Cuando alguien en su trabajo tiene cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Una lista básica de qué hacer y qué no hacer cuando un compañero de trabajo tiene cáncer

Qué sí hacer:

  • Prestar atención a las señales que le dé la persona con cáncer. Algunas personas son muy reservadas, mientras que otras hablarán abiertamente de su enfermedad. Respetar la necesidad de la persona para compartir o su necesidad de privacidad.
  • Permitir que sepa que usted se preocupa.
  • Respetar su decisión de cómo se va a tratar el cáncer, aunque no esté de acuerdo.
  • Incluir a la persona con cáncer en los proyectos normales de trabajo y en actividades sociales. Dejar que él o ella diga si el compromiso es demasiado.
  • Escuchar sin sentir que siempre tiene que contestar. A veces, lo que la persona más necesita es alguien que escuche con empatía.
  • Esperar que su compañero de trabajo tenga días buenos y malos, emocional y físicamente.
  • Mantener su relación tan normal y balanceada como sea posible. Aunque estas situaciones requieren de mayor paciencia y compasión, su colega también debe seguir respetando sus sentimientos como usted respeta los de él o ella.
  • Ofrecer ayuda en forma específica y concreta.
  • Preguntar antes de hacer algo por su compañero de trabajo, no importa qué tanto usted crea que le está ayudando.
  • Mantenerse al tanto de lo que ocurre en el trabajo.
  • Enviar tarjetas, e incluya anécdotas de por qué le extrañan. El envío de una tarjeta individual puede tener más impacto.

Lo que no debe hacer:

  • Ofrecer opiniones o consejos no solicitados.
  • Suponer que no puede hacer el trabajo. Su compañero necesita sentirse como un miembro valioso, que contribuye a la compañía o al departamento.
  • Sentir que tiene que aguantar cambios de humor o muestras violentas de enojo. No debe aceptar un comportamiento perjudicial o abusivo simplemente porque alguien está enfermo.
  • Tomar las cosas demasiado personales. Es normal que un compañero con cáncer esté más callado de lo normal, que necesite tiempo para estar solo, y que a veces se altere.
  • Tener miedo de hablar de la enfermedad.
  • Sentir que siempre tiene que hablar de cáncer. Tal vez su colega disfrute conversaciones que no tengan que ver con su enfermedad.
  • Tener miedo de abrazar o tocar a su amigo, si dicho contacto era parte habitual antes de la enfermedad.
  • No sea condescendiente. Trate de no usar un tono de "¿qué tan enfermo está hoy?", cuando le pregunte "¿cómo está?".
  • Decir a su compañero de trabajo "puedo imaginar cómo se siente", porque en realidad esto no es posible.
  • Acudir al trabajo cuando está enfermo. Si usted presenta fiebre o cualquier otro signo de infección, no acuda al trabajo, pues esto representa un riesgo de contagio para sus compañeros de trabajo, en especial para el compañero que tiene cáncer.

Fecha de última actualización: 06/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/03/2014