Tumores de encéfalo y de médula espinal en adultos

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Se conocen las causas de los tumores de encéfalo y de médula espinal en los adultos?

La causa de la mayoría de los tumores encefálicos y de médula espinal no es totalmente comprendida. No obstante, los científicos han encontrado algunos de los cambios que se producen en las células normales del encéfalo que pudieran hacer que formen tumores encefálicos.

Las células humanas normales crecen y funcionan basándose principalmente en la información contenida en los cromosomas de cada célula. Los cromosomas son hebras largas de ADN contenidas en cada célula. Los tumores encefálicos y de médula espinal, al igual que otros tumores, son causados por cambios en el ADN del interior de las células. El ADN es la sustancia química que porta nuestros genes, las instrucciones sobre el funcionamiento de nuestras células. Por lo general, nos asemejamos a nuestros padres porque de ellos proviene nuestro ADN. Sin embargo, el ADN no solo afecta nuestra apariencia.

Algunos genes controlan cuándo nuestras células crecen, se dividen en nuevas células y mueren. A ciertos genes que ayudan a las células a crecer, dividirse y a mantenerse vivas se les denominan oncogenes. Otros, que desaceleran la división celular o que causan que las células mueran en el momento oportuno, se llaman genes supresores de tumores. A veces las células cometen errores en copiar el ADN al momento de dividirse dos células. El cáncer puede ser causado por cambios en el ADN que activan a los oncogenes o desactivan a los genes supresores de tumores. Estos cambios genéticos se pueden heredar de uno de los padres, aunque con más frecuencia se presentan durante la vida de una persona.

En los últimos años, los investigadores han descubierto los cambios genéticos que causan algunos síndromes hereditarios poco comunes (tales como la neurofibromatosis, la esclerosis tuberosa, el síndrome de Li-Fraumeni y el síndrome de von Hippel- Lindau) y que aumentan el riesgo de algunos tumores encefálicos y de médula espinal. Por ejemplo, el síndrome de Li-Fraumeni es causado por cambios en el gen supresor de tumores TP53. Normalmente, este gen previene el crecimiento de las células con daño en el ADN. Los cambios en este gen aumentan el riesgo de padecer tumores encefálicos (particularmente gliomas), así como de algunos otros cánceres.

En la mayoría de los casos, no se sabe por qué las personas que no tienen síndromes hereditarios desarrollan tumores de encéfalo o de médula espinal. La mayoría de los factores de riesgo de cáncer dañan de alguna forma los genes. Por ejemplo, el humo del tabaco es un factor de riesgo para el cáncer de pulmón y de otros tipos de cáncer, debido a que contiene químicos que pueden dañar los genes. El encéfalo está relativamente protegido del humo del tabaco y de otros químicos que causan cáncer y que podríamos respirar o comer. Por lo tanto, es poco probable que estos factores desempeñen un papel principal en estos cánceres.

Por lo general se tienen que dar varios cambios genéticos diferentes en las células normales antes de volverse cancerosas. Existen muchas clases de tumores de encéfalo, cada uno de los cuales puede tener un conjunto diferente de cambios genéticos. Se ha encontrado un número de cambios genéticos o cromosómicos en diferentes tipos de tumores de encéfalo, aunque probablemente existen muchos otros que aún no se han encontrado.

Los investigadores ahora entienden algunos de los cambios genéticos que pueden ocurrir en diferentes tipos de tumores de encéfalo, aunque aún no está claro qué ocasiona la mayoría de estos cambios. Algunos cambios genéticos podrían ser hereditarios, pero la mayoría de los tumores de encéfalo y de médula espinal no son el resultado de síndromes hereditarios conocidos. A excepción de la radiación, no existen causas para los tumores de encéfalo relacionadas con el estilo de vida o el ambiente. La mayoría de los cambios genéticos probablemente sean solo eventos aleatorios que algunas veces ocurren en el interior de una célula, sin que haya una causa externa.


Fecha de última actualización: 04/10/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/10/2014