Tumores de encéfalo y de médula espinal en adultos

+ -Text Size

Después del tratamiento TEMAS

¿Qué sucede después del tratamiento de los tumores de encéfalo y de médula espinal en adultos?

Para algunas personas con tumores de encéfalo o de médula espinal, el tratamiento puede remover o destruir el tumor. Completar el tratamiento puede causarle tanto tensión como entusiasmo. Tal vez sienta alivio de haber completado el tratamiento, aunque aún resulte difícil no sentir preocupación sobre la reaparición del tumor. Cuando un cáncer regresa después del tratamiento, a esto se le llama recurrencia. Ésta es una preocupación común en personas que han tenido un tumor de encéfalo o de médula espinal.

Puede que tome un tiempo antes de que sus temores disminuyan. No obstante, puede que sea útil saber que muchos sobrevivientes de cáncer han aprendido a vivir con esta incertidumbre y hoy día viven vidas plenas. Para más información sobre este tema, por favor, remítase a nuestro documento Living with Uncertainty: The Fear of Cancer Recurrence.

Para otras personas, puede que el tumor nunca desaparezca por completo. Algunas personas puede que continúen recibiendo tratamientos regularmente con radioterapia, quimioterapia u otros tratamientos para tratar de mantener el tumor bajo control. Aprender a vivir con un tumor que no desaparece puede ser difícil y muy estresante, ya que tiene su propio tipo de incertidumbre. Nuestro documento When Cancer Doesn't Go Away provee más detalles sobre este tema.

Cuidados posteriores

Aun cuando complete el tratamiento, sus médicos tendrán que estar muy atentos a usted. Es muy importante acudir a todas las citas de seguimiento. Durante estas visitas, sus médicos preguntarán si tiene síntomas, le examinarán y pueden ordenar pruebas de laboratorio o estudios por imágenes, tal como MRI para saber si el tumor ha regresado. En algunos casos, algo del tumor puede aún estar presente después del tratamiento. Incluso los tumores que han sido tratados exitosamente pueden a veces regresar.

Independientemente de si el tumor se extirpó completamente o no, el equipo que atiende su salud querrá darle seguimiento cuidadoso, especialmente los primeros meses y años después del tratamiento, para asegurarse de que la enfermedad no progrese o recurra. Dependiendo del tipo y la localización del tumor, así como la extensión del tratamiento, el equipo decidirá qué pruebas se deben hacer y con cuánta frecuencia.

Durante este tiempo, resulta importante informar inmediatamente al médico cualquier síntoma nuevo para que se pueda descubrir y tratar la causa, de ser necesario. Su médico puede darle una idea sobre los síntomas a los que debe prestar atención. En caso de que sea necesario administrar tratamiento adicional en algún momento, el médico explicará las opciones para usted.

Si su tumor regresa, nuestro documento When Your Cancer Comes Back: Cancer Recurrence puede proveer información sobre cómo manejar y lidiar con esta fase de su tratamiento.


Fecha de última actualización: 04/10/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/10/2014