Sarcoma uterino

+ -Text Size

Tratamiento contra el Sarcoma uterino TEMAS

Cirugía para el sarcoma uterino

La cirugía es el tratamiento principal para el sarcoma uterino. El objetivo principal consiste en remover todo el cáncer. Por lo general, esto significa extirpar el útero, pero en algunos casos, también se necesitan extirpar las trompas de Falopio, los ovarios y parte de la vagina. Es posible que también se extraigan algunos ganglios linfáticos u otro tejido para determinar si el cáncer se ha propagado fuera del útero. El procedimiento que se emplee depende del tipo y grado del cáncer y cuán lejos se ha propagado (lea “¿Cómo se clasifica por etapas el sarcoma uterino?”). Además, la condición de salud general y la edad del paciente son factores importantes. En algunos casos, las pruebas realizadas antes de la cirugía le permiten al médico planear con anticipación la operación en detalle. Estas pruebas incluyen estudios por imágenes, como la tomografía computarizada, las imágenes por resonancia magnética, las radiografías de tórax y la ecografía, así como un examen pélvico, una biopsia endometrial y/o dilatación y legrado (D&C). En otros casos, el cirujano tiene que decidir qué opciones tiene basándose en lo que encontró durante la cirugía. Por ejemplo, algunas veces no hay manera de saber con seguridad que un tumor es canceroso sino hasta que se extirpa durante la cirugía.

Histerectomía

Esta cirugía extirpa todo el útero (el cuerpo del útero y el cuello uterino). Algunas veces, a este procedimiento se le llama histerectomía simple o histerectomía total. En una histerectomía simple, el tejido conectivo suelto alrededor del útero (parametrio), los tejidos que conectan el útero con el sacro (ligamentos uterosacros) y la vagina permanecen intactos. La extirpación de los ovarios y las trompas de Falopio en realidad no es parte de una histerectomía (es un procedimiento separado conocido como salpingo-ooforectomía bilateral, BSO). Este procedimiento a menudo se hace junto con una histerectomía en la misma operación (vea información más adelante).

Si el útero se extirpa a través de una incisión quirúrgica en la parte delantera del abdomen, a la cirugía se le llama histerectomía abdominal. Cuando se extirpa el útero a través de la vagina, se llama histerectomía vaginal. Si se requiere extraer los ganglios linfáticos y realizarle pruebas, esto puede llevarse a cabo a través de la misma incisión de la histerectomía abdominal. Si se hace una histerectomía a través de la vagina, se pueden extirpar los ganglios linfáticos usando un laparoscopio. Un laparoscopio es un tubo delgado e iluminado que tiene una cámara de vídeo en su extremo. Se puede insertar en el cuerpo a través de una pequeña incisión (corte) y permite al médico observar el interior del paciente sin tener que hacer una incisión grande. El médico puede usar instrumentos quirúrgicos que se insertan a través de otras pequeñas incisiones para realizar la operación. El laparoscopio a veces se usa para ayudar a extirpar el útero cuando el médico está realizando una histerectomía vaginal. A este método se llama histerectomía vaginal asistida por laparoscopia. El útero también se puede extirpar a través del abdomen con un laparoscopio, algunas veces usando también un robot. Los procedimientos laparoscópicos requieren de menos tiempo de recuperación que la histerectomía abdominal corriente, aunque a menudo la cirugía toma más tiempo. Debe hablar con su cirujano para saber qué método se usará y por qué ese método es el más apropiado para usted.

Se usa anestesia general o regional para este procedimiento (esto significa que la paciente está sedada o dormida y adormecida de la cintura hacia abajo). En el caso de la histerectomía abdominal, la estadía en el hospital suele ser de 3 a 5 días. La recuperación total requiere de 4 a 6 semanas. Por lo general, un procedimiento laparoscópico y una histerectomía vaginal requieren una estadía en el hospital de 1 a 2 días, y una recuperación de 2 a 3 semanas. Después de una histerectomía, una mujer no puede quedar embarazada ni dar a luz a un bebé. Las complicaciones de la cirugía no son comunes, pero podrían incluir sangrado excesivo, infección de la herida y daño al sistema urinario o intestinal.

Histerectomía radical

Esta operación extirpa todo el útero, los tejidos contiguos al útero y al cuello uterino (el parametrio y los ligamentos uterosacrales), así como la parte superior de la vagina (alrededor de una pulgada adyacente al cuello uterino). Se emplea con más frecuencia en carcinomas cervicales que en sarcomas uterinos.

La histerectomía radical se realiza con más frecuencia a través de una incisión quirúrgica abdominal, aunque también se puede llevar a cabo a través de la vagina o laparoscópicamente con o sin el uso del robot DaVinci®. A la mayoría de las pacientes sometidas a una histerectomía radical también se les extirpa algunos ganglios linfáticos, ya sea a través de la incisión abdominal o mediante laparoscopia. La histerectomía radical puede realizarse usando anestesia general o regional.

Debido a que en la histerectomía radical se extirpa más tejido que en la histerectomía simple, la estadía en el hospital puede tomar más tiempo. La cirugía ocasiona que la mujer no pueda quedar embarazada ni dar a luz. Las complicaciones son similares, pero más comunes que las asociadas con una histerectomía simple y podrían incluir sangrado excesivo, infección de la herida, y daño a los sistemas urinarios o intestinales. Si se afectan algunos nervios de la vejiga, se requerirá un catéter por un tiempo después de la cirugía para vaciar la vejiga. Por lo general, este problema se alivia y luego se puede remover el catéter.

Salpingo-ooforectomía bilateral

En esta operación se extirpan ambas trompas de Falopio y ambos ovarios. En el tratamiento de carcinomas endometriales y sarcomas uterinos, generalmente se realiza esta operación al mismo tiempo que se extirpa el útero (ya sea mediante histerectomía simple o radical). Si se extirpan ambos ovarios, usted pasará por la menopausia, si es que no la ha pasado ya.

Los síntomas de menopausia incluyen sofocos de calor, sudoración durante la noche y resequedad vaginal. Estos síntomas son causados por la falta de estrógeno y pueden ser aliviados mediante terapia con estrógeno. Esta terapia también puede disminuir el riesgo de una mujer de padecer osteoporosis (debilitamiento y adelgazamiento de los huesos). Sin embargo, debido a que el estrógeno puede causar que algunos tipos de sarcomas uterinos crezcan, a muchos médicos les preocupa que pudiera aumentar la probabilidad de que el cáncer regrese. La mayoría de los expertos en este campo consideran que la terapia con estrógeno conlleva muchos riesgos para la mayoría de las mujeres que han tenido sarcoma uterino. Algunos médicos recetan la terapia con estrógeno sólo cuando la etapa y el grado del cáncer indican que hay un riesgo muy bajo de que el cáncer regrese. Una mujer que haya padecido sarcoma uterino debe discutir con su médico los riesgos y los beneficios de la terapia con estrógeno antes de tomar una decisión. Se pueden usar otros tratamientos que no afecten el riesgo de que el cáncer regrese para ayudar a aliviar los síntomas de la menopausia y prevenir la osteoporosis.

Cirugía de ganglios linfáticos

Es posible que su cirujano haga un procedimiento llamado disección de ganglio linfático o un muestreo de ganglio linfático, en el cual se extirpan los ganglios linfáticos en la pelvis y alrededor de la aorta (la arteria principal que va desde el corazón hacia abajo por la parte trasera del abdomen y la pelvis). Estos ganglios linfáticos son examinados con un microscopio para determinar si contienen células cancerosas. Si se encuentra cáncer en los ganglios linfáticos, esto significa que el cáncer se ha propagado fuera del útero. Esto conlleva un pronóstico desfavorable. Esta operación se lleva a cabo a través de la misma incisión quirúrgica abdominal que la histerectomía abdominal simple o radical. Si se ha hecho una histerectomía vagina, se pueden extirpar los ganglios linfáticos mediante una cirugía laparoscópica.

La extirpación de ganglios linfáticos en la pelvis puede ocasionar una acumulación de líquido en las piernas, una afección llamada linfedema. Esto ocurre con más frecuencia si la radiación se administra después de la cirugía. Para obtener más información sobre linfedema, consulte nuestro documento Understanding Lymphedema for Cancers Other Than Breast Cancer.

Otros procedimientos que se pueden hacer durante la cirugía

  • Epiplectomía: el epiplón es una capa de tejido adiposo que recubre a los contenidos abdominales como una red. El cáncer a veces se propaga a este tejido. Cuando se remueve este tejido, a esto se le llama epiplectomía. Algunas veces, el omento se extirpa al mismo momento de realizar la histerectomía si el cáncer se ha propagado allí o como parte de la clasificación por etapas.
  • Biopsias peritoneales: el tejido que cubre la pelvis y el abdomen se llama peritoneo. Las biopsias peritoneales conllevan la extirpación de pequeños fragmentos de este revestimiento para saber si hay células cancerosas.
  • Lavados de la cavidad pélvica: en este procedimiento, el cirujano “lava” las cavidades abdominales y pélvicas con solución salina (agua salada) y envía los líquidos al laboratorio para determinar si contienen células cancerosas.
  • Exéresis máxima del tumor: si el cáncer se ha propagado a través del abdomen, el cirujano puede intentar la extirpación del tumor tanto como sea posible. Este procedimiento se llama exéresis máxima. Para algunos tipos de cáncer, la exéresis máxima puede ayudar al mejor funcionamiento de otros tratamientos como la radiación o la quimioterapia. Su papel en el tratamiento de sarcoma no está claro.

Impacto sexual de la cirugía

Si usted no ha pasado por la menopausia, la extirpación del útero detiene el sangrado menstrual (periodos). Si se extirpan sus ovarios, usted entrará en la menopausia. Esto puede causar sequedad vaginal y dolor durante las relaciones sexuales (coito). La terapia con estrógeno puede aliviar estos síntomas, aunque es posible que se necesite evitar esta hormona en las mujeres que han sido tratadas por ciertos tumores. Otras medicinas podrían ser útiles para esas mujeres.

Aunque los cambios físicos y emocionales pueden afectar el deseo sexual, estos procedimientos quirúrgicos no previenen que la mujer tenga placer sexual. Una mujer no necesita los ovarios ni un útero para alcanzar un orgasmo. De hecho, la cirugía puede mejorar la vida sexual de una mujer, si el cáncer ha causado dolor o sangrado durante el acto sexual.

Para más información sobre este tema, consulte el documento Sexualidad para la mujer con cáncer.


Fecha de última actualización: 06/02/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/02/2014