Mamogramas y otros estudios de imaginología de los senos

+ -Text Size

TEMAS

¿Qué busca el médico en un mamograma?

Los mamogramas son leídos (interpretados) por los radiólogos quienes son los médicos que se especializan en diagnosticar y tratar las enfermedades y lesiones mediante el uso de técnicas de imaginología como las radiografías. De ser posible, el médico que analiza su mamograma hará una comparación con sus mamogramas anteriores. Esto es útil para que el doctor pueda identificar pequeños cambios que podrían ser señales de cáncer.

El médico que analiza su mamograma buscará distintos tipos de cambios.

Calcificaciones

Las calcificaciones son depósitos muy pequeños de minerales dentro del tejido mamario. Lucen como pequeñas manchas blancas en un mamograma. Estas pueden o no ser causadas por el cáncer. Las calcificaciones se dividen en dos tipos.

Macrocalcificaciones

Las macrocalcificaciones consisten de depósitos gruesos (más grandes) de calcio que, la mayoría de las veces, representan cambios en los senos causados por el envejecimiento de las arterias del seno, viejas lesiones o inflamaciones. Estos depósitos están asociados a afecciones no cancerosas y no requieren una biopsia. Las macrocalcificaciones se encuentran en cerca de la mitad de las mujeres de más de 50 años y en 1 de cada 10 mujeres menores de 50 años de edad.

Microcalcificaciones

Las microcalcificaciones son diminutos fragmentos de calcio localizados en el seno. Las microcalcificaciones que se observan en un mamograma preocupan un poco más que las macrocalcificaciones, pero no siempre significan la presencia de cáncer. La forma y distribución de las microcalcificaciones ayuda al radiólogo a juzgar la probabilidad de que haya cáncer.

En la mayoría de los casos, la presencia de microcalcificaciones no significa que sea necesario realizar una biopsia. Pero si las microcalcificaciones tienen una apariencia y patrón sospechosos, se recomendará una biopsia (durante una biopsia, el médico extrae un trozo pequeño del área sospechosa para examinarla al microscopio. Una biopsia es la única manera de afirmar si realmente hay cáncer).

Una masa

Una masa o bulto, con o sin calcificaciones, es otro cambio importante a observar en un mamograma. Las masas son áreas que se ven anormales y que pueden ser muchas cosas, incluyendo quistes (no cancerosos, sacos llenos de fluidos) y tumores sólidos no cancerosos (como los fibroadenomas), aunque algunas veces podrían ser un signo de cáncer.

Los quistes pueden ser simples sacos llenos de líquidos (conocidos como quistes simples) o pueden ser parcialmente sólidos (conocidos como quistes complejos y masas sólidas). Los quistes simples son benignos (no son cancerosos) y no requieren que se les haga una biopsia. Si una masa no se debe a un quiste simple, esto puede deberse a algo más serio y podría requerirse una biopsia para asegurar que no sea cáncer.

  • En un examen físico, un quiste y un tumor se pueden sentir igual al parparse. También pueden tener la misma apariencia en el mamograma. Para confirmar que una masa sea realmente un quiste, con frecuencia se hace una ecografía (ultrasonido) del seno. Otra opción es la de sacar (aspirar) el líquido del quiste con una aguja fina y hueca.
  • Si la masa no es un quiste simple (es decir, que es al menos parcialmente sólido), se deberá realizar más estudios por imágenes. Algunas masas se pueden observar con mamogramas de rutina o ecografía, mientras que otras podrían necesitar de una biopsia. El tamaño, forma y bordes del bulto puede ayudar al radiólogo a determinar si es posible que se trate de un cáncer.

Es muy importante para el radiólogo tener disponibles sus mamogramas anteriores, ya que éstos pueden ayudar a mostrar si una masa o calcificación no ha cambiado en muchos años. Esto pudiera significar que es probable que no sea cancerosa y que no se necesite una biopsia.

Densidad de los senos

El informe de su mamograma también incluirá una evaluación de la densidad de los senos. La densidad de los senos se determina en cómo es la distribución de tejidos fibrosos y glandulares más que en la cantidad de tejido adiposo que hay en los senos.

Los senos densos no son anormales, aunque están asociados a un mayor riesgo de cáncer de seno. Sabemos que el tejido mamario denso puede ocasionar que sea más difícil detectar cánceres en un mamograma. Aun así, los expertos no coinciden en qué otros estudios, si alguno, es necesario hacer además de los mamogramas en mujeres con senos densos que no están en un grupo de alto riesgo (basándose en mutaciones genéticas, antecedente familiar de cáncer de seno u otros factores).


Fecha de última actualización: 01/08/2015
Fecha de último cambio o revisión: 01/08/2015