Estudios por imágenes (Radiología)

+ -Text Size

TEMAS

Anterior tema

Mamografía

Siguiente tema

Ecografía

Estudios de medicina nuclear

Otros nombres incluyen medicina nuclear de diagnóstico por imágenes, estudios con isótopos radiactivos y exploraciones de medicina nuclear.

¿Qué muestran estos estudios?

Los estudios de medicina nuclear crean imágenes en base a la química del cuerpo en vez de hacerlo en base al formato físico y a las formas (como ocurre con los demás estudios por imágenes). Estos estudios usan sustancias químicas llamadas radionúclidos (también llamadas marcadores o radiofármacos) que liberan niveles bajos de radiación.

Los tejidos del cuerpo que están afectados por ciertas enfermedades, como el cáncer, pueden absorber más o menos del marcador que los tejidos normales. Cámaras especiales recogen el patrón de radiactividad para crear imágenes que muestran el recorrido del material y dónde se acumula. Estos estudios pueden mostrar algunos problemas en órganos internos y en tejidos mejor que las imágenes de la radiografía estándar.

Si se está en presencia de cáncer, el tumor puede aparecer en la imagen como un “punto caliente”; un área de mayor absorción del marcador. Dependiendo del tipo de estudio que se lleve a cabo, el tumor puede ser en cambio un “punto frío”; un lugar de menor absorción.

Los estudios de medicina nuclear se usan para detectar tumores. También se usan para estudiar una etapa del cáncer (la extensión de su diseminación) y para decidir si el tratamiento está funcionando.

Es posible que los estudios de medicina nuclear no encuentren tumores muy pequeños y no siempre pueden indicar la diferencia entre tumores benignos (no cancerosos) y malignos (cancerosos). Por lo general se usan junto con otros estudios de diagnóstico por imágenes para proporcionar un cuadro más completo de lo que está sucediendo. Por ejemplo, las gammagrafías óseas que muestran puntos calientes en el esqueleto suelen ser seguidas de radiografías de los huesos afectados, las cuales son mejores para mostrar los detalles de la estructura ósea.

Los estudios de medicina nuclear tienen diferentes nombres, dependiendo del órgano afectado. Algunos de los estudios de medicina nuclear más comúnmente usados (los cuales se describen detalladamente más adelante) son:

  • Gammagrafías óseas.
  • Gammagrafías con galio.
  • Tomografía por emisión de positrones (PET).
  • Gammagrafía tiroidea.
  • Ventriculografía isotópica.

Algunos exploradores nucleares también se usan para medir la función cardiaca.

¿Cómo funcionan estos estudios?

El tipo de estudio depende de qué órgano o tejido el médico desee estudiar. En la mayoría de los casos se suministra una sustancia que emite pequeñas dosis de radiación. Algunas se ingieren mientras que otras se inyectan en una vena o se inhalan en forma de gas.

Gammagrafía con radionúclidos: debido a que examinan más que solo la forma de un tumor, las gammagrafías con radionúclidos se usan para más fines que la sola creación de imágenes. Aquí hay algunos de los radionúclidos más comunes que actualmente se usan:

  • El galio-67 se usa para detectar cáncer en ciertos órganos. También se puede usar para una exploración de cuerpo entero. Esto se puede llamar gammagrafía con galio.
  • El tecnecio-99 se usa en exploraciones de cuerpo entero, especialmente en gammagrafías óseas. Las gammagrafías óseas buscan cánceres que pueden haberse diseminado (metastatizado) desde otros sitios a los huesos. El tecnecio-99 también se usa en gammagrafías cardíacas, incluyendo la ventriculografía isotópica la cual examina la función cardíaca.
  • Las gammagrafías con talio-201 se usan con más frecuencia en cardiología para el estudio de cardiopatías. A veces se usan para ver qué tan bien está funcionando el tratamiento para ciertos tipos de tumores y pueden ser usadas para detectar algunos tipos de cáncer.
  • El yodo radiactivo (yodo-123 o yodo-131) se puede usar para detectar y tratar los cánceres de tiroides.

Los radionúclidos emiten rayos gamma, los cuales son captados por una cámara especial (conocida como cámara gamma, escáner rectilíneo o gammagrafía). Las señales son procesadas por una computadora, la cual las transforma en imágenes bidimensionales y tridimensionales (3-D), a veces con adición de color para mayor claridad. Un radiólogo o un médico que se especializa en medicina nuclear interpreta las imágenes y le envía un informe a su médico.

Tomografía por emisión de positrones: la tomografía por emisión de positrones (PET) es un estudio de exploración que usa una forma de azúcar radiactivo. Las células del cuerpo asimilan diferentes cantidades de azúcar radiactivo, dependiendo de qué tan rápido están creciendo. Las células cancerosas, las cuales crecen rápidamente, son más propensas a absorber cantidades más grandes de azúcar que las células normales. El azúcar radiactivo emite partículas pequeñas llamadas positrones, que chocan con los electrones en el cuerpo, emitiendo rayos gamma. Una cámara especial capta estos rayos cuando salen del cuerpo y los convierte en imágenes.

Las PET se usan para detectar cáncer y para ver si este está respondiendo al tratamiento. Los cambios químicos que muestran también pueden ayudar a los médicos a examinar los efectos del tratamiento del cáncer. Debido a que las PET examinan el funcionamiento del cuerpo, pueden mostrar cambios que sugieren la presencia de enfermedades antes de que los cambios puedan ser vistos en otros estudios de diagnóstico por imágenes.

PET/CT: algunas máquinas combinan una PET con una CT. Las PET/CT proporcionan información más detallada sobre cualquier aumento de actividad celular, lo que ayuda a los médicos a localizar los tumores. Sin embargo, también exponen al paciente a más radiación.

Uso de anticuerpos monoclonales en los estudios de medicina nuclear: un tipo especial de anticuerpo producido en el laboratorio, llamado anticuerpo monoclonal, puede ser diseñado para adherirse a las sustancias que se encuentran únicamente en la superficie de las células cancerosas. Una sustancia radiactiva se puede unir al anticuerpo monoclonal, que luego se administra en una vena. Este viaja por el torrente sanguíneo hasta que llega al tumor y se adhiere al mismo. Esto hace que el tumor se “ilumine” cuando se ve a través de un explorador especial. Algunos ejemplos de exploraciones con anticuerpos monoclonales que se usan para detectar cánceres son la exploración con ProstaScint® para el cáncer de próstata, la exploración con OncoScint® para el cáncer de ovario y la exploración con CEA-Scan® para el cáncer de colon.

¿Cómo me preparo para el estudio?

Los pasos necesarios para prepararse para un estudio de medicina nuclear dependen del tipo de estudio y del tejido que se estudiará. Algunos estudios requieren que no coma ni beba nada de 2 a 12 horas antes de la prueba. Para otros, se le puede pedir que tome un laxante o que use un enema. Asegúrese de que su médico o enfermera sepa todo lo que usted toma, incluso los medicamentos de venta libre, las vitaminas y las hierbas. Es posible que necesite evitar algunos medicamentos (con prescripción y de venta libre) antes de la prueba. Su equipo de atención médica le dará instrucciones.

El material radiactivo puede administrarse vía oral, vía intravenosa (IV) o incluso puede ser inhalado en forma de gas (aunque esto es poco común en estudios por imágenes relacionados con el cáncer). Usted puede recibirlo en cualquier lado desde unos minutos a muchas horas antes de la prueba. Por ejemplo, en una gammagrafía ósea, el marcador se coloca en una vena del brazo aproximadamente 2 horas antes del inicio del estudio. Para las gammagrafías con galio, el marcador se administra unos días antes del estudio.

¿Cómo se realiza el estudio?

En la mayoría de los casos, un estudio de medicina nuclear se realiza como procedimiento ambulatorio. Debido a los materiales y al equipo especial necesarios, estos estudios generalmente se realizan en el departamento de radiología o de medicina nuclear de un hospital. Puede que se le permita usar su propia ropa o puede que le provean una bata para que la use durante el examen. Necesitará quitarse cualquier joya u objeto de metal que podría interferir con el estudio.

La máquina tiene un agujero en la mitad y se parece a un rosquilla (doughnut) grande. Usted se acuesta sobre una mesa acolchada que pasa a través del agujero y el escáner se mueve hacia atrás y hacia delante. El técnico le puede pedir que cambie de posiciones para permitir que se tomen diferentes vistas. El estudio no causa dolor. No obstante, puede que se sienta incómodo después de estar acostado sobre la mesa por un tiempo.

¿Cuánto tiempo dura el estudio?

Un estudio de medicina nuclear lleva aproximadamente de 30 a 60 minutos, más el tiempo de espera después de que se administra el material radiactivo. Para las gammagrafías óseas, el material toma de 2 a 3 horas para ser absorbido y el estudio mismo toma aproximadamente otra hora. Las gammagrafías con galio toman varios días entre la inyección y el estudio en sí. Los resultados de los estudios de medicina nuclear por lo general están disponibles en unos pocos días.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

En general, los estudios de medicina nuclear son pruebas seguras. Las dosis de radiación son muy pequeñas y los radionúclidos tienen bajo riesgo de ser tóxicos o de causar una reacción alérgica. Algunas personas pueden sentir dolor o tener hinchazón en el sitio donde se inyecta el material en una vena. En raras ocasiones, algunas personas tendrán fiebre o una reacción alérgica cuando se les administra un anticuerpo monoclonal.

¿Qué más debo saber acerca de estos estudios?

  • La exposición a la radiación de un explorador nuclear proviene de radionúclidos usados (el explorador por sí solo no produce radiación). El material radiactivo en su cuerpo disminuirá naturalmente y perderá su radiactividad con el paso del tiempo. También puede que se elimine del cuerpo a través de la orina o las heces fecales dentro de pocas horas o pocos días. Hable con su equipo de atención médica sobre tener relaciones sexuales o estar cerca de los niños o de mujeres embarazadas después de estos estudios.
  • Se le pedirá que tome mucha agua para eliminar el material radiactivo.
  • Para reducir el riesgo de exposición al material radiactivo en su orina después del estudio, debe tirar la cadena del inodoro tan pronto como lo haya utilizado.
  • Los estudios de medicina nuclear muy rara vez se recomiendan a mujeres embarazadas, por lo que debe informar a su médico si usted está o podría estar embarazada.
  • Si está amamantando, asegúrese de decírselo a su médico con anticipación. Es posible que tenga que extraer la leche materna y desecharla hasta que el radionúclido se haya eliminado de su sistema.

Fecha de última actualización: 04/01/2013
Fecha de último cambio o revisión: 04/01/2013