Mamogramas y otros estudios de imaginología de los senos

+ -Text Size

TEMAS

Mamogramas en casos especiales

Mamogramas en mujeres jóvenes

Los mamogramas de mujeres jóvenes pueden ser difíciles de analizar ya que el tejido de sus senos es a menudo más denso, lo cual puede ocultar un tumor en una radiografía.

Los mamogramas de detección no se recomiendan para mujeres con riesgo promedio menores de 40 años de edad.

Para algunas mujeres jóvenes que tienen un riesgo elevado de desarrollar cáncer de seno (debido a alguna mutación genética, un historial contundente de cáncer de seno en la familia o radiación previa a la región del pecho debido a cáncer), la Sociedad American Contra El Cáncer recomienda los procedimientos de detección mediante imágenes por resonancia magnética y mamogramas cada año a partir de los 30 años y continuar con esto mientras la mujer siga en un buen estado de salud. Pero debido a que la evidencia sobre la mejor edad a la que deben comenzarse las pruebas de detección es limitada, esta decisión se debe basar en conversaciones entre las pacientes y sus médicos, tomando en consideración las condiciones y preferencias personales

(nuestro documento Cáncer de seno: detección temprana contiene más detalles sobre las recomendaciones de la Sociedad Americana Contra El Cáncer en cuanto a pruebas de detección del cáncer de seno. También le da más información para determinar cuál es su riesgo de desarrollar cáncer de seno.

Mamogramas para mujeres con implantes de seno

Las mujeres con implantes de seno tienen un reto importante con sus mamogramas de detección. Los rayos X utilizados para escanear los senos no atraviesan suficientemente los implantes de silicona ni los de solución salina como para mostrar el tejido mamario que está por encima o debajo del implante. Esto significa que la parte de tejido que está cubierta por el implante no se puede ver en el mamograma.

Para ver la mayor cantidad de tejido posible, a las mujeres con implantes se les hacen 4 tomas adicionales (2 para cada seno), así como las 4 tomas estándar durante el mamograma de rutina. En estas tomas de rayos X, llamadas vistas con desplazamiento de implantes (ID, siglas en inglés), el implante se empuja hacia la pared del pecho y el seno hacia adelante sobre el implante. Esto permite tener una mejor imagen de la parte frontal de cada seno. Las vistas con desplazamiento de implantes son más difíciles (y pueden resultar más molestas) en mujeres que tienen tejido cicatricial alrededor de los implantes (contractura capsular). Estas tomas se realizan con más facilidad en mujeres cuyos implantes están colocados por debajo (detrás) del músculo del pecho.

Aunque estas mujeres tienen que hacerse más tomas en cada mamograma, las recomendaciones sobre la frecuencia con la que las mujeres con implantes deben hacerse los mamogramas de detección son las mismas que para las mujeres sin implantes (refiérase a nuestro documento Cáncer de seno: detección temprana para las guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer sobre pruebas de detección para el cáncer de seno).

En ocasiones, la ruptura de un implante se puede detectar en un mamograma, pero con frecuencia se verán normales. En cambio, las imágenes por resonancia magnética son excelentes para detectar la ruptura de un implante. Refiérase a la sección a continuación para obtener información adicional sobre las imágenes por resonancia magnética.

Muy pocas veces, los mamogramas causan la ruptura de un implante. Antes de realizar el mamograma, es importante que le indique a la persona técnica en radiación si usted tiene implantes.


Fecha de última actualización: 01/08/2015
Fecha de último cambio o revisión: 04/14/2015