Después del diagnóstico: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

¿Cómo hablo sobre mi diagnóstico de cáncer con las demás personas?

A continuación presentamos algunos consejos que le pueden ayudar a comunicarse con las personas importantes en su vida. Usted puede encontrar más información en nuestros documentos: Cómo hablar con sus familiares y amigos sobre su cáncer y Apoyo a los niños cuando un familiar tiene cáncer: cómo afrontar el diagnóstico. Estos documentos se pueden leer en Internet o usted puede llamar para solicitar copias gratis.

Su familia

El cáncer a menudo afecta los roles y las rutinas familiares. Su familia podría necesitar ayudarle o hacerse cargo de tareas que antes usted realizaba sin la ayuda de nadie. Usted y sus seres queridos deberán hablar sobre qué cambios requerirán hacerse en las rutinas familiares. De esta forma, usted puede tomar decisiones como un equipo y cooperar juntos. Trabajar como un equipo ayuda a que se pueda lidiar mejor con los cambios que serán parte de la vida como familia.

Es posible que no pueda hacer todas las cosas que acostumbraba hacer. Puede que sienta temor de convertirse en una carga para sus seres queridos. Hable con su equipo de cáncer sobre lo que puede hacer, y siga tratando de hacer lo más que pueda. Usted y su familia deberán seguir haciendo las cosas que solían hacer juntos, como juegos de mesa, o hacer ejercicios. Estas son formas saludables y divertidas de seguir trabajando como un equipo.

“Proteger” versus compartir

El cáncer afecta a toda la familia, no solamente a la persona a quien se le detecta. En ocasiones, algunos familiares pueden tratar de “protegerlo” a usted, o a otros miembros de la familia, de noticias o eventos desagradables. Pero no es posible proteger a alguien de esta manera todo el tiempo, y esto consume mucha energía que podría destinarse en formas más provechosas.

Algunas familias tratan de proteger a la persona con cáncer para que nunca se moleste. Esto puede causar tensión y confusión, ya que la gente trata de actuar como si todo estuviera bien cuando la realidad es otra. Si cree que su familia está haciendo esto, usted podría comunicarles amablemente que prefiere que le hablen sobre cualquier asunto que esté causando tensión en la familia en lugar de tratar de buscarle sentido a todos los mensajes contradictorios que está recibiendo. Eso también podría liberar más energía para cuidar bien de sí mismos.

Cuando comunica a su familia cómo se siente, tanto emocional como físicamente, podrán entender mejor por lo que está pasando y así brindarle apoyo y ayudarle a tomar decisiones informadas.

Formas de sobrellevar sentimientos inesperados

Puede que descubra que está descargando su enojo y frustraciones en las personas que son más importantes para usted. Aún en las familias más unidas, los familiares a veces experimentan resentimientos o enojo cuando uno de ellos está enfermo y no puede hacer su parte durante algún tiempo. Este es especialmente el caso cuando los cambios se prolongan por un largo tiempo.

Aunque este tipo de enojo puede confundir y perturbar a los familiares, es una respuesta común a un cambio de vida significativo. Lo mejor para todos es ser honestos con sí mismos acerca de sus sentimientos. A menudo el miedo ante el futuro y los sentimientos de culpa, frustración y confusión causan menos molestias cuando usted los comparte con otras personas de una forma calmada y honesta. Esto también les ayuda a sentirse liberados de las preocupaciones y los miedos que no habían comunicado.

Algunas veces usted y sus seres queridos sentirán que no están en armonía. Por ejemplo, usted podría tener muchas esperanzas, mientras que su cónyuge podría tener angustia. Recuerde que las personas reaccionan de diferente manera ante las situaciones difíciles. Algunos miembros de la familia tal vez se dejen absorber más por el trabajo, o pasar más tiempo fuera de casa. Otros pueden quedarse en casa, pero retirarse emocionalmente al pasar tiempo viendo la televisión, leyendo o jugando juegos de video. Aun así, algunos podrían reaccionar involucrándose más de la cuenta en su tratamiento o en su vida personal. Aunque pudiera ser difícil, el hablar sobre sus diferentes estilos para enfrentar la situación les ayudará a respetarse, a entenderse unos a otros y, al final de cuentas, a trabajar juntos.

Cómo hablar con los niños sobre el cáncer

Si en su familia hay niños pequeños, tal vez se pregunte cómo ellos responderán a la enfermedad. La manera de reaccionar de un niño a una noticia perturbadora a menudo depende de cómo los adultos manejen la situación. En muchas de las veces, los adultos tienen sus propias ideas muy arraigadas sobre su diagnóstico de cáncer, y quieran proteger a los niños de sus temores y preocupaciones. Los familiares deberán decidir con antelación la mejor forma de informar a sus niños sobre el cáncer.

Recuerde que si los niños no reciben respuestas honestas a sus preguntas, lo que ellos imaginan puede incluso ser peor y alterarlos más. Tanto los adultos como los niños pueden aprender a enfrentar el cáncer y sus tratamientos. Cuando hable con los niños sobre el cáncer, debe brindarles información sencilla y verdadera que puedan asimilar. Lo mejor es brindarles la información poco a poco según sea lo apropiado para la edad del niño y su nivel de comprensión. Asegúrese de dar a los niños la oportunidad de que hagan sus preguntas y que éstas le sean respondidas. Usted puede aprender más en Apoyo a los niños cuando un familiar tiene cáncer: cómo afrontar el diagnóstico. Puede leerlo en www.cancer.org o puede llamarnos para solicitar que le enviemos por correo una copia gratis.

Si le gustaría recibir la ayuda de algún experto, podría ser útil que algún consejero escolar o trabajador social hable con los niños. Estos profesionales podrían conocer grupos de apoyo para niños en su área y también le pueden ofrecer al niño una fuente de apoyo fuera de la familia.

Relaciones románticas

Si es una persona soltera, podría tener dudas acerca de cuándo y cómo compartir que tiene cáncer con una pareja sentimental. Tenga confianza en usted para juzgar cuál es el mejor momento para compartir esta noticia. Podría serle útil practicar con un amigo lo que dirá, antes de decírselo a su pareja. Trate de darle la oportunidad a su pareja de lidiar con la noticia (no asuma que se retirará de la relación debido al cáncer). Cualquiera que sea la reacción, no olvide que no es culpa suya si la respuesta de tal noticia no es la ideal por parte de la otra persona.

Sus amigos y familiares adultos

Es usted quien decide si habla sobre su diagnóstico de cáncer, y cuándo es oportuno hacerlo, con amigos y familiares adultos. Al principio, puede que usted sólo quiera hablar con su pareja y con algunos amigos cercanos o miembros de la familia. Con el tiempo, tal vez quiera compartir la noticia con un círculo de amigos y seres queridos. Por lo general, lo mejor es ser honestos. Mantener en secreto su estado puede causar más tensión en los momentos en que usted podría necesitar el apoyo de los demás. Recuerde también que sus amigos muy probablemente se enterarán de su cáncer en algún momento. Si y cuando esto llegue a pasar, puede que sientan resentimiento por que no se los dijo antes, lo cual a veces puede dificultar que en el futuro le ofrezcan su apoyo.

Antes de hablar con otras personas acerca de su enfermedad, tome en cuenta sus propios sentimientos, las razones por las que hablará con ellos y lo que puede esperar de ellos. Las personas reaccionan de forma diferente ante las noticias perturbadoras. Muchas de las veces las personas no saben qué decir, y se sienten incómodas o se comportan torpemente al hablar del tema. Es posible que además se sientan tristes o teman causarle preocupación, o que se distancien de usted sin explicar a qué se debe que sientan tristeza. Algunas personas podrían reaccionar de manera extremadamente amable y atenta, mientras otras podrían hacer demasiadas preguntas personales.

Algunas veces las personas reaccionan de una manera hiriente, aunque ésta no sea su intención, debido a su propio miedo o falta de información. Por ejemplo, alguien puede decir, "Yo sé exactamente cómo te sientes", cuando nunca ha pasado por la experiencia de tener cáncer. Escuchar esto puede molestarle, pues usted sabe que no es cierto. También es posible que alguien le cuente una historia triste y desalentadora de otra persona que haya fallecido por cáncer. ¡Esto es lo último que usted quiere o necesita escuchar! Algunas veces las personas simplemente hablan porque sienten la necesidad de responder, aun cuando desconocen qué comentario apropiado pueden hacer. Usted puede ayudarles al comunicarles sobre qué temas puede conversar cómodamente y sobre aquellos que le hacen sentir incómodo. También podría decirles que sólo necesita que ellos le escuchen, y que no es necesario que le digan otra cosa que no sea que usted es importante para ellos y que están dispuestos a apoyarle.

Lo más probable es que sus amistades estén de corazón interesados en apoyarle y que ellos quieran ayudarle de la manera que puedan, pero no están seguros cómo pueden ser útiles. Prepárese para indicarles cómo podrían exactamente apoyarle. Podría ser que les pida algún favor como llevarle al centro de tratamiento, hacer las compras en el supermercado, cortar el césped, o llevar a los niños al colegio o a sus actividades extraescolares, o bien, cuidar de su mascota.

Una vez que las personas hayan tenido el tiempo para ajustarse a la noticia, procure tenerles al tanto de lo que está pasando con usted. Explíqueles qué tipo de cáncer tiene y los tratamientos que necesita. Déles un panorama claro y honesto de su situación. Trate de responder a todas sus preguntas. Hable de manera directa y clara, y exprese abiertamente sus necesidades y sentimientos. Usualmente causa más tensión ocultar las emociones que expresarlas. Compartir cómo se siente puede ayudarle tanto a usted como a sus seres queridos.


Fecha de última actualización: 03/30/2015
Fecha de último cambio o revisión: 03/30/2015