Mamogramas y otros estudios de imaginología de los senos

+ -Text Size

TEMAS

¿Cómo se regula la mamografía?

En los Estados Unidos, las mamografías tienen una regulación muy estricta. Si bien la calidad general de la mamografía ha mejorado desde su aparición a finales de la década de los sesenta, estudios realizados a mediados de los años ochenta mostraron que la calidad tenía una gran variación de un lugar a otro.

Para ayudar a educar al personal que trabaja con mamogramas, mejorar la calidad de estos y disminuir la dosis de radiación, la Sociedad Americana Contra El Cáncer solicitó al Colegio Americano de Radiología (ACR) que establecieran estándares y criterios que pudieran ayudar a mujeres y médicos a encontrar esos centros que proporcionaban servicios de detección de alta calidad. En 1986, el ACR comenzó su primer Programa Nacional de Acreditación para Mamografías (MAP, siglas en inglés). Este programa voluntario elevó los estándares en todo el país y condujo a mejores servicios de mamografías en aquellos centros que participaron en el programa.

En 1992, el Congreso aprobó la Ley de Normas de Calidad de Mamografías (MQSA) para asegurar que a los centros radiológicos que ofrecen mamografía se les exija cumplir con las normas mínimas de calidad. Actualmente, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) certifica cada centro que ofrece mamografías (salvo los del Departamento de Asuntos de los Veteranos). Para obtener la certificación, un cuerpo de acreditación aprobado por la FDA debe evaluar los equipos, el personal y los servicios que se prestan en el centro, realizar una inspección en el lugar y además, deben cumplir con los siguientes criterios:

  • Cada unidad de mamografías tiene que estar acreditada.
  • Ciertos miembros del personal deben cumplir estándares estrictos, tales como:
  • - Radiólogos (los médicos que interpretan o analizan los mamogramas).

    - Los tecnólogos radiológicos (es el personal que coloca a las mujeres en el equipo para hacer los mamogramas y tomar las imágenes).

    - Físicos médicos (profesionales que se especializan en equipos médicos y generación de imágenes).

  • Los equipos típicos de rayos X se evalúan en términos de calidad e información sobre la dosis de radiación, la cual debe ser muy baja.

Si el centro cumple con todos los estándares exigidos, la FDA les otorga su certificación. Estos estándares se indican en la Ley de Normas de Calidad de Mamografías (MQSA, siglas en inglés) que ha estado vigente desde 1994. Es ilegal hacer mamografías en EE. UU., sin tener la certificación de la FDA.

La FDA tiene una lista de todos los centros de mamografías certificados según el estado y código postal. Puede encontrar los centros que están cerca de usted si visita la página de Internet de la FDA en www.accessdata.fda.gov/scripts/cdrh/cfdocs/cfMQSA/mqsa.cfm..

Informe de resultados

Los centros de mamografías deben notificar a las mujeres sobre los resultados de sus exámenes. La Ley de Normas de Calidad de Mamografías (MQSA) así lo exige. Los centros de mamografías envían también los informes de los mamogramas al médico de la paciente, y es el médico quien puede ordenar, si fuese necesario, exámenes adicionales o un tratamiento.

La MQSA exige que los centros de mamografías envíen un resumen separado y sencillo de los resultados de la mamografía, en un lapso no mayor de 30 días o “tan pronto como sea posible” si los resultados sugieren la presencia de cáncer. Esto significa que la mujer puede conocer sobre los resultados del examen antes de que su médico la haya llamado. Si la mujer quiere el informe de mamografía completo y por escrito, necesitará solicitarlo junto con el resumen del informe.

Exposición a la radiación durante la mamografía

Los equipos modernos de mamografías utilizan dosis de baja radiación para producir radiografías de senos con una calidad alta de imagen (por lo general, utilizan de 0.1 a 0.2 rads por imagen; un rad es la medida de la dosis de radiación). Las unidades de mamografías antiguas emitían dosis mayores, lo que generó preocupaciones sobre los riesgos de la radiación. Estas máquinas ya no se utilizan.

Hay lineamientos estrictos que garantizan que el equipo de mamografías es seguro y que utiliza la menor dosis posible de radiación. Algunas personas se preocupan por la exposición a los rayos X, pero el nivel de radiación en un mamograma actualmente no aumenta significativamente el riesgo de tener cáncer de seno en una mujer que se hace sus mamogramas con regularidad.

Para poner la dosis en perspectiva, si una mujer con cáncer de seno recibe tratamiento con radiación, probablemente recibirá un total de varios miles de rads. Si se hace sus mamogramas anuales, comenzando a la edad de 40 años y continúa hasta los 90, recibirá un total de 20 a 40 rads. En otras palabras, la dosis de radiación que ella recibe durante un mamograma de detección es casi la misma cantidad de radiación que recibiría en promedio de su entorno natural (radiación del medio ambiente) durante un par de meses.

Los mamogramas requieren dosis muy pequeñas de radiación. El riesgo de daño a causa de esta radiación es extremadamente bajo, pero en teoría, repetir las radiografías podría tener el potencial de causar cáncer. Aun así, los beneficios de la mamografía superan cualquier posible daño que podría causar la exposición a la radiación.

Las mujeres deben siempre notificar a sus médicos y tecnólogos de radiografía si existe cualquier probabilidad de que estén embarazadas, ya que la radiación puede causar daño al desarrollo del feto.


Fecha de última actualización: 04/07/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/07/2014