Después del diagnóstico: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Decisiones sobre el tratamiento

El número y las clases de opciones de tratamiento que usted tenga dependerán del tipo de cáncer, la etapa (extensión) de la enfermedad; y su edad, su estado general de salud y sus necesidades personales. Usted es una pieza clave en su equipo de atención médica con cuyos integrantes debe hablar sobre cuál opción de tratamiento es la más adecuada para usted. No tenga miedo de hacer todas las preguntas que necesite hacer. Asegúrese de comprender sus opciones. Un diagnóstico de cáncer casi siempre hace que las personas sientan que tienen que comenzar el tratamiento lo antes posible. Pero por lo general tiene el tiempo suficiente para analizar todas las opciones para que pueda decidirse por la mejor opción.

¿Cómo se trata el cáncer?

Los tipos principales de tratamientos para el cáncer son cirugía, radiación, y quimioterapia (los cuales se abordan en la próxima sección “Tipos comunes de tratamiento para el cáncer”). Tal vez usted también ha escuchado hablar sobre terapias hormonales, terapias biológicas, terapias dirigidas y trasplantes de células madre.

Ofrecemos información detallada sobre todos estos tratamientos que podría serle útil para tomar sus decisiones. Además, ofrecemos información detallada sobre los efectos secundarios comunes de los tratamientos y cómo manejarlos. Llame al 1-800-227-2345 para aprender más y solicitar que le enviemos información gratis o visite www.cancer.org.

¿Cuál tratamiento es mejor para mí?

Su tratamiento contra el cáncer se basa en su situación. Ciertos tipos de cáncer responden mejor a ciertos tipos de tratamiento; por lo tanto, es importante saber el tipo exacto de cáncer que usted tiene para decidir qué tratamientos serán más eficaces. La etapa del cáncer (la cantidad de cáncer y la localización del mismo) también afectará las opciones de tratamiento.

Su estado de salud, su estilo de vida y sus preferencias personales también son factores importantes que deben considerarse al decidir qué plan de tratamiento es mejor para usted. Algunos tipos de tratamiento podrían funcionar mejor que otros. Por lo tanto, asegúrese de entender sus opciones. No tema hacer preguntas. Es su derecho saber cuáles tratamientos podrían ayudarle más y cuáles podrían ser sus efectos secundarios.

¿Cuál es el objetivo de mi tratamiento?

Antes de empezar un tratamiento, pregunte cuál es su objetivo. ¿Es el objetivo del tratamiento curar el cáncer, controlarlo o tratar los problemas que está causando? Esto es parte importante en el proceso de tomar decisiones. En ocasiones, el objetivo del tratamiento puede cambiar con el tiempo.

¿Qué es la remisión?

La remisión es un periodo de tiempo en el que el cáncer está respondiendo al tratamiento o está controlado. Algunas personas consideran que la remisión significa que se ha combatido el cáncer, pero ese no es siempre el caso.

En un estado de remisión completa, todos los signos y síntomas de la enfermedad desaparecen y no es posible encontrar células cancerosas mediante alguna de las pruebas usadas. También es posible un estado de remisión parcial, el cual implica que el cáncer se ha reducido, pero no ha desaparecido por completo.

Las remisiones pueden durar desde muchas semanas hasta muchos años. Las remisiones completas pueden continuar por años y con el tiempo puede que se considere que la persona se curó. Si el cáncer regresa, se podría llegar a alcanzar de nuevo otra remisión con más tratamiento. Un cáncer que ha recurrido podría responder a un tipo distinto de tratamiento, como un grupo de medicamentos diferente o radiación en lugar de cirugía.

¿Qué es la clasificación por etapas?

La clasificación por etapas o estadios consiste en descubrir cuánto cáncer hay y cuánto se ha propagado. La clasificación del cáncer por etapas es un paso clave para determinar sus opciones de tratamiento. También proporcionará a su equipo de atención médica una mejor idea sobre la perspectiva general de su recuperación. Pero las pruebas y los estudios necesarios para clasificar un cáncer pueden tomar tiempo, y a menudo las personas están ansiosas de comenzar el tratamiento lo antes posible. Trate de no preocuparse si el proceso de clasificación por etapas está ocupando el tiempo que se podría usar para el tratamiento. Tenga presente que al clasificar el cáncer, usted y su equipo de cuidado médico sabrán cuáles tratamientos probablemente funcionan mejor antes de comenzar el tratamiento.

El sistema de clasificación por etapas es una manera que su equipo de atención médica tiene para resumir la extensión de su cáncer. El sistema TNM es el que se usa más frecuentemente. Proporciona tres datos claves:

  • T usualmente describe el tamaño del tumor principal y si se ha propagado a tejidos y órganos cercanos.
  • N describe en qué medida se ha propagado el cáncer a los ganglios linfáticos (nódulos) cercanos.
  • M muestra si el cáncer se ha propagado (ha producido metástasis) a otras partes del cuerpo.

Las letras o los números que aparecen después de la T, N y M proveen más detalles acerca de cada uno de estos factores. Por ejemplo, un tumor clasificado como T1, N0, M0 es un tumor muy pequeño, que no se ha propagado a los ganglios linfáticos ni a partes distantes del cuerpo.

Una vez que se hayan descubierto las descripciones TNM, se agrupan en un conjunto más sencillo de etapas que en la mayoría de los cánceres se denominan etapa 0 a etapa IV (0-4). Como regla general, mientras más bajo sea el número de la etapa, menos se ha propagado el cáncer. Una etapa IV (4) significa que el cáncer es más grave y se ha propagado ampliamente.

Después de analizar los resultados de sus pruebas, su doctor le dirá la etapa en que se encuentra su cáncer. Asegúrese de hacerle a su doctor cualquier pregunta que usted tenga sobre lo que significa la etapa de su cáncer y cómo afectará sus opciones de tratamiento.


Fecha de última actualización: 04/14/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/14/2014