer. La terapia hormonal se usa principalmente en el tratamiento de pacientes con sarcomas estromales endometriales, y se usa pocas veces contra otros tipos de sarcomas uterinos.

Progestinas

Las progestinas son medicamentos que actúan como la hormona progesterona. Las progestinas más comúnmente usadas para tratar el sarcoma uterino son el megestrol (Megace®) y la medroxiprogesterona (Provera®). Los efectos secundarios pueden incluir niveles elevados de azúcar en la sangre en pacientes con diabetes. También se pueden presentar sofocos repentinos de calor, sudoraciones nocturnas y aumento de peso (debido a retención de líquido y aumento en el apetito). En pocas ocasiones, se presentan coágulos sanguíneos graves en pacientes que reciben progestinas.

Agonistas de la hormona liberadora de la hormona gonadotropina

Los agonistas de la hormona liberadora de la hormona gonadotropina (GNRH) “apagan” la producción de estrógeno por los ovarios. Estos medicamentos son útiles para reducir los niveles de estrógeno en las mujeres que no han pasado por la menopausia (premenopáusicas). Ejemplos de agonistas de GNRH incluyen la goserelina (Zoladex®) y la leuprolida (Lupron®). Estos medicamentos son inyectados cada 1 a 3 meses. Los efectos secundarios pueden incluir cualquiera de los síntomas de la menopausia, como sofocos repentinos de calor y sequedad vaginal. Si estos medicamentos han sido tomados por mucho tiempo, pueden debilitar los huesos, y algunas veces esto conduce a osteoporosis.

Inhibidores de la aromatasa

Una vez que se extirpan los ovarios, o ya no funcionan, la producción de estrógeno continúa en el tejido adiposo, el cual se convierte en la fuente principal de estrógeno en el organismo. Los medicamentos llamados inhibidores de la aromatasa pueden detener la producción de este estrógeno. Ejemplos de los inhibidores de la aromatasa incluyen anastrozol (Arimidex®), letrozol (Femara®) y exemestano (Aromasin®). Estos medicamentos se usan con más frecuencia para tratar el cáncer de seno, pero también podrían ser útiles en el tratamiento del sarcoma estromal endometrial. Debido a que no afectan la producción de estrógeno por parte de los ovarios, sólo son eficaces en mujeres cuyos ovarios han sido extraídos o que ya no están funcionando (por ejemplo, después de la menopausia). Los efectos secundarios pueden incluir cualquiera de los síntomas de la menopausia, como sofocos repentinos de calor y sequedad vaginal, así como dolor muscular y de articulaciones. Si estos medicamentos han sido tomados por mucho tiempo (años), pueden debilitar los huesos (algunas veces esto conduce a osteoporosis).


Fecha de última actualización: 06/02/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/02/2014