Mamogramas y otros estudios de imaginología de los senos

+ -Text Size

TEMAS

¿Cuáles son las limitaciones de los mamogramas?

Como es el caso de la mayoría de los estudios médicos, la mamografía tiene limitaciones.

Aunque la detección del cáncer de seno es la mejor manera que tenemos en la actualidad para encontrar el cáncer temprano, descubrirlo a tiempo no siempre reduce la probabilidad de que una mujer muera a causa de esta enfermedad. Aun cuando los mamogramas pueden detectar cánceres de seno que son tan pequeños como para ser palpados, el tratamiento de un pequeño tumor no siempre significa que pueda ser curado. Un cáncer de rápido crecimiento o agresivo se pudo haber propagado antes de haberlo detectado.

El valor de un mamograma de detección también depende de la condición de salud general de una mujer. Puede que la detección temprana del cáncer de seno no ayude a prolongar la vida de una mujer que presenta otras clases de problemas graves de salud o que atenten contra la vida, tales como insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedad renal en etapa final o enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Las guías de detección de la Sociedad Americana Contra El Cáncer enfatizan que las mujeres con problemas graves de salud o una expectativa de vida corta, deben hablar con sus médicos sobre la necesidad de continuar sometiéndose a los mamogramas. Nuestras guías también recalcan que la edad por sí sola no debe ser la razón para suspender los mamogramas que se hacen periódicamente.

Resultados falsos negativos

Un mamograma con resultado falso negativo aparece normal aun cuando hay cáncer de seno. En general, los mamogramas de detección pasan por alto alrededor de 1 de 5 cánceres de seno.

La principal causa de los resultados falsos negativos consiste en una alta densidad de los senos. Los resultados falsos negativos ocurren con más frecuencia entre las mujeres más jóvenes que entre las de mayor edad, ya que las jóvenes tienen más probabilidad de tener senos densos. Por lo general, los senos se vuelven menos densos a medida que las mujeres envejecen. Los resultados falsos negativos pueden retrasar el tratamiento y promover un sentido de seguridad falso para la mujer.

Resultados falsos positivos

Un mamograma con resultado falso positivo aparece anormal, pero en realidad no hay cáncer de seno. Los mamogramas anormales requieren pruebas adicionales (mamogramas de diagnóstico, ultrasonido, y algunas veces MRI o incluso biopsia) para determinar si hay cáncer.

Los resultados falso positivos son más comunes en mujeres que son más jóvenes, tienen senos densos, han tenido biopsias de los senos, tienen antecedentes familiares de cáncer de seno, o están tomando estrógeno. Alrededor de la mitad de las mujeres que se hagan mamogramas anuales durante un periodo de 10 años tendrá un hallazgo falso positivo. Las probabilidades de un hallazgo falso positivo son las mayores para el primer mamograma, y son menores para los mamogramas subsiguientes. Las mujeres que tengan disponibles las imágenes anteriores para comparación reducen sus probabilidades de un hallazgo falso positivo en 50%.

Los mamogramas con resultados falsos positivos pueden causar ansiedad. Las pruebas adicionales que se necesitan para descartar la presencia de cáncer toman tiempo y conllevan gastos, y también causan molestias físicas.

Sobrediagnóstico y exceso de tratamiento

Aunque los mamogramas de detección pueden encontrar cáncer de seno invasivo y carcinoma ductal in situ (DCIS, células cancerosas en el revestimiento de los conductos del seno) que necesitan tratamiento, también es posible que algunos cánceres invasivos y DCIS detectados mediante mamografía dejen de crecer. Esto significa que algunos tumores no representan un riesgo para la vida, y nunca se hubiesen detectado si una mujer no se hubiese hecho un mamograma. El problema consiste en que los médicos no pueden diferenciar estos cánceres de aquellos que crecerán y se propagarán.

Nuestra única indicación de que podría existir un sobrediagnóstico es mediante análisis estadístico que compara el número de cánceres encontrados por mamografía durante periodos de tiempo prolongados con los números de cánceres que se hubiesen esperado sin pruebas de detección. El sobrediagnóstico es una preocupación, pues un cáncer sobrediagnosticado aún será tratado. Esto significa que algunas mujeres recibirán tratamiento innecesariamente porque desconocemos cuáles mujeres pertenecen a este grupo al momento de diagnosticar el cáncer. En estos casos se consideraría que existe exceso de tratamiento, lo que expone innecesariamente a las mujeres a los efectos adversos de la terapia del cáncer. Debido a que los médicos a menudo no pueden asegurar cuáles cánceres y casos de DCIS representarán un riesgo para la vida, todos ellos reciben tratamiento. Aunque existe un amplio rango de cifras estimadas del porcentaje de cánceres de seno que podrían ser sobrediagnosticados mediante mamografía, el rango de estimaciones más aceptable es de 0-10%.


Fecha de última actualización: 04/07/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/07/2014