Mamogramas y otros estudios de imaginología de los senos

+ -Text Size

TEMAS

¿Cuándo se usan otros estudios por imágenes de los senos?

Si bien los mamogramas son las pruebas más útiles para detectar cáncer de seno en sus inicios, existen otros estudios por imágenes que pueden ser útiles en ciertos casos.

MRI (imágenes por resonancia magnética)

Los exámenes con MRI utilizan imanes y ondas de radio en lugar de rayos X para producir imágenes transversales muy detalladas del cuerpo. Se absorbe la energía de las ondas radiales y luego se libera en un patrón formado por el tipo de tejido corporal y por ciertas enfermedades. Una computadora traduce el patrón en una imagen muy detallada de las partes del cuerpo. Para realizar una MRI del seno con el fin de detectar cáncer, se inyecta un líquido de contraste, llamado gadolinio, en una vena antes o durante el estudio para mostrar mejor los detalles.

La MRI del seno se utiliza principalmente por dos razones:

  • Para mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer de seno, para ayudar a medir el tamaño del cáncer y para ver si hay otros tumores en los senos. Además, se puede usar para examinar el seno opuesto con el fin de asegurarse de que no tiene ningún tumor.
  • Para algunas mujeres con alto riesgo de tener cáncer de seno, se recomiendan pruebas de detección con imágenes por resonancia magnética (MRI) junto con un mamograma anual. La MRI no se recomienda como herramienta de detección por sí sola, ya que podría no detectar algunos casos de cáncer que el mamograma sí detectaría.

Al igual que los mamogramas son realizadas con equipos de rayos X diseñados especialmente para captar imágenes de los senos, las MRI de senos también requieren de un equipo especial. No todas las máquinas de MRI están diseñadas para realizar un MRI de los senos.

Resulta importante que los estudios de MRI de los senos se hagan en instalaciones donde se puedan hacer biopsias de los senos guiadas por MRI. De lo contrario, todo el estudio de imágenes deberá repetirse en otro centro si una biopsia fuese necesaria.

Las MRI cuestan más que los mamogramas. La mayoría de las compañías de seguros pagan por estos exámenes de detección si se demuestra que la paciente es de alto riesgo, pero es buena idea consultar con su seguro antes de hacerse la prueba.

Cuando se prepare para una MRI de senos, puede comer y beber como acostumbra normalmente. Necesitará quitarse la ropa que tenga partes metálicas como cierres, broches o botones y colocarse una bata. Se debe quitar las prendas o joyas, horquillas para el cabello, alfileres y todo lo demás que esté hecho de metal antes de entrar a la sala de MRI. El técnico preguntará si tiene dispositivos o algo metálico en su cuerpo, como clips quirúrgicos, grapas, catéteres implantados, marcapasos, desfibriladores, articulaciones artificiales, fragmentos de metal, tatuajes, maquillaje permanente, etc. Algunos objetos de metal no causarán problemas, pero otros podrían causarlos. Dígale al personal antes de que le hagan el examen si es alérgica a algo, si tiene implantes de senos, o si está embarazada o amamantando.

Puede que necesiten colocarle una inyección intravenosa para recibir un tinte de contraste que ayude a definir las estructuras del seno. Para hacerle la resonancia magnética, la colocarán boca abajo sobre una base acolchada que tiene espacio para sus senos. Tendrá que quedarse muy quieta durante la prueba, la cual puede durar hasta una hora.

Ecografía (ultrasonido) de los senos

La ecografía o ultrasonido, también conocida como sonografía, utiliza ondas sonoras para observar dentro de una parte de su cuerpo. Le aplican un gel en la piel del seno y se usa un instrumento de mano llamado transductor, que se frota con gel y se presiona contra la piel. Un transductor emite las ondas sonoras y detecta los ecos a medida que rebotan de los tejidos del cuerpo. Una computadora convierte los ecos en una imagen en blanco y negro que aparece en una pantalla. Este estudio no causa dolor ni le expone a radiación.

La ecografía de seno se utiliza a veces para evaluar problemas en los senos que se detectan durante un mamograma de detección o de diagnóstico o un examen físico. La ecografía del seno no suele llevarse a cabo para la detección. Algunos estudios sugieren que pudiera ser útil usar ecografías junto con un mamograma al examinar mujeres de alto riesgo con tejido fibroso de senos (que son difíciles de evaluar con un mamograma). Pero en este momento, las ecografías no pueden remplazar los mamogramas. Se requieren más estudios para determinar si se deben agregar las ecografías a los mamogramas de rutina para algunos grupos de mujeres.

La ecografía es útil para observar más de cerca algunas masas en los senos, y es la única forma de saber si una masa es un quiste sin necesidad de insertar una aguja para extraer (aspirar) fluido. La ecografía del seno se puede utilizar también para ayudar a los médicos a guiar la aguja cuando se hace una biopsia en un área del seno que causa inquietud.

Existe un sistema más reciente, llamado ultrasonido tridimensional automatizado del volumen mamario, el cual se puede usar en el seno. La FDA lo aprobó para que sea usado con la mamografía. El ultrasonido 3-D se puede emplear con un transductor manual, aunque con más frecuencia se coloca un transductor más grande sobre toda el área del seno, la cual se puede entonces explorar automáticamente.

La ecografía se ha convertido en una herramienta valiosa que se usa con mamogramas debido a su amplia disponibilidad, a que no es invasivo y cuesta menos que otras opciones. Pero el valor de un examen de ecografía depende del grado de destreza y experiencia del operador (aunque esto tiene menos importancia con los nuevos sistemas de ultrasonidos automatizados). Las ecografías no se usan por sí solas para la detección porque pueden pasar por alto algunos cánceres que se observan en los mamogramas. Este estudio es menos sensible que las MRI (es decir, que detecta menos tumores), pero tiene las ventajas de que cuesta menos y está mucho más disponible.

Ductograma (galactograma)

Un ductograma, también llamada galactograma, algunas veces se utiliza para ayudar a determinar la causa de cualquier flujo del pezón que sea motivo de preocupación. En esta prueba, se introduce un tubo plástico muy delgado en la abertura de un conducto del pezón por donde sale la secreción. Se introduce una pequeña cantidad de material de contraste, el cual delinea la forma del ducto en una radiografía y puede mostrar si hay una masa o un bulto dentro del ducto.


Fecha de última actualización: 04/07/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/07/2014