Cuando alguien en su trabajo tiene cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Preguntas y respuestas generales sobre el cáncer

¿Qué es el cáncer?

El cuerpo está compuesto por millones de millones de células vivas. Las células normales del cuerpo crecen, se dividen para crear nuevas células y mueren de manera ordenada. Durante los primeros años de vida de una persona, las células normales se dividen más rápidamente para permitir el crecimiento. Una vez que se llega a la edad adulta, la mayoría de las células sólo se dividen para remplazar a las células desgastadas o a las que están muriendo y para reparar lesiones.

El cáncer se origina cuando las células en alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control. Existen muchos tipos de cáncer, pero todos comienzan debido al crecimiento sin control de unas células anormales.

El crecimiento de las células cancerosas es diferente al crecimiento de las células normales. En lugar de morir, las células cancerosas continúan creciendo y formando nuevas células anormales. Las células cancerosas pueden también invadir o propagarse a otros tejidos, algo que las células normales no pueden hacer. El hecho de que crezcan sin control e invadan otros tejidos es lo que hace que una célula sea cancerosa.

Las células se transforman en células cancerosas debido a una alteración en el ADN. El ADN se encuentra en cada célula y dirige todas sus actividades. En una célula normal, cuando se altera el ADN, la célula repara la alteración o muere. Por el contrario, en las células cancerosas el ADN alterado no se repara, y la célula no muere como debería. En lugar de esto, esta célula persiste en producir nuevas células que el cuerpo no necesita. Todas estas células nuevas tendrán el mismo ADN alterado que tuvo la primera célula anormal.

Las personas pueden heredar un ADN alterado de sus padres, pero con más frecuencia las alteraciones del ADN son causadas por errores que ocurren durante la reproducción de una célula normal o por algún otro factor en el ambiente. En la mayoría de los casos, no se encuentra una causa clara.

A menudo, las células cancerosas forman un tumor. Sin embargo, algunos tipos de cáncer, como la leucemia, pocas veces forman tumores. En su lugar, estas células cancerosas afectan la sangre, así como los órganos productores de sangre y circulan a través de otros tejidos en los cuales crecen.

Las células cancerosas a menudo se trasladan a otras partes del organismo donde comienzan a crecer y a formar nuevos tumores que remplazan al tejido normal. A este proceso se le llama metástasis. Ocurre cuando las células cancerosas entran al torrente sanguíneo o a los vasos linfáticos de nuestro organismo.

Independientemente del lugar hacia el cual se propague el cáncer, siempre se le da el nombre del lugar donde se originó. Por ejemplo, el cáncer de seno que se extiende al hígado sigue siendo cáncer de seno, y no cáncer de hígado. Asimismo, el cáncer de próstata que se extiende a los huesos es cáncer de próstata metastásico y no cáncer de huesos.

Los diferentes tipos de cáncer se pueden comportar de manera muy distinta. Por ejemplo, el cáncer de pulmón y el cáncer de colon son dos enfermedades muy diferentes. Crecen a velocidades distintas y responden a distintos tratamientos. Es por esto que las personas con cáncer necesitan recibir un tratamiento dirigido a su tipo específico de cáncer.

No todos los tumores son cancerosos. A los tumores que no son cancerosos se les llama tumores benignos. Los tumores benignos pueden causar problemas, ya que pueden crecer mucho y ocasionar presión en los tejidos y órganos sanos. Sin embargo, estos tumores no pueden crecer (invadir) hacia otros tejidos. Debido a que no pueden invadir otros tejidos, tampoco se pueden propagar a otras partes del cuerpo (hacer metástasis). Estos tumores casi nunca ponen en riesgo la vida de una persona.

¿Es contagioso el cáncer?

No, el cáncer no es contagioso. En el pasado la gente temía a todas las enfermedades y evitaba a quienes tenían cáncer al no saber lo suficiente sobre la enfermedad como para comprender que no estaban en peligro. En la actualidad, esto aún sigue pasando cuando la persona que tiene cáncer ve que su familia, amigos y compañeros de trabajo se alejan al enterarse de su enfermedad. En consecuencia, las personas con cáncer a menudo expresan que se sienten aisladas y solas. Usted no tiene que alejarse de alguien con cáncer, pues no es una enfermedad que se contrae por estar en contacto con alguien que lo padezca. De hecho, la persona con cáncer agradecería su compañía aún más.

¿Es el estrés causa del cáncer?

Se ha hecho mucha investigación para ver si hay alguna conexión entre la personalidad, el estrés y el cáncer. Las revisiones minuciosas de la evidencia científica no demuestran que la personalidad de alguien puede aumentar el riesgo de cáncer. Los hallazgos en las investigaciones no siempre concuerdan, pero tener estrés no es algo que sea premonitorio de que se desarrollará cáncer. Algunos eventos que causan mucho estrés, como un divorcio o la muerte de un ser querido, pueden aumentar ligeramente los factores de riesgo de desarrollar la enfermedad. Además, la pobreza está asociada con un mayor riesgo de cáncer, pero puede que este riesgo se relacione más con comportamientos de salud y con un acceso insuficiente de atención médica que a la pobreza en sí. Muchos estudios han mostrado que las personas que están aisladas socialmente tienen más probabilidad de morir de todas las causas, incluyendo cáncer.

No obstante, sabemos que el apoyo social y el apoyo práctico ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer, y en algunos casos ayudan a prolongar sus vidas. Esto también ayuda a las personas con cáncer a sobrellevar mejor su diagnóstico, tratamiento y recuperación. Si alguien que usted conoce tiene cáncer, el ofrecer su apoyo emocional y ayuda es un paso clave para ayudar a que la persona controle los efectos del cáncer.

¿Provoca siempre dolor el cáncer?

El dolor es una de las razones principales por las que la gente teme al cáncer. Si alguien que usted conoce tiene cáncer, es normal tener preocupación de que esta persona experimente dolor. Sin embargo, hay algunos cánceres que no provocan ningún dolor físico. El dolor que siente una persona con cáncer puede ser causado por numerosas razones. Algunas personas tienen dolor debido al crecimiento de un tumor o como resultado de un cáncer avanzado; mientras que otras pueden padecer dolores debido a una cirugía o a efectos secundarios del tratamiento.

Es importante recordar que los especialistas en cáncer pueden tratar y controlar casi cualquier tipo de dolor. Se han logrado grandes avances respecto al control del dolor, de manera que se puede prevenir o controlar en casi todos los casos. Incluso los pacientes con enfermedades avanzadas pueden estar cómodos.

Si usted trabaja con alguien que está siendo tratado para aliviar el dolor del cáncer, tal vez se pregunte si estas personas se pueden volver adictas al medicamento contra el dolor. Sin embargo, existen pruebas que muestran que las personas que toman medicamentos recetados contra el dolor por cáncer no se vuelven adictas por lo general. Para más información sobre el control del dolor, por favor remítase al documento Control del dolor: una guía para las personas con cáncer y para su familia.

¿Es siempre el cáncer una sentencia de muerte?

No, pero ésta es la razón principal por la que la gente teme al cáncer. La información disponible más reciente muestra que aproximadamente 68% de las personas diagnosticadas con cáncer aún siguen con vida a 5 años después de su enfermedad. Y entre las personas que no logran curarse, muchas aún pueden continuar viviendo por varios años, a pesar de los cambios que habrá en sus vidas. Para estas personas, el cáncer puede parecerse mucho a la diabetes o a las enfermedades cardiovasculares; enfermedades crónicas que por lo general se controlan con tratamiento.

Si alguien que usted conoce tiene cáncer, es importante que usted sepa que el cáncer no es una sentencia de muerte. Si usted considera que la persona con cáncer está más allá de lo que cualquier tipo de ayuda o esperanza podrían ofrecer, tal vez usted no esté brindando su apoyo. La verdad es que pueden estar viviendo con una enfermedad que puede ser tratada o controlada. Mantener en consideración que el cáncer es a menudo tratable, e incluso curable, le ayudará a concentrarse en cómo apoyar a la persona a medida que aprende a vivir con el cáncer. Por lo tanto, recuerde la buena noticia: hoy día viven casi 14 millones de estadounidenses que han tenido cáncer, y la tasa de supervivencia está mejorando todo el tiempo.


Fecha de última actualización: 06/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/03/2014