Marcadores tumorales

+ -Text Size

TEMAS

Marcadores tumorales que se encuentran en la sangre o la orina

A estos marcadores a menudo se les vigila con el paso del tiempo después que se descubre que una persona padece un tipo particular de cáncer asociado con ese marcador. Algunas veces, se podrían usar por una sola vez para confirmar un diagnóstico.

Alfafetoproteína

La alfafetoproteína (AFP, siglas en inglés) puede ser útil para diagnosticar y guiar el tratamiento contra el cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular). Los niveles normales de AFP generalmente son menores a 10 ng/ml (nanogramos por mililitro; Los niveles de AFP son más elevados en la mayoría de los pacientes con cáncer de hígado. La AFP también es elevada en hepatitis aguda y crónica, pero rara vez es superior a 100 ng/ml en estas enfermedades.

En alguien con un tumor en el hígado, un nivel de AFP mayor a cierta cantidad puede significar que la persona tiene cáncer. En personas sin problemas en el hígado, el valor es de 400 ng/ml. Sin embargo, una persona con hepatitis crónica a menudo presenta niveles elevados de AFP. Para estas personas, un nivel de AFP por encima de 4,000 ng/mL indica una señal de cáncer de hígado.

La AFP también es útil para dar seguimiento de la repuesta al tratamiento contra el cáncer de hígado. Si el cáncer es extirpado completamente mediante cirugía, el nivel de AFP deberá bajar a niveles normales. Si el nivel vuelve a subir, a menudo indica que el cáncer ha regresado.

El nivel de AFP también es más elevado en ciertos tumores de células germinales. Las células germinales son las que dan origen a los espermatozoides y a los óvulos. La mayoría se encuentra en los ovarios o los testículos, aunque las células germinales a menudo permanecen en otras partes del cuerpo. Los tumores de células germinales con altos niveles de AFP incluyen a algunos cánceres testiculares (aquellos que contienen células embrionarias y de seno endodérmico), ciertos tipos poco comunes de cáncer ovárico (tumor de saco vitelino o cáncer mixto de células germinales), al igual que algunos tumores de células germinales que se originan en el medio del pecho (tumores de las células germinales mediastinales). La AFP se usa para monitorear la respuesta al tratamiento, pues los niveles elevados deberán bajar ante un tratamiento eficaz. Si el cáncer se ha ido debido al tratamiento, el nivel deberá normalizarse de nuevo. Posteriormente, cualquier aumento del nivel puede ser una señal de regreso del cáncer.

En la leucemia mieloide crónica (CML), las células cancerosas (leucemia) contienen un gen anormal denominado BCR-ABL. Una prueba llamada PCR puede detectar en la sangre o en la médula ósea este gen en muy pequeñas cantidades. En alguien cuya sangre y médula ósea presente cambios que sugieran la presencia de leucemia mieloide crónica, la detección de ese gen confirma el diagnóstico. Además, el nivel del gen puede ser medido y usado para guiar el tratamiento.

Beta-2-microglobulina

Los niveles de beta-2-microglobulina (B2M) se elevan con mieloma múltiple, leucemia linfocítica crónica (CLL) y algunos linfomas (incluyendo la macroglobulinemia de Waldenstrom). También los niveles pueden ser más altos con algunas afecciones no cancerosas, como la insuficiencia renal (enfermedad del riñón) y hepatitis. Los niveles normales por lo general están por debajo de 2.5 mg/l (miligramos por litro). La B2M es útil en ayudar a predecir la perspectiva de supervivencia a largo plazo (prognosis) en algunos de estos cánceres. Los pacientes con niveles más altos de B2M por lo general tienen resultados menos favorables. La B2M también es revisada durante el tratamiento contra el mieloma múltiple y la macroglobulinemia de Waldenstrom para ver qué tan bien está funcionando el tratamiento.

Beta-HCG

Vea la gonadotropina coriónica humana (HCG, por sus siglas en inglés) más adelante.

Antígeno del tumor de la vejiga

El antígeno del tumor de la vejiga (BTA por sus siglas en ingles) se encuentra en la orina de muchos pacientes con cáncer de vejiga. Puede que sea una señal de algunas afecciones no cancerosas también, como cálculos renales (piedras en los riñones) o infecciones en el tracto urinario.

Los resultados de la prueba reportan como positivo (presencia de BTA), o negativo (sin presencia de BTA). A veces este antígeno se usa junto con el NMP22 (ver más adelante) para ver si el cáncer de vejiga ha regresado en el paciente (recurrencia).

Esta prueba no se usa muy a menudo. No es tan buena como una cistoscopia (observación de la vejiga a través de un tubo delgado y con una fuente de luz) para detectar cáncer de vejiga, pero podría permitir a los médicos realizar menos cistoscopias durante el seguimiento para el cáncer de vejiga. Hasta ahora, la mayoría de los expertos aún consideran la citoscopia como la mejor forma de diagnóstico y seguimiento del cáncer de vejiga.

CA 15-3

El marcador tumoral CA 15-3 se usa principalmente para la observación de pacientes con cáncer de seno. Los niveles elevados en la sangre de CA 15-3 se reportan en menos del 10% de los pacientes con una etapa temprana de la enfermedad, mientras que se detectan en alrededor de 70% de aquéllos con un estado avanzado de la misma. Por lo general los niveles de este marcador bajan después de que el tratamiento está siendo eficaz, pero puede que suban tras las primeras semanas después de iniciar el tratamiento (el aumento se debe a que la muerte de las células cancerosas liberan su contenido al torrente sanguíneo).

El nivel normal por lo general es menor a 30 u/ml (unidades por mililitro), dependiendo del laboratorio. Pero hay mujeres que no tienen cáncer que pueden presentar niveles tan altos como de 100 u/mL. Los niveles de este marcador pueden también ser más elevados en otros tipos de cáncer, como el cáncer de pulmón, colon, páncreas y ovario, y en algunas afecciones no cancerosas, como tumores benignos del seno, enfermedad ovárica, endometriosis y hepatitis.

CA 19-9

La prueba del CA 19-9 fue originalmente creada para detectar el cáncer colorrectal, pero se usa más frecuentemente en pacientes con cáncer de páncreas. En las etapas más iniciales del cáncer, el nivel de este marcador a menudo es normal, por lo cual no puede ser considerado como una prueba adecuada para la detección. No obstante, este marcador tumoral es considerado el mejor para observar a los pacientes que ya hayan sido diagnosticados con cáncer de páncreas.

Los niveles normales de CA 19-9 en la sangre están por debajo de 37 u/mL. Un nivel elevado de CA 19-9 en un paciente con un diagnóstico reciente implica que tiene la enfermedad en estado avanzado.

El nivel de CA 19-9 puede usarse para la observación del cáncer de vejiga y ver qué tan agresivo es. Puede que este marcador también sea usado para observar el cáncer colorrectal, pero la prueba del marcador CEA es preferible para dicho propósito.

El CA 19-9 puede encontrarse elevado en otras formas de cáncer del tracto digestivo, especialmente en cánceres de estómago y de las vías biliares. También puede estar elevado en algunas afecciones no cancerosas, como enfermedad de la glándula tiroides, artritis reumatoide, enfermedad inflamatoria intestinal y pancreatitis (inflamación del páncreas).

CA 27-29

Este marcador puede ser usado también para observar a pacientes con cáncer de seno durante o después del tratamiento. Esta prueba mide el mismo marcador en la sangre que la prueba del CA 15-3, pero de manera diferente. Aunque el marcador CA 27-29 es una prueba más reciente que la del CA 15-3, no es mejor en la detección de cáncer en etapa inicial ni avanzada. Y el nivel es elevado en todas las personas con cáncer de seno.

El nivel por lo general es menor a 40 u/mL (unidades por mililitro), dependiendo del laboratorio que realiza la prueba. Este marcador puede ser elevado con otros tipos de cáncer también, como el de colon, estómago, riñón, pulmón, ovario, páncreas, útero e hígado. Puede que también sea más elevado de lo normal en algunas condiciones no cancerosas, por ejemplo, en mujeres en su primer trimestre de embarazo, así como en pacientes con endometriosis, quistes ováricos, afecciones no cancerosas de los senos, cálculos renales y enfermedades hepáticas.

CA 125

El CA 125 es el marcador tumoral estándar que se usa para observar a las mujeres durante o después del tratamiento contra el cáncer epitelial de los ovarios (el tipo de cáncer ovárico más común), así como cáncer de las trompas de Falopio y cáncer peritoneal primario.

Los niveles normales en la sangre generalmente son menores a 35 u/mL (unidades por mililitro). Más del 90% de las mujeres con cáncer de ovario en etapa avanzada presenta altos niveles de CA 125. Si el nivel de CA-125 es elevado cuando se diagnostica a la mujer por primera vez, los cambios en el nivel de CA-125 se pueden usar durante el tratamiento para tener una idea de qué efectivo está siendo.

Los niveles también son elevados en alrededor de la mitad de las mujeres cuyo cáncer no se ha propagado fuera del ovario, por lo que el CA 125 ha sido estudiado como prueba de detección. Sin embargo, el problema con su uso como prueba de detección es que aún dejaría de detectar muchos cánceres en estado inicial, y por otro lado, otros problemas distintos al cáncer ovárico pueden generar un nivel elevado de CA 125. Por ejemplo, suele ser más elevado en mujeres con fibroides uterina o endometriosis. Puede que también sea más elevado tanto en hombres como en mujeres con cáncer de pulmón, páncreas, seno, hígado y colon, así como en personas que han padecido cáncer en el pasado. Debido a que el cáncer ovárico es una enfermedad poco común, es más probable que un incremento en el nivel de CA -125 se deba a otra causa distinta a este tipo de cáncer.

Algunas mujeres con cáncer uterino (endometrial) también tienen altos niveles de CA-125. Si los niveles de CA-125 están elevados, esto se puede usar para determinar la efectividad del tratamiento.

Calcitonina

Esta es una hormona producida por ciertas células llamadas células C parafoliculares en la glándula tiroides, que generalmente ayuda a regular los niveles de calcio en la sangre. Los niveles normales de calcitonina están por debajo de 5 a 12 pg/mL (picogramos por mililitro; En el carcinoma medular de tiroides (MTC por siglas en inglés), un tipo poco común de cáncer originado en las células C parafoliculares, los niveles de esta hormona en la sangre suelen ser mayores a 100 pg/ml.

Este es uno de los marcadores tumorales poco comunes que pueden usarse para ayudar a detectar el cáncer en etapa inicial. Debido a que el MTC por lo general se hereda, se puede medir la calcitonina en la sangre para detectar el cáncer en sus etapas más iniciales en los familiares que se sabe que están en riesgo.

Otros tipos de cáncer, como el de pulmón y las leucemias, pueden también elevar los niveles de calcitonina en la sangre, pero usualmente las pruebas sanguíneas para la medición de la calcitonina no son utilizadas para la detección de esos tipos de cáncer.

Antígeno carcinoembrionario

Este marcador, también conocido por sus siglas en inglés CEA, no se usa para el diagnóstico ni detección del cáncer colorrectal, sino que es el marcador tumoral de preferencia para ayudar a predecir la perspectiva en los pacientes con este tipo de cáncer.

El rango normal en los niveles de la sangre varía de laboratorio a laboratorio, pero los fumadores por lo general presentan mayores niveles. Pero incluso entre los fumadores, un nivel por encima de 5.5 ng/mL (nanogramos por mililitro) no es normal. Entre mayor sea el nivel de CEA al momento en que el cáncer sea detectado, más probable es que se trate de un estado avanzado de la enfermedad.

El marcador CEA también es el marcador tumoral que se usa de forma estándar en la observación de pacientes con cáncer colorrectal durante y tras el tratamiento. De esta manera, los niveles de CEA son usados para ver si el cáncer está respondiendo al tratamiento o para ver si éste ha regresado (recurrencia) después del tratamiento.

Puede que el nivel de CEA también se use para pacientes de cáncer de seno y de pulmón. Este marcador puede ser elevado en otros tipos de cáncer, como melanoma y linfoma, así como el cáncer de tiroides, páncreas, hígado, estómago, próstata, ovario, cuello uterino y vejiga. Si el nivel de CEA es elevado al momento de hacer el diagnóstico, puede ser usado para observar la respuesta al tratamiento. Los niveles de CEA también pueden elevarse por algunas enfermedades no cancerosas, como la hepatitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD), colitis, artritis reumatoide y pancreatitis, así como en fumadores que por lo demás se encuentran saludables.

Cromogranina A

La cromogranina A (CgA) es producida por los tumores neuroendocrinos. Estos son tumores que se originan de células que liberan hormonas en la sangre cuando reciben ciertas señales nerviosas. Estos incluyen los tumores carcinoides, los neuroblastomas y los cánceres de pulmón de células pequeñas. El nivel sanguíneo de CgA suele ser elevado en personas con estas enfermedades.

Es probablemente el marcador tumoral más sensible para los tumores carcinoides. Pero aun así, presenta solo tasas anormales en una de cada tres personas con cáncer localizado (que no se ha propagado) y en dos de cada tres personas cuyo cáncer ha hecho metástasis (que se ha propagado). Los niveles también pueden ser elevados en algunas formas avanzadas de cáncer de próstata. Es difícil determinar el nivel normal de CgA debido a que hay distintas formas para someter este marcador a prueba y cada una tiene su propio rango de valores normales.

Tomar los medicamentos conocidos como inhibidores de la bomba de protones (como el omeprazol y el lansoprazol) para reducir la acidez estomacal puede elevar los niveles de CgA en personas con buen estado de salud. Asegúrese de informar a su médico sobre los medicamentos que está tomando antes de que se realice esta prueba de laboratorio.

HE-4

Algunos casos de cáncer de ovario presentan mucho el gen HE-4, con una mayor producción de la proteína HE-4 (o HE4) Los niveles en la sangre de esta proteína se pueden medir y usarse como guía del tratamiento del cáncer ovárico como se hace con el nivel de CA 125. Esta prueba se usa más a menudo en pacientes que presentan niveles normales de CA 125. Los niveles de HE-4 pueden incrementarse con algunas afecciones benignas, al igual que con otros tipos de cáncer, por lo que dicha medición no se usa como prueba de detección.

Gonadotropina coriónica humana

Los niveles sanguíneos de la gonadotrofina coriónica humana (también conocida como HCG, beta-HCG o β-HCG) están elevados en pacientes con ciertos tipos de tumores de células germinales. (Las células germinales son las que dan origen a los espermatozoides y a los óvulos). La mayoría se encuentra en los ovarios o los testículos, aunque las células germinales a menudo aparecen en otras partes del cuerpo. Los niveles de HCG son altos en algunos cánceres de los testículos y de ovario, así como en la neoplasia trofoblástica del embarazo, principalmente el coriocarcinoma. También son elevados en algunas personas con tumores de las células germinales mediastinales (cáncer en la parte media del pecho: el mediastino) los cuales se originan a partir de las mismas células que los tumores de las células germinales en testículos y ovarios. Los niveles de HCG son útiles para diagnosticar estas afecciones y pueden ser observados durante el tratamiento para comprobar su efectividad. También son útiles en detectar la recurrencia de cáncer una vez que haya terminado el tratamiento.

En ciertas situaciones, un nivel elevado de HCG en la sangre indicará también sospecha de cáncer; por ejemplo, un aumento en el nivel de HCG en una mujer que sigue teniendo su útero dilatado después de que el embarazo haya concluido podría ser un signo de cáncer. Esto aplica también para los hombres con un testículo agrandado o con un tumor en el pecho.

Es difícil determinar el nivel normal de HCG debido a que hay distintas formas para someter este marcador a prueba y cada una tiene su propio rango de valores normales.

Inmunoglobulinas

Las inmunoglobulinas no son marcadores tumorales convencionales, sino que se conforman de anticuerpos los cuales son proteínas sanguíneas normalmente producidas por el sistema inmunitario para ayudar a combatir las bacterias. Existen muchos tipos de inmunoglobulinas, con nombres como IgA, IgG, IgD e IgM. Se puede realizar una prueba llamada inmunoglobulinas cuantitativas que mide la cantidad de cada tipo de inmunoglobulina (como IgA, IgG, etc). Esta prueba puede indicar si usted tiene exceso o escasez de un tipo de inmunoglobulina. Los cánceres de la médula ósea como el mieloma múltiple y la macroglobulinemia de Waldenstrom a menudo causan que una persona tenga demasiada inmunoglobulina de alguno de los tipos en la sangre. Algunas veces tener un alto nivel de un tipo de inmunoglobulina (a causa de una de estas enfermedades) ocasiona un alto nivel de inmunoglobulina en general. A la prueba de sangre que mide el nivel general de inmunoglobulina se le llama sencillamente nivel de globulina.

Generalmente hay presencia de muchas inmunoglobulinas distintas en la sangre, cada una de ellas variando levemente entre sí. En pacientes con mieloma o macroglobulinemia, un signo típico es un nivel muy alto de solo cierta inmunoglobulina (llamada inmunoglobulina monoclonal). Esto puede ser observado en una electroforesis de proteína sérica (también conocida como electroforesis de proteína en suero o SPEP, por sus siglas en inglés). En esta prueba, las proteínas en la sangre son separadas por una corriente eléctrica. Con el mieloma o la macroglobulinemia, la elevada cantidad de una inmunoglobulina provoca una subida súbita (“pico”) en la electroforesis de proteína sérica (SPEP). Esto a menudo se conoce como pico M, proteína monoclonal o proteína M. El nivel de este pico es importante, ya que en personas mayores puede que se muestren niveles bajos en dicho pico sin tener mieloma o macroglobulinemia. El diagnóstico de mieloma múltiple o macroglobulinemia de Waldenstrom debe ser confirmado con una biopsia de la médula ósea.

Los niveles de inmunoglobulina también pueden observarse a través del tiempo para ayudar a ver qué tan bien está funcionando el tratamiento.

Cadenas ligeras libres

Las inmunoglobulinas se forman de cadenas de proteína: dos cadenas largas (pesadas) y dos cadenas más cortas (ligeras). A veces en el mieloma múltiple, una proteína M no puede ser detectada pero en su lugar, el nivel de la parte de cadena ligera en la sangre es elevado. Este nivel puede medirse mediante una prueba de sangre llamada cadenas ligeras libres, y usarse como apoyo para guiar el tratamiento.

Cuando se encuentran cadenas ligeras en la orina, se le llama proteína de Bence Jones, lo que se puede detectar mediante una prueba en la que el paciente tiene que recoger toda la orina por un total de 24 horas para ser enviada al laboratorio. A estos resultados se les puede dar seguimiento con el paso del tiempo para ayudar a guiar el tratamiento.

Inhibina

Un tipo poco común de cáncer ovárico, llamado cáncer estromal de ovario, puede aumentar los niveles sanguíneos de una sustancia llamada inhibina. El médico puede verificar el nivel de inhibina en la sangre para ayudar a realizar el diagnóstico de cáncer estromal y para vigilar el cáncer en caso de que regrese.

Lactato deshidrogenasa

El lactato deshidrogenasa (LDH, siglas en inglés) se usa como un marcador tumoral para el cáncer testicular y otros tumores de las células germinales. (Las células germinales son las que dan origen a los espermatozoides o a los óvulos, aunque se encuentran en un número de lugares en el cuerpo además de los ovarios y los testículos). No es tan útil como la AFP y la HCG para el diagnóstico porque el nivel sanguíneo se eleva por muchas otras razones además del cáncer, incluyendo afecciones de la sangre y el hígado. El LDH se usa principalmente para detectar daño al tejido en el cuerpo, tal como lesión muscular, ataque cardiaco, apoplejía y otras afecciones.

No obstante, los altos niveles de LDH predicen un pronóstico de supervivencia menos favorable. Los niveles de LDH también se usan para vigilar el efecto del tratamiento del cáncer de células germinales y ver si hay recurrencia de la enfermedad. La LDH puede que se use para otros tipos de cáncer también, incluyendo linfoma, melanoma y neuroblastoma.

Enolasa específica de las neuronas

Al igual que la cromogranina A, la enolasa específica de las neuronas (NSE por sus siglas en inglés) es un marcador para los tumores neuroendocrinos como el cáncer microcítico de pulmón, neuroblastomas y los tumores carcinoides. (Los tumores neuroendocrinos se originan de células que liberan hormonas en la sangre cuando reciben ciertas señales nerviosas). La NSE no se usa como prueba de detección.

Esta prueba de sangre es más útil en el seguimiento de pacientes con cáncer microcítico de pulmón o con neuroblastoma. (La cromogranina A parece ser un mejor marcador tumoral para los tumores carcinoides). Puede que también se presenten niveles elevados de NSE puede con el cáncer medular de tiroides, melanoma, así como con los tumores pancreáticos y endocrinos. Los niveles que están por encima de los 9 ug/mL (microgramos por mililitro) usualmente se consideran anormales, aunque esto varía con el laboratorio que realice la prueba.

NMP22

Este marcador tumoral es una proteína que se encuentra en el núcleo (centro de control) de las células. Los niveles de NMP22 a menudo son elevados (más de 10 u/mL) en la orina de personas con cáncer de vejiga.

Esta prueba no se utiliza ampliamente en estos momentos. Hasta ahora no se ha reportado que sea lo suficientemente sensible para usarse como un método para la detección. Es más a menudo usada para determinar si el cáncer de vejiga ha regresado tras el tratamiento. Esto ofrece una forma menos agresiva de observar el cáncer que con una cistoscopia (observación de la vejiga con un tubo delgado con una fuente de luz), pero no siempre ofrece precisión. La prueba del marcador NMP22 no puede sustituir la cistoscopia por completo, pero podría permitir al médico realizar cistoscopias con menos frecuencia. Los niveles de NMP22 también pueden ser elevados en algunas afecciones no cancerosas o en personas que recibieron quimioterapia recientemente.

Antígeno prostático específico

El antígeno prostático específico (APE, también conocido como antígeno específico de la próstata o PSA, por sus siglas en inglés) es un marcador tumoral para el cáncer de próstata. Este marcador se conforma de una proteína producida por las células de la glándula prostática, la cual sólo se encuentra en los hombres, Es el único marcador tumoral usado para la detección de uno de los tipos de cáncer comunes, pero la mayoría de las agrupaciones médicas no recomienda que sea utilizado como prueba rutinaria de detección en todos los hombres (la Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que cada hombre hable con su médico para que se tome una decisión informada sobre someterse a la prueba).

El nivel de PSA en la sangre puede elevarse con el cáncer de la próstata, pero los niveles de PSA pueden verse afectados por otros factores también. Los hombres con hiperplasia prostática benigna (BPH, por sus siglas en inglés), un crecimiento no canceroso de la próstata, a menudo presentan niveles elevados. El nivel de PSA también tiende a ser más elevado en hombres de edad avanzada y en los que tienen alguna infección o inflamación en la próstata. También puede permanecer elevado durante uno o dos días tras la eyaculación.

El PSA se mide en nanogramos por mililitro (ng/mL). La mayoría de los médicos considera que un nivel de PSA en la sangre menor a 4 ng/mL indica que el cáncer no es probable. Los niveles mayores a 10 ng/mL implican que el cáncer es probable. El rango entre cuatro y diez constituye una zona incierta. Los hombres con niveles de PSA en este rango incierto tienen una probabilidad de uno en cuatro de tener cáncer de próstata. Puede que el médico recomiende una biopsia de próstata (extracción de muestras de tejido de la próstata para examinar si hay cáncer) para un hombre cuyo nivel de PSA es superior a 4 ng/mL.

No todos los médicos están de acuerdo con los límites de este rango. Esto es debido a que algunos hombres con cáncer de próstata no presentan un nivel elevado de PSA, mientras que otros con un nivel elevado (o al punto de serlo) no tienen cáncer.

Algunos médicos consideran que es más útil hacer un seguimiento del nivel de PSA a través del tiempo, ya que de un año para otro se podría determinar que el cáncer de próstata es más propenso a desarrollarse, Los médicos también están estudiando el nivel de PSA de otras formas para ver si puede ser de mayor utilidad.

Una prueba útil cuando el valor de PSA está en el rango incierto (entre 4 y 10 ng/mL) consiste en medir el PSA libre (o porcentaje de PSA libre o fPSA). El PSA está en la sangre en dos formas: parte se encuentra en conjunto con una proteína, mientras que otra parte se encuentra libre. La prueba del porcentaje de PSA libre es la proporción de la cantidad de PSA que circula libre, en comparación con el total del nivel de PSA. Un nivel menor de PSA libre indica que la probabilidad de tener cáncer de próstata es mayor, y que es probable que corresponda hacerse una biopsia. Muchos médicos recomiendan biopsias para los hombres con un porcentaje de PSA libre de 10% o menos, y recomiendan que los hombres consideren una biopsia si el porcentaje está entre 10% y 25%. El uso de estos valores límite permite detectar la mayoría de los cánceres, y ayuda a evitar biopsias de la próstata innecesarias. Esta prueba se usa ampliamente, pero no todos los médicos están de acuerdo en que el 25% sea el mejor valor límite para decidir si es necesaria una biopsia. Además, el valor límite puede cambiar dependiendo del nivel de PSA.

La prueba de PSA es muy valiosa en monitorear la respuesta al tratamiento y para el seguimiento en hombres con cáncer de próstata. En los pacientes que han sido sometidos a cirugía para curar la enfermedad, el PSA debe bajar a un nivel indetectable. El nivel de PSA también deberá presentar una reducción tras la radioterapia (aunque la presencia del marcador no desaparece por completo). Un incremento en el nivel de PSA puede ser una señal de que el cáncer está regresando.

Fosfatasa ácida prostática

La fosfatasa ácida prostática (cuyas siglas en inglés son PAP, las cuales no deben confundirse con la abreviatura en inglés 'Pap' usada para referirse a la prueba del Papanicolaou) es otra prueba de sangre para el cáncer de próstata. Se usaba antes de que se desarrollara la prueba del PSA, pero en la actualidad se usa muy poco debido a que la prueba del PSA es mejor. Puede que también se use para ayudar en el diagnóstico de mieloma múltiple y de cáncer pulmonar.

S-100

El marcador S-100 es una proteína que se encuentra en la mayoría de las células de melanoma. Algunos estudios han mostrado que los niveles de S-100 en la sangre se elevan en la mayoría de los pacientes con melanoma que se ha propagado hacia otras partes del cuerpo. Así, la prueba a veces es usada para observar la propagación del melanoma antes, durante o después del tratamiento. Las muestras de tejido (biopsias) sospechosas de melanoma también puede que sean sometidas para este marcador para ayudar en el diagnóstico.

Péptidos relacionados a la mesotelina soluble

Esta prueba de sangre a veces se usa junto con los estudios por imágenes para la observación del mesotelioma, un tipo poco común de cáncer de pulmón. Puede que también se use para ver si el mesotelioma ha regresado tras el tratamiento (recurrencia).

Los investigadores están viendo si este marcador tumoral puede usarse como prueba de detección en personas que se sabe están en alto riesgo de desarrollar mesotelioma.

Tiroglobulina

La tiroglobulina es una proteína producida por la glándula tiroides. Los niveles sanguíneos normales en una persona dependen de su edad y género. Son elevados en la mayoría de las enfermedades tiroideas, incluyendo algunas formas comunes del cáncer de la glándula tiroides.

Los niveles de tiroglobulina en la sangre deben reducirse a niveles indetectables después del tratamiento contra el cáncer de tiroides, a menos que se haya dejado parte de la glándula tiroides después de la cirugía. Un aumento en el nivel de tiroglobulina tras el tratamiento puede implicar que el cáncer ha regresado (recurrencia). En personas con cáncer de tiroides que se ha propagado, los niveles de la tiroglobulina pueden ser observados a través del tiempo para observar los resultados del tratamiento.

Los sistemas inmunológicos de algunas personas producen anticuerpos contra la tiroglobulina, lo cual puede afectar los resultados de las pruebas. Debido a esto, los niveles de estos anticuerpos anti-tiroglobulina con frecuencia se miden al mismo tiempo.


Fecha de última actualización: 01/24/2014
Fecha de último cambio o revisión: 01/24/2014