Mamogramas y otros estudios de imaginología de los senos

+ -Text Size

TEMAS

Otros estudios por imágenes para los senos

Ductograma (galactograma)

Un ductograma, también llamado galactograma, algunas veces se utiliza para ayudar a determinar la causa de cualquier flujo del pezón que sea motivo de preocupación. En esta prueba, se introduce un tubo metálico muy delgado en la abertura de un conducto del pezón por donde sale la secreción. Se introduce una pequeña cantidad de material de contraste, el cual delinea la forma del ducto en una radiografía y puede mostrar si hay una masa o un bulto dentro del ducto.

Estudios de medicina nuclear

En un estudio de medicina nuclear (también llamado escáner nuclear) se inyectan en el cuerpo pequeñas cantidades de sustancias radiactivas y se utilizan cámaras especiales para observar adónde van. Dependiendo de la sustancia utilizada, se pueden encontrar distintos tipos de anomalías. A diferencia de la mayoría de los otros estudios por imágenes que se basan en los cambios que los tumores causan en la estructura del cuerpo, el estudio de medicina nuclear depende de cambios en el metabolismo de los tejidos. Varios subtipos más nuevos de estudios de medicina nuclear se describen más adelante en “Otros estudios experimentales por imágenes para los senos”.

PET (Tomografía por emisión de positrones)

Para la tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET) se inyecta glucosa (un tipo de azúcar) en el torrente sanguíneo, la cual contiene un átomo radioactivo. Debido a que las células cancerosas crecen rápidamente, éstas absorben altas cantidades de azúcar radioactivo. En aproximadamente una hora, se usa una cámara especial para crear una imagen de las áreas de radioactividad en el cuerpo. Algunas máquinas pueden hacer una PET y una CT al mismo tiempo (PET/CT scan). Esto le permite al radiólogo comparar las áreas de mayor radioactividad en la PET con la imagen detallada de esa área en la CT.

Las tomografías por emisión de positrones se han estudiado para ver si pueden ayudar a distinguir entre los tumores malignos y benignos en el seno, pero no son lo suficientemente precisas como para ser útiles en esto. Más a menudo, las tomografías PET/CT se utilizan en pacientes que se sabe que tienen cáncer de seno para determinar si la enfermedad se ha propagado.

Mamocintigrafía o gammagrafía (imaginología molecular del seno)

Se han realizado estudios con un marcador radiactivo conocido como tecnecio sestamibi para la detección de cáncer. En este estudio, se inyecta en la vena una pequeña cantidad del marcador radiactivo, el cual se une a las células del cáncer de seno, y luego se utiliza una cámara especial para detectarlas.

Este estudio no se usa como prueba de detección. Algunos radiólogos consideran que esta prueba puede ser útil para evaluar áreas sospechosas detectadas en un mamograma, pero de acuerdo a estudios previos, la mamocintigrafía no es tan eficaz como la MRI en la detección de cáncer.

Las investigaciones actuales buscan mejorar la tecnología y evaluar su uso en situaciones específicas, como en los casos de mujeres con senos densos.

Tomografía de impedancia eléctrica (T-scan™)

La tomografía de impedancia eléctrica (EIT, siglas en inglés) escanea los senos para medir su conductividad eléctrica. Se basa en la idea de que las células de cáncer de seno conducen electricidad de forma distinta a como lo hacen las células normales. En la prueba se aplica una corriente eléctrica muy pequeña a través del seno y se detecta luego sobre la piel del seno. Esto se realiza con electrodos pequeños que se colocan sobre la piel. La EIT no utiliza radiación ni comprime los senos.

La FDA aprobó este tipo de exámenes como herramienta de diagnóstico para ayudar a clasificar los tumores detectados en un mamograma. Pero en estos momentos, no se han realizado suficientes pruebas clínicas para que se puedan usar en las pruebas de detección de cáncer.

Termografía (estudio térmico por imágenes)

La termografía es una forma de medir y representar gráficamente el calor sobre la superficie del seno mediante una cámara sensible al calor. Se basa en la idea de que la temperatura del cuerpo aumenta en áreas con un mayor metabolismo y flujo sanguíneo, lo que puede ser señal de un tumor.

La termografía ha estado disponible por muchos años, pero los estudios han demostrado que no es una herramienta efectiva para detectar el cáncer de seno en sus inicios. Aunque se ha promocionado como una herramienta para ayudar a detectar el cáncer de seno en sus inicios, una revisión de investigaciones realizada en 2012 encontró que la termografía pudo detectar solo un cuarto de los cánceres de seno encontrados mediante mamografía. En otras palabras, falló en detectar tres de cada cuatro cánceres que se sabía estaban presentes en el seno. La imagen termográfica digital infrarroja (DITI), la cual algunas personas creen es un tipo de termografia mejor y más reciente, tiene la misma tasa de fracaso. Por este motivo, la termografía no debe usarse como un sustituto para los mamogramas.

Otros estudios experimentales por imágenes para los senos

Se están evaluando nuevas técnicas para la imaginología de los senos. Estas pruebas están todavía en sus primeras etapas de investigación. Tomará un tiempo determinar si estas pruebas son tan buenas o mejores que las que utilizamos actualmente.

Los estudios ópticos por imágenes envían luz hacia el seno y luego miden la luz que regresa o pasa a través del tejido. En esta técnica no se usa radiación y no se comprime el seno. Los estudios que se están realizando en la actualidad están analizando la combinación de imaginología óptica con otras pruebas como las imágenes por resonancia magnética o la mamografía tridimensional para ayudar a diagnosticar el cáncer de seno.

La imagen diagnóstica molecular del seno (MBI, siglas en inglés) es una nueva técnica en medicina nuclear de diagnóstico por imágenes para el seno. Está siendo estudiada como una forma para hacer seguimiento de problemas del seno (como alguna protuberancia o alguna anomalía vista en un mamograma). También está siendo estudiada además de la mamografía para las mujeres con senos densos.

La mamografía por emisión de positrones (PEM, siglas en inglés) es otra técnica por imágenes recientemente desarrollada para el seno. Utiliza un tipo de azúcar unido a una partícula radiactiva para detectar células cancerosas. La mamografía por emisión de positrones tiene la aprobación de la FDA. La PEM, que trabaja de forma muy similar a la PET, puede que sea mejor en la detección de agrupaciones pequeñas de células cancerosas en el seno. En este momento está siendo estudiada en mujeres con cáncer de seno u otros problemas del seno para ver si puede predecir cuáles masas son cancerosas.


Fecha de última actualización: 01/08/2015
Fecha de último cambio o revisión: 01/08/2015